Intervenciones para aliviar el dolor y el malestar durante la mamografía de cribado

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres a nivel mundial. El cribado para el cáncer de mama por medio de mamogramas regulares reduce la tasa de mortalidad por esta enfermedad. En el proceso de cribado, las mujeres que no presentan síntomas de las enfermedades se someten a un mamograma, que puede identificar a las que quizá tengan cáncer de mama. La mamografía emplea rayos X para encontrar cánceres de mama tempranos. Para obtener una lectura exacta, la máquina de mamografía necesita comprimir las mamas. Y puede causar malestar o dolor, y algunas mujeres deciden no tener mamogramas porque puede ser doloroso. En algunos estudios de mamografía, hasta el 35% de las mujeres informan dolor con el procedimiento.

Esta revisión trató de identificar y evaluar los estudios clínicos de las intervenciones diseñadas para aliviar el dolor o el malestar que las mujeres pueden presentar durante la mamografía. Se decidieron algunos criterios de calidad para asegurar que se incluyan sólo estudios relevantes y bien diseñados en esta revisión. Siete estudios cumplieron estos criterios y fueron incluidos. Los estudios incluyeron una gama amplia de intervenciones para aliviar el dolor y el malestar de la mamografía de cribado, como proporcionar a las mujeres información verbal y/o escrita antes del procedimiento, o la medicación para alivio del dolor antes de la revisión, uso de una almohadilla para las mamas (para rellenar la superficie del equipo de mamografía), compresión de la mama controlada por la paciente y compresión reducida por el técnico. Los estudios evaluaron el dolor que esperaban las mujeres y el que en realidad experimentaron, por medio de un rango de cuestionarios de calidad dispar.

Cada estudio incluido en esta revisión consideró una intervención diferente para aliviar el dolor en la mamografía. Los resultados del ensayo indican que suministrar información escrita u oral a las mujeres acerca del procedimiento antes del mamograma puede aliviar el dolor o el malestar de la revisión. También aumentar el control que tenían las mujeres de la compresión de mamas podría aliviar el dolor experimentado, aunque no hubo cambios en el dolor experimentado cuando un tecnólogo de mamografía redujo la fuerza de compresión. El uso de almohadillas para las mamas también alivió el dolor; sin embargo, causó una calidad deficiente de la radiografía en un 2% de las mujeres sometidas a cribado, lo que significó que necesitarían un mamograma adicional. El paracetamol tomado antes del procedimiento no cambió el dolor experimentado por las mujeres.

Se necesita investigación en las intervenciones para aliviar el dolor y el malestar provocado por la mamografía de cribado.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente existen pocas intervenciones comprobadas que alivien el dolor y el malestar de la mamografía de cribado, especialmente procedimientos que puedan introducirse fácilmente a los programas de cribado. Debido a que la mamografía sigue siendo el método preferido para el cribado de mamas, se necesita más investigación sobre tales intervenciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor de la mamografía se reconoce como un obstáculo significativo para las mujeres que consideran este examen y puede afectar la participación en el cribado de mamas.

Objetivos: 

Analizar las intervenciones para reducir o aliviar el dolor y el malestar de la mamografía de cribado.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta actualización, se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Cáncer de Mama (Cochrane Breast Cancer) el 18 de mayo de 2006. Otras bases de datos en las que se hicieron búsquedas fueron MEDLINE (1966 hasta noviembre 2006), CINAHL (1982 hasta diciembre 2006), EMBASE (1988 hasta 2006) y listas de referencias de artículos. También se hicieron búsquedas de proyectos de investigación en curso y acabados en Current Controlled Trials (www.controlled-trials.com, acceso septiembre 2007) y en el UK National Research Register (www.bibliotecacochrane.com/national/, acceso septiembre 2007). También se estableció contacto con investigadores en el tema.

Criterios de selección: 

Para esta revisión se tuvieron en cuenta ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios. Los estudios debían incluir evaluación del dolor o del malestar y, si la intervención podía haber repercutido en la calidad de los mamogramas, también se requería una evaluación de la calidad de la imagen.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores (DM y VL) revisaron los estudios identificados para determinar si cumplían con los criterios de inclusión. En cada estudio, se examinó la calidad, incluyendo la ocultación y la generación de la secuencia de la asignación, la comparabilidad entre los grupos al inicio del estudio, la inclusión de todas las participantes asignadas al azar en el análisis y el cegamiento después de la asignación. La extracción de los datos fue realizada por estos dos autores.

Resultados principales

Se identificaron siete ECA con 1671 mujeres para la inclusión. La revisión halló que informar a las mujeres acerca del procedimiento antes del mamograma puede aliviar el dolor y el malestar. Aumentar el control de las mujeres sobre la compresión de mamas podría aliviar el dolor durante el procedimiento, aunque la calidad de la imagen del mamograma sólo se conservaba si el técnico controlaba la primera compresión. Si el técnico reducía la fuerza de compresión del mamograma, el malestar permanecía inalterado. El uso de almohadillas para las mamas alivió el dolor provocado por la mamografía; sin embargo, la calidad de la imagen se redujo en un 2% en las mujeres en el grupo de intervención. El paracetamol como premedicación no afectó al malestar provocado por la mamografía. Los resultados de estos estudios no pueden combinarse, debido a las diferencias en las intervenciones y la inconsistencia en las medidas, en la validación de las escalas de dolor y en la evaluación de la calidad del mamograma. Todos los resultados se basan en estudios individuales. Se requiere más investigación.

Conclusiones de los autores

Actualmente existen pocas intervenciones comprobadas que alivien el dolor y el malestar de la mamografía de cribado, especialmente procedimientos que puedan introducirse fácilmente a los programas de cribado. Debido a que la mamografía sigue siendo el método preferido para el cribado de mamas, se necesita más investigación sobre tales intervenciones.

Esta revisión debería citarse como:Miller D, Livingstone V, Herbison PLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron siete ECA con 1671 mujeres para la inclusión. La revisión halló que informar a las mujeres acerca del procedimiento antes del mamograma puede aliviar el dolor y el malestar. Aumentar el control de las mujeres sobre la compresión de mamas podría aliviar el dolor durante el procedimiento, aunque la calidad de la imagen del mamograma sólo se conservaba si el técnico controlaba la primera compresión. Si el técnico reducía la fuerza de compresión del mamograma, el malestar permanecía inalterado. El uso de almohadillas para las mamas alivió el dolor provocado por la mamografía; sin embargo, la calidad de la imagen se redujo en un 2% en las mujeres en el grupo de intervención. El paracetamol como premedicación no afectó al malestar provocado por la mamografía. Los resultados de estos estudios no pueden combinarse, debido a las diferencias en las intervenciones y la inconsistencia en las medidas, en la validación de las escalas de dolor y en la evaluación de la calidad del mamograma. Todos los resultados se basan en estudios individuales. Se requiere más investigación.

Tools
Information
Share/Save