Opiáceos para la artrosis

Este resumen de una revisión Cochrane de 22 estudios con 8275 participantes (actualización de la búsqueda: 15 de agosto de 2012) presenta lo que se sabe de las investigaciones acerca del efecto de los opiáceos para la artrosis. Se buscó en bases de datos científicas ensayos clínicos que abordaran el dolor, la función, la seguridad y la adicción de los opiáceos orales o transdérmicos en comparación con el placebo o ninguna intervención en pacientes con artrosis de la cadera o la rodilla.

La revisión muestra que en los pacientes con osteoartritis:

- Los opiáceos tienen un ligero efecto sobre el dolor o la función física.
- Los opiáceos probablemente causen efectos secundarios. Sin embargo, no se cuenta con información precisa acerca de los efectos secundarios poco frecuentes pero graves.

¿Qué es la osteoartritis y qué son los opiáceos?

La artrosis es una enfermedad de las articulaciones, como la rodilla o la cadera. Cuando la articulación pierde el cartílago, se produce el crecimiento del hueso para tratar de reparar el daño. Sin embargo, en vez de mejorar la situación, el hueso crece anormalmente y la empeora. Por ejemplo, el hueso puede deformarse y hacer que la articulación se vuelva dolorosa e inestable. Lo anterior puede afectar la función física o el uso de la rodilla.

Los opiáceos se conciben en general como sustancias potentes para aliviar el dolor que se utilizan para el dolor del cáncer o de la artrosis. Algunos ejemplos de opiáceos son el Tylenol® con codeína (1, 2, 3 y 4), la hidromorfona (Dilaudid), la oxicodona (Percocet, Percodan), la morfina y otros. Pueden tomarse en forma de píldora, de inyección o de parche que se coloca en el área de dolor.

La mejor estimación de lo que le sucede a los pacientes con osteoartritis que toman opiáceos

Dolor

- Los pacientes que tomaron opiáceos calificaron la mejoría del dolor después de un mes con cerca de 3 puntos en una escala del 0 (ningún dolor) al 10 (dolor extremo).
- Los pacientes que tomaron placebo sostienen que la mejoría del dolor después de un mes es de cerca de 2 en una escala del 0 (ningún dolor) al 10 (dolor extremo).

Otra manera de decir esto es:
- 41 de cada 100 pacientes que usaron opiáceos responden al tratamiento (41%).
- 31 de cada 100 pacientes que usaron placebo responden al tratamiento (31%).
- 10 pacientes más respondieron al tratamiento con opiáceos que con placebo (diferencia del 10%). (Evidencia de alta calidad)

Función física

- Los pacientes que tomaron opiáceos calificaron la mejoría de la función física en cerca de 2 puntos en una escala del 0 (ninguna discapacidad) al 10 (discapacidad extrema) después de un mes.
- Los pacientes que tomaron placebo calificaron la mejoría de la función física en cerca de 1 punto en una escala del 0 (ninguna discapacidad) al 10 (discapacidad extrema) después de un mes.

Otra manera de decir esto es:

- 34 de cada 100 pacientes que usaron opiáceos respondieron al tratamiento (34%).
- 26 de cada 100 pacientes que usaron placebo responden al tratamiento (26%).
- 8 pacientes más respondieron al tratamiento con opiáceos que con placebo (diferencia del 8%). (Evidencia de alta calidad)

Efectos secundarios

- 22 de cada 100 pacientes que utilizaron opiáceos presentaron efectos secundarios (22%).
- Quince pacientes de cada 100 que utilizaron placebo presentaron efectos secundarios (15%).
- siete pacientes más presentaron efectos secundarios con opiáceos que con placebo (diferencia de 7%). (Evidencia de calidad moderada)

Abandonos debido a los efectos secundarios

- 64 pacientes de cada 1000 que utilizaron un opiáceos abandonaron debido a los efectos secundarios (6,4%).
- 17 pacientes de cada 1000 que utilizaron un placebo abandonaron debido a los efectos secundarios (1,7%).
- 47 pacientes más abandonaron debido a efectos secundarios con opiáceos que con placebo (diferencia de 4,7%). (Evidencia de alta calidad)

Efectos secundarios que provocaron hospitalización, discapacidad persistente o muerte

-13 pacientes de cada 1000 que utilizaron opiáceos presentaron efectos secundarios que provocaron hospitalización, discapacidad persistente o muerte (1,3%).
- 4 pacientes de cada 1000 que utilizaron un placebo presentaron efectos secundarios que provocaron hospitalización, discapacidad persistente o muerte (0,4%).
- 9 pacientes más presentaron efectos secundarios que provocaron hospitalización, discapacidad persistente o muerte con opiáceos que con placebo (diferencia del 0,9%). (Evidencia de baja calidad)

Síntomas de abstinencia

- 24 de cada 1000 pacientes que utilizaron opiáceos presentaron síntomas de abstinencia (2,4%).
- 9 de cada 1000 pacientes que utilizaron placebo presentaron síntomas de abstinencia (0,9%).
- 15 pacientes más presentaron síntomas de abstinencia con opiáceos que con placebo (diferencia de 1,5%). (Evidencia de calidad moderada)

Conclusiones de los autores: 

Los pocos efectos beneficiosos medios de los opiáceos (no tramadol) contrastan con los aumentos significativos del riesgo de eventos adversos. Para el resultado del dolor en concreto, los efectos observados fueron de relevancia clínica cuestionable, ya que el IC del 95% no incluyó la diferencia mínima clínicamente importante de 0,37 DME, que corresponde a 0,9 cm en una EVA de 10 cm.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La artrosis es la enfermedad articular más frecuente y la causa principal de dolor y discapacidad física en pacientes de edad avanzada. Los opiáceos pueden ser una opción viable de tratamiento si los pacientes sufren dolor intenso o si otros analgésicos están contraindicados. Sin embargo, la evidencia acerca de su efectividad y seguridad es contradictoria. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2009.

