Betabloqueantes cardioselectivos para la enfermedad reversible de las vías respiratorias

Los betabloqueantes reducen la mortalidad en los pacientes con hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria. Tradicionalmente, no se los ha suministrado a pacientes con enfermedad reversible de las vías respiratorias (asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica con un componente obstructivo reversible). Esta revisión de ensayos controlados aleatorios, que evaluó el uso de betabloqueantes cardioselectivos en pacientes con enfermedad reversible de las vías respiratorias, no demostró aumentos en los efectos respiratorios adversos. A corto plazo, parece seguro indicar estos fármacos a las personas con enfermedad reversible de las vías respiratorias.

Conclusiones de los autores: 

Los betabloqueantes cardioselectivos administrados en la enfermedad reversible de las vías respiratorias de leve a moderada o en la EPOC no producen efectos respiratorios adversos a corto plazo. Dado el beneficio demostrado en enfermedades como la insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas e hipertensión arterial, no deben suspenderse estos agentes en dichos pacientes. Aún es necesario establecer la seguridad a largo plazo (especialmente el impacto durante una exacerbación aguda).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento con betabloqueantes reduce la mortalidad de pacientes con hipertensión, insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria, así como durante el período perioperatorio. Tradicionalmente, se consideraba que estos fármacos estaban contraindicados en pacientes con enfermedad reversible de las vías respiratorias.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de los betabloqueantes cardioselectivos en pacientes con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda en EMBASE, MEDLINE y CINAHL hasta mayo 2002 utilizando los términos: asthma*, bronchial hyperreactivity*, respiratory sounds* , wheez*, obstructive lung disease* or obstructive airway disease*, and adrenergic antagonist*, sympatholytic* or adrenergic receptor block*. Se realizó una búsqueda adicional de actualizaciones en junio de 2003.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios, cegados, controlados con placebo de dosis únicas o tratamiento continuo sobre los efectos de los betabloqueantes cardioselectivos en pacientes con enfermedad reversible de las vías respiratorias.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores independientes obtuvieron los datos de los artículos seleccionados, conciliando las diferencias por consenso. Dividimos los bloqueantes beta1 en los que poseen o no poseen actividad simpaticomimética intrínseca (ASI). Las intervenciones fueron: administración de dosis únicas o continuas de bloqueantes beta1 y respuesta a los agonistas beta2 administrados después del fármaco en estudio.

Resultados principales

Diecinueve estudios sobre el tratamiento de dosis únicas y diez estudios sobre el tratamiento continuo cumplieron con los criterios de inclusión. Las dosis únicas de betabloqueantes cardioselectivos produjeron una reducción del 7,46% (IC del 95%: 5,59% a 9,32%) en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1), pero con un aumento de 4,63% (IC del 95%: 2,47% a 6,78%) en VEF1 con agonistas beta2, comparado con placebo. El tratamiento que duró de tres a 28 días no produjo cambios en el VEF1 (-0,42%; IC del 95%: -3,74% a 2,91%), en los síntomas o en el uso de inhaladores, aunque mantuvo una respuesta de 8,74% (IC del 95%: 1,96% a 15,52%) a los agonistas beta2. No hubo cambios significativos en el efecto del tratamiento de VEF1 para los pacientes con EPOC: dosis únicas -5,28% (IC del 95%: -10,03% a -0,54%), tratamiento continuo 1,07% (IC del 95%: -3,3% a 5,44%).

Con el tratamiento continuo, no hubo diferencias significativas en la respuesta en el VEF1 para los bloqueantes beta1 sin ASI, al compararla con los bloqueantes beta1 con ASI: -3,22% (IC del 95%: -7,79% a 1,36%) comparado con 2,72% (IC del 95%: -2,12% a 7,59%). Los bloqueantes beta1 sin ASI produjeron un aumento de 12,0% en el VEF1 después de la administración de agonistas beta2 al compararlos con placebo (IC del 95%: 4,12% a 19,87%), mientras que los bloqueantes beta1 con ASI no produjeron cambios al compararlos con placebo (-0,60% [IC del 95%: -13,93% a 12,73%). Estos resultados se obtuvieron en un número pequeño de estudios con pocos pacientes. La diferencia no fue significativa.

Conclusiones de los autores

Los betabloqueantes cardioselectivos administrados en la enfermedad reversible de las vías respiratorias de leve a moderada o en la EPOC no producen efectos respiratorios adversos a corto plazo. Dado el beneficio demostrado en enfermedades como la insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas e hipertensión arterial, no deben suspenderse estos agentes en dichos pacientes. Aún es necesario establecer la seguridad a largo plazo (especialmente el impacto durante una exacerbación aguda).

Esta revisión debería citarse como:Salpeter S, Ormiston T, Salpeter E, Wood-Baker RLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Diecinueve estudios sobre el tratamiento de dosis únicas y diez estudios sobre el tratamiento continuo cumplieron con los criterios de inclusión. Las dosis únicas de betabloqueantes cardioselectivos produjeron una reducción del 7,46% (IC del 95%: 5,59% a 9,32%) en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1), pero con un aumento de 4,63% (IC del 95%: 2,47% a 6,78%) en VEF1 con agonistas beta2, comparado con placebo. El tratamiento que duró de tres a 28 días no produjo cambios en el VEF1 (-0,42%; IC del 95%: -3,74% a 2,91%), en los síntomas o en el uso de inhaladores, aunque mantuvo una respuesta de 8,74% (IC del 95%: 1,96% a 15,52%) a los agonistas beta2. No hubo cambios significativos en el efecto del tratamiento de VEF1 para los pacientes con EPOC: dosis únicas -5,28% (IC del 95%: -10,03% a -0,54%), tratamiento continuo 1,07% (IC del 95%: -3,3% a 5,44%).

Con el tratamiento continuo, no hubo diferencias significativas en la respuesta en el VEF1 para los bloqueantes beta1 sin ASI, al compararla con los bloqueantes beta1 con ASI: -3,22% (IC del 95%: -7,79% a 1,36%) comparado con 2,72% (IC del 95%: -2,12% a 7,59%). Los bloqueantes beta1 sin ASI produjeron un aumento de 12,0% en el VEF1 después de la administración de agonistas beta2 al compararlos con placebo (IC del 95%: 4,12% a 19,87%), mientras que los bloqueantes beta1 con ASI no produjeron cambios al compararlos con placebo (-0,60% [IC del 95%: -13,93% a 12,73%). Estos resultados se obtuvieron en un número pequeño de estudios con pocos pacientes. La diferencia no fue significativa.

Tools
Information
Share/Save