Droperidol para la esquizofrenia

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Droperidol para la esquizofrenia

Los pacientes con enfermedades mentales agudas y graves pueden trastornarse mucho y mostrar un comportamiento agresivo, peligroso. Tales situaciones de emergencia se manejan con habilidad clínica, sentido común y, posiblemente, medicación. El droperidol es uno de los fármacos utilizados. Dado que sólo unos pocos ensayos pequeños han evaluado su uso, no pueden extraerse conclusiones firmes con respecto a sus efectos. Se requerirían ensayos más amplios, sin embargo, en 2001 los fabricantes, Janssen-Cilag Ltd, retiraron voluntariamente el droperidol oral debido a dudas relativas a su seguridad con respecto a problemas cardíacos en el uso a largo plazo. Las formas inyectables se retiraron por razones comerciales, de manera que las reservas mundiales de droperidol intramuscular se están acabando.

Conclusiones de los autores: 

Esta área es importante y sorprendentemente ha sido poco investigada. Hasta la fecha, el uso de droperidol para las situaciones de emergencia ha sido justificado por la experiencia más que por las pruebas de ensayos aleatorios bien realizados e informados, pero, dado que las reservas mundiales disminuyen, el droperidol ya no será una opción de tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con una enfermedad psicótica aguda, en especial cuando está asociada con conducta agitada o violenta, pueden requerir tranquilización o sedación farmacológica urgente. El droperidol, un neuroléptico de la familia de las butirofenonas, se ha utilizado con esta finalidad en varios países.

Objetivos: 

Estimar los efectos del droperidol, en comparación con otros tratamientos, para el control del comportamiento perturbado y la reducción de los síntomas psicóticos en pacientes con presuntas enfermedades psicóticas agudas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se actualizaron búsquedas anteriores mediante búsquedas del Registro del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (septiembre 2003). Se realizaron búsquedas en las referencias de todos los estudios identificados con el fin de obtener citas de ensayos adicionales y se estableció contacto con los autores de los ensayos. También se efectuaron búsquedas en otras 21 bases de datos como parte de un proyecto más amplio y se examinó esta base de datos compuesta para esta revisión. Además, se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias y se estableció contacto con las compañías farmacéuticas y los autores pertinentes.

Criterios de selección: 

La revisión incluyó ensayos controlados aleatorios que comparaban droperidol con cualquier otro tratamiento en pacientes con presuntas enfermedades psicóticas agudas, incluida la esquizofrenia, el trastorno esquizoafectivo, los trastornos afectivos mixtos, la fase maníaca del trastorno bipolar o un episodio psicótico breve.

Obtención y análisis de los datos: 

Se seleccionaron los estudios pertinentes para la inclusión, se evaluó su calidad y se extrajeron los datos. Se excluyeron los datos cuando se perdió más del 50% de los participantes durante el seguimiento. Para los resultados binarios, se calcularon las estimaciones estándar del cociente de riesgos (CR) y sus correspondientes intervalos de confianza (IC) del 95%. Cuando fue posible, también se calculó la estadística del número necesario a tratar o para dañar ponderado (NNT/NND) y sus correspondientes intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se identificaron sólo dos ensayos relevantes. Un estudio adicional se centró en los resultados a 30 días en lugar de a las pocas horas. Un ensayo aleatorio pequeño (n = 41) comparó el droperidol intravenoso (IV) (10 mg) con placebo IV y halló que los pacientes asignados al droperidol presentaron significativamente menos probabilidad de necesitar inyecciones adicionales de otro fármaco, haloperidol, en los primeros minutos (n = 41; RR 0,37; IC: 0,2 a 0,7; NNT 2; IC: 1 a 10) en comparación con los que recibieron placebo. A los 90 minutos, esta diferencia todavía era evidente pero no estadísticamente significativa (RR 0,46; IC: 0,2 a 1,2). Cuando se compararon 5 mg de droperidol intramuscular (IM) con 5 mg de haloperidol IM, los pacientes que recibieron droperidol también presentaron menos probabilidad de necesitar inyecciones adicionales a los 30 minutos, en comparación con los que recibieron haloperidol, pero este resultado no fue estadísticamente significativo (n = 27; RR 0,45; IC: 0,2 a 1,01). Uno de cada 16 pacientes que recibieron haloperidol experimentó una reacción distónica leve (contracciones o espasmos musculares anormales), mientras que se informó que ninguno de los 11 pacientes asignados al droperidol experimentó efectos adversos.

Share/Save