Objetivos: 

Determinar los efectos sobre el dolor, la función, la seguridad y la adicción de los opiáceos orales o transdérmicos en comparación con el placebo o ninguna intervención en pacientes con artrosis de la cadera o la rodilla.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE y CINAHL (hasta el 28 de julio de 2008, con una actualización el 15 de agosto de 2012), se examinaron las actas de congresos, las listas de referencias y se estableció contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados o cuasialeatorizados que compararon los opiáceos orales o transdérmicos con el placebo o ningún tratamiento en pacientes con artrosis de rodilla o cadera. Se excluyeron los estudios de tramadol. No se aplicaron restricciones de idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos se extrajeron por duplicado. Para el dolor y la función, se calcularon las diferencias de medias estandarizadas (DME) y los intervalos de confianza (IC) del 95%, y para los resultados de seguridad, el riesgo relativo. Los ensayos se combinaron mediante un metanálisis de efectos aleatorios de la varianza inversa.

Resultados principales: 

Se identificaron 12 ensayos adicionales y se incluyeron 22 ensayos con 8275 participantes en esta actualización. La oxicodona oral se estudió en 10 ensayos, la buprenorfina transdérmica y el tapentadol oral en cuatro, la codeína oral en tres, la morfina oral y la oximorfona oral en dos y el fentanilo transdérmico y la hidromorfona oral en un ensayo cada uno. Todos los ensayos se describieron como doble ciego, pero el riesgo de sesgo para otros dominios no estaba claro en varios ensayos debido a la información incompleta. Los opiáceos fueron más efectivos en la reducción del dolor que las intervenciones de control (DME -0,28; IC del 95%: -0,35 a -0,20), que corresponde a una diferencia en las puntuaciones del dolor de 0,7 cm en una escala visual analógica (EVA) de 10 cm entre los opiáceos y el placebo. Esto corresponde a una diferencia en la mejoría del 12% (IC del 95%: 9% a 15%) entre los opiáceos (41% de mejoría media desde el inicio) y el placebo (29% de mejoría media desde el inicio), lo que se traduce en un número necesario a tratar (NNTB) para causar una respuesta de tratamiento adicional en el dolor de 10 (IC del 95%: 8 a 14). La mejoría de la función fue mayor en participantes tratados con opiáceos comparados con los grupos de control (DME -0,26; IC del 95%: -0,35 a -0,17), lo que corresponde a una diferencia en las puntuaciones de la función de 0,6 unidades entre opiáceos y placebo en la escala de discapacidad estandarizada Western Ontario and McMaster Universities Arthritis Index (WOMAC) que va de 0 a 10. Esto corresponde a una diferencia en la mejoría del 11% (IC del 95%: 7% a 14%) entre los opiáceos (32% de mejoría media desde el inicio) y el placebo (21% de mejoría media desde el inicio), lo que se traduce en un NNTB para causar una respuesta de tratamiento adicional en la función de 11 (IC del 95%: 7 a 14). No se encontraron diferencias significativas en los efectos según el tipo opiáceo, la potencia analgésica, la vía de administración, la dosis diaria, la calidad metodológica de los ensayos y el tipo de financiación. Los ensayos con duraciones de tratamiento de cuatro semanas o menos mostraron un mayor alivio del dolor que los ensayos con una duración de tratamiento más prolongada (valor P para la interacción = 0,001) y hubo evidencia de asimetría en el gráfico de embudo (valor P = 0,054 para el dolor y valor P = 0,011 para la función). Los eventos adversos fueron más frecuentes en los pacientes que recibieron opiáceos en comparación con el control. El riesgo relativo agrupado fue de 1,49 (IC del 95%: 1,35 a 1,63) para cualquier evento adverso (9 ensayos; el 22% de los participantes en el tratamiento con opiáceos y el 15% de los participantes en el tratamiento de control experimentaron efectos secundarios), 3,76 (IC del 95%: 2,93 a 4,82) para los abandonos debidos a eventos adversos (19 ensayos; 6,4% de los participantes en el tratamiento con opiáceos y 1,7% de los participantes en el tratamiento de control abandonaron debido a eventos adversos), y 3,35 (IC del 95%: 0,83 a 13,56) para los eventos adversos graves (2 ensayos; 1,3% de los participantes en el tratamiento con opiáceos y 0,4% de los participantes en el tratamiento de control experimentaron eventos adversos graves). Los síntomas de abstinencia se produjeron con mayor frecuencia en los opiáceos en comparación con el tratamiento de control (odds ratio (OR) 2,76; IC del 95%: 2,02 a 3,77; 3 ensayos; el 2,4% de los participantes en el tratamiento con opiáceos y el 0,9% de los participantes en el tratamiento de control experimentaron síntomas de abstinencia).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save