Haloperidol versus placebo para la esquizofrenia

El haloperidol se desarrolló por primera vez a finales de 1950. Estudios de investigación posteriores mostraron efectos terapéuticos sobre los síntomas de la esquizofrenia como oír voces y ver cosas (alucinaciones), tener sentimientos extraños (delirios), agresividad, impulsividad y estados de excitación. Lo anterior dio lugar a la introducción del haloperidol como uno de los primeros fármacos antipsicóticos. Los fármacos antipsicóticos son el principal tratamiento para los síntomas de la esquizofrenia. A pesar de la introducción de fármacos antipsicóticos más nuevos (fármacos de segunda generación o "atípicos"), el haloperidol se utiliza de manera generalizada y es el punto de referencia para evaluar la efectividad de los fármacos antipsicóticos más nuevos.

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos del haloperidol para la esquizofrenia y otras enfermedades mentales graves semejantes en comparación con tratamiento "simulado" o ningún tratamiento (placebo). Se realizó una nueva búsqueda de ensayos en mayo de 2012 y la revisión incluye ahora 25 estudios con 4651 pacientes. Los revisores evaluaron la calidad de las pruebas informadas en los ensayos para siete resultados principales (estado general, muerte, alta hospitalaria, recurrencia, abandono anticipado del estudio, efectos adversos y satisfacción con el tratamiento). Para el estado general, el abandono anticipado del estudio y los efectos adversos, los revisores consideraron las pruebas de calidad moderada; sin embargo, la recurrencia y el alta hospitalaria se evaluaron de calidad muy baja. No hubo datos disponibles para la muerte y la satisfacción con el tratamiento.

Según pruebas de calidad moderada, el haloperidol fue mejor que placebo para tratar la esquizofrenia. Más pacientes que recibieron haloperidol mejoraron en las primeras seis semanas de tratamiento que los que recibieron placebo. Sin embargo, un número significativo de pacientes que recibieron haloperidol presentó efectos secundarios que incluyeron contracción muscular, sacudidas incontrolables, temblores, somnolencia y excitabilidad.

Los revisores concluyeron que el haloperidol es un antipsicótico potente y efectivo para tratar los síntomas de la esquizofrenia, pero puede causar efectos secundarios debilitantes. Los pacientes con esquizofrenia y los psiquiatras pueden desear la prescripción de un antipsicótico más nuevo con menos efectos secundarios.

Por último, una gran proporción de otras informaciones y datos de los ensayos fue escasa y mal informada, lo que significa que se necesitan mejores estudios. Muchos pacientes de ambos grupos abandonaron los ensayos de forma anticipada. Lo anterior indica que el diseño y la realización de los ensayos fue deficiente y quizás no aceptable para los pacientes. Según estos resultados, posiblemente sea sorprendente que el haloperidol se considere el punto de referencia antipsicótico de uso generalizado para el tratamiento de la esquizofrenia. Sorprende también que el haloperidol sea ampliamente utilizado como comparación para las nuevas medicaciones. El haloperidol es un antipsicótico efectivo pero tiene efectos secundarios graves y debilitantes.

Benjamin Gray, Usuario de Servicios y Experto Usuario de Servicios, Rethink Mental Illness.

Conclusiones de los autores: 

El haloperidol es un fármaco antipsicótico potente que tiene una alta tendencia a causar efectos adversos. Cuando no hay otra opción de tratamiento, se justifica el uso del haloperidol para contrarrestar las consecuencias perjudiciales y potencialmente peligrosas de la esquizofrenia sin tratar. Sin embargo, cuando es posible la elección de otro fármaco, los pacientes con esquizofrenia y los médicos pueden preferir una opción antipsicótica con menos probabilidades de producir efectos adversos como parkinsonismo, acatisia y distonías agudas. El haloperidol debe ser menos preferido como fármaco control para los ensayos aleatorios de nuevos antipsicóticos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El haloperidol se desarrolló a finales de los años 50 para ser utilizado en el campo de la anestesia. Estudios posteriores demostraron que tiene efectos sobre las alucinaciones, los delirios, la agresividad, la impulsividad y los estados de excitación, lo que dio lugar a la introducción del haloperidol como un antipsicótico.

