Terapia cognitivo-conductual para adultos mayores (a partir de los 60 años) con problemas del sueño

Los problemas del sueño se vuelven frecuentes con la edad, afectan la calidad de vida de los individuos y sus familias y pueden aumentar los costos de la atención médica. A las personas mayores a menudo se les prescriben varios fármacos para sus problemas de salud (incluido el sueño), muchos de los cuales tienen efectos secundarios. Esta revisión consideró la efectividad de las terapias cognitivo-conductuales (TCC). El objetivo es mejorar el sueño al cambiar los malos hábitos de sueño y desafiar los pensamientos, actitudes y creencias negativas sobre el sueño. Los autores de la revisión informan que solo hay evidencia limitada disponible y los datos indican un efecto leve de la TCC.

Conclusiones de los autores: 

Cuando se consideran los posibles efectos secundarios del tratamiento estándar (hipnóticos), hay que argumentar a favor del uso clínico de las terapias cognitivo-conductuales. Se necesitan estudios de investigación para establecer los pronósticos probables de éxito con dichas terapias. Como es posible que la eficacia de la terapia cognitivo-conductual en sí misma no sea duradera, vale la pena investigar la provisión de sesiones de "recarga" (sesiones de "refresco" del entrenamiento en TCC para mejorar la durabilidad del efecto).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La prevalencia de los problemas de sueño en la edad adulta aumenta con la edad. Aunque no todos los cambios de sueño son patológicos en la edad adulta, las perturbaciones graves pueden dar lugar a depresión, trastornos cognitivos, deterioro de la calidad de vida, estrés significativo para los cuidadores y aumento de los costes de la asistencia sanitaria. El tratamiento más frecuente para los trastornos del sueño (particularmente el insomnio) es farmacológico. Se ha indicado que la eficacia de las intervenciones no farmacológicas es más lenta que la de los métodos farmacológicos, pero no tienen el riesgo de tolerancia o dependencia relacionada con los fármacos. Las terapias cognitivo-conductuales para los problemas del sueño tienen como objetivo mejorar el sueño al cambiar los malos hábitos de sueño, promover mejores prácticas de higiene del sueño y desafiar los pensamientos, las actitudes y las creencias negativas sobre el sueño.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de las intervenciones cognitivo-conductuales para mejorar la calidad, la duración y la eficiencia del sueño en los adultos mayores (de 60 años o más).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: La Cochrane Library (Número 1, 2002); MEDLINE (1966 a enero de 2002); EMBASE (1980 a enero de 2002), CINAHL (1982 a enero de 2002); PsycINFO (1887 a 2002); National Research Register (NRR) (2002, Número 1_. Se realizaron búsquedas en las bibliografías de las revisiones existentes en el área, así como en todos los informes de los ensayos obtenidos. Se estableció contacto con expertos en el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de terapias cognitivo-conductuales para el insomnio primario, en los que el 80% o más de los participantes tenían más de 60 años. Los participantes deben haber sido evaluados para excluir a los que presentaban demencia o depresión.

Obtención y análisis de los datos: 

Se examinaron los títulos y resúmenes identificados mediante las búsquedas en las bases de datos electrónicas para determinar si cumplían los criterios de inclusión. Los datos se analizaron por separado con respecto a si los resultados se habían obtenido de forma subjetiva u objetiva.

Resultados principales: 

Seis ensayos, que incluyeron 282 participantes con insomnio, examinaron la efectividad de las terapias cognitivo-conductuales (TCC) para los problemas del sueño en esta población. Finalmente se incluyeron en el metanálisis 224 participantes. Los datos indican un efecto leve de la TCC para los problemas del sueño en los adultos mayores, que se demuestra mejor para el insomnio/mantenimiento del sueño.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save