Objetivos: 

Evaluar los efectos clínicos del haloperidol para el tratamiento de la esquizofrenia y de otras enfermedades mentales graves semejantes comparado con placebo.

Estrategia de búsqueda (: 

Inicialmente, se hicieron búsquedas electrónicas en las bases de datos Biological Abstracts (1985 a 1998), CINAHL (1982 a 1998), The Cochrane Library (1998, número 4), registro del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (diciembre de 1998), EMBASE (1980 a 1998), MEDLINE (1966 a 1998), PsycLIT (1974 a 1998) y en SCISEARCH. También se revisaron las referencias de todos los estudios identificados para obtener citas de ensayos adicionales y se estableció contacto con los autores de los ensayos y compañías farmacéuticas para obtener información adicional y material de archivo.

Para la actualización de 2012, el 15 de mayo de 2012 se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios relevantes que compararon la administración de haloperidol (cualquier dosis por vía oral) con placebo en pacientes con esquizofrenia u otras enfermedades psicóticas no afectivas graves similares, (independientemente de cómo fueran diagnosticadas). Los principales resultados de interés fueron: muerte, pérdida durante el seguimiento, respuesta social y clínica, recurrencia y gravedad de los efectos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos se evaluaron de forma independiente y se extrajeron, se reinspeccionaron y se evaluó la calidad. Los datos dicotómicos se analizaron mediante el cociente de riesgos (CR) y se calcularon los intervalos de confianza (IC) del 95%. Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias (DM). Los datos continuos se excluyeron si la pérdida durante el seguimiento fue superior al 50%, y los datos se analizaron en busca de heterogeneidad. Se utilizó un modelo de efectos fijos para todos los análisis. Para la actualización de 2012, se evaluó el riesgo de sesgo de los estudios incluidos y se utilizó el enfoque GRADE para crear una tabla 'Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

En esta revisión, actualmente se han incluido 25 ensayos que asignaron al azar a 4651 pacientes. Para la tabla "Resumen de los hallazgos", se eligieron siete resultados de interés principales. Más pacientes asignados a haloperidol mejoraron en las primeras seis semanas de tratamiento en comparación con los que recibieron placebo (cuatro ECA, n = 472, CR 0,67; IC: 0,56 a 0,80; pruebas de calidad moderada). Ocho ensayos también encontraron una diferencia a favor del haloperidol en el período de seis semanas a seis meses (ocho ECA, n = 307, CR 0,67; IC: 0,58 a 0,78; pruebas de calidad moderada). Los datos de dos ensayos sobre la recurrencia favorecieron al haloperidol a < 52 semanas, pero las pruebas fueron de calidad muy baja (dos ECA, n = 70, CR 0,69; IC: 0,55 a 0,86). Pruebas de calidad moderada mostraron que cerca de la mitad de los pacientes reclutados en los estudios no lograron completar los ensayos cortos (seis semanas a seis meses), aunque hasta las seis semanas 16 estudios encontraron una diferencia que favoreció ligeramente al haloperidol (n = 1812, CR 0,87; IC: 0,80 a 0,95). No obstante, los datos sobre efectos adversos apoyan la impresión clínica de que el haloperidol es una causa importante de trastornos del movimiento, por lo menos a corto plazo. Pruebas de calidad moderada indican que el haloperidol causó parkinsonismo (cinco ECA, n = 485, CR 5,48; IC: 2,68 a 11,22), acatisia (seis ECA, n = 695, CR 3,66; IC: 2,24 a 5,97) y distonía aguda (cinco ECA, n = 471, CR 11,49; IC: 3,23 a 10,85). El alta hospitalaria fue equívoca entre los grupos (un ECA, n = 33, CR 0,85; IC: 0,47 a 1,52; pruebas de calidad muy baja). No se informaron datos sobre la muerte ni la satisfacción del paciente.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save