Fisioterapia para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson

A pesar de los diversos tratamientos médicos y quirúrgicos para la enfermedad de Parkinson (EP), los pacientes presentan, de manera gradual, problemas físicos importantes. Los fisioterapeutas intentan que los pacientes con enfermedad de Parkinson mantengan un nivel máximo de movilidad, actividad e independencia a través de la monitorización de su afección y del tratamiento físico específico. Se utilizan diversos enfoques de rehabilitación del movimiento, que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida a través del aumento de la capacidad física y la reducción de los problemas relacionados con el Parkinson durante todo el curso de la enfermedad.

Sólo se incluyeron en la revisión ensayos clínicos aleatorizados. En estos estudios, un grupo de participantes recibió una intervención de fisioterapia y se comparó con otro grupo de participantes que no recibió fisioterapia. Los participantes se asignaron a los grupos de forma aleatoria para que se realizará una prueba justa. Se identificaron 39 ensayos aleatorizados adecuados para esta revisión, con 1827 participantes. La calidad de los ensayos no fue alta porque en muchos de ellos no se informó de manera adecuada sobre los métodos y no fue posible el cegamiento. Los ensayos evaluaron diversas intervenciones con fisioterapia, de manera que los ensayos se agruparon según el tipo de intervención utilizada (es decir, fisioterapia general, ejercicio, entrenamiento en cinta rodante, orientación, danza o artes marciales).

Se observó una mejoría en todos los resultados de la caminata (excepto en la prueba de caminata de 10 ó 20 metros) con la intervención con fisioterapia. Sin embargo, estas mejorías sólo fueron significativas para la velocidad de caminata, la resistencia de caminata y la longitud del paso. La movilidad y el equilibrio también mejoraron con una intervención de fisioterapia, con mejorías significativas informadas en una prueba de movilidad (la prueba Timed Up & Go, que mide el tiempo que le toma a una persona levantarse de una silla, caminar una cierta distancia, y luego volver a la silla y sentarse) y en dos pruebas de equilibrio (una que evalúa cuán lejos puede llegar una persona antes de perder el equilibrio [Functional Reach Test] y otra que evalúa múltiples aspectos del equilibrio [Berg Balance Scale]). La discapacidad calificada por el médico mediante la Unified Parkinson’s Disease Rating Scale (UPDRS) también mejoró con la intervención con fisioterapia. No hubo diferencias entre los dos grupos en los datos sobre las caídas o la calidad de vida calificada por el paciente. Un estudio informó que los eventos adversos fueron poco frecuentes; ningún otro estudio informó datos sobre este resultado. Al comparar las diferentes intervenciones con fisioterapia, no hubo evidencia de que el efecto del tratamiento difiriera entre las intervenciones con fisioterapia en alguno de los resultados evaluados.

Esta revisión proporciona evidencia del efecto beneficioso a corto plazo de la fisioterapia para el tratamiento de la EP. Aunque la mayoría de las diferencias observadas fueron pequeñas, las mejorías en la velocidad de la caminata, el equilibrio con la Berg Balance Scale y la discapacidad calificada por el médico (mediante la UPDRS) fueron de un tamaño que los pacientes pueden considerar importante. Estos efectos beneficiosos se deben interpretar con cautela debido a la calidad de los ensayos incluidos y a la falta de una evaluación habitual de los efectos del tratamiento. Esto afectó la cantidad de datos que fue posible utilizar para el análisis.

Conclusiones de los autores: 

El efecto beneficioso de la fisioterapia se encontró en la mayoría de los resultados a corto plazo (es decir, < 3 meses), pero sólo fue significativo para la velocidad, la prueba de caminata de dos o seis minutos, el cuestionario Freezing of Gait, Timed Up & Go, Functional Reach Test, Berg Balance Scale y la UPDRS calificada por el médico. La mayoría de las diferencias observadas entre los tratamientos fueron pequeñas. Sin embargo, en algunos resultados (p.ej., velocidad, Berg Balance Scale y UPDRS), las diferencias observadas representaron, o se aproximaron, a lo que se considera un cambio clínico mínimamente importante. Estos efectos beneficiosos se deben interpretar con cautela porque la calidad de la mayoría de los ensayos incluidos no fue alta. La variación en las mediciones de los resultados entre los estudios hizo que los análisis de esta revisión incluyeran una pequeña proporción de los participantes reclutados.

La revisión demuestra que los fisioterapeutas emplean una gran variedad de enfoques para tratar a los pacientes con EP. Sin embargo, no hubo evidencia de diferencias en el efecto del tratamiento entre los diferentes tipos de intervenciones con fisioterapia utilizadas, aunque estos datos se basaron en comparaciones indirectas. Es necesario desarrollar un menú de consenso de las "mejores prácticas” en la fisioterapia y realizar ensayos controlados aleatorizados grandes y bien diseñados para demostrar la eficacia a más largo plazo y la coste-efectividad de las "mejores prácticas” en la fisioterapia para la EP.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A pesar de los tratamientos médicos y las intervenciones quirúrgicas para la enfermedad de Parkinson (EP), los pacientes desarrollan una discapacidad progresiva. La fisioterapia tiene como objetivo mejorar al máximo posible la capacidad funcional y disminuir las complicaciones secundarias, a través de una rehabilitación del movimiento en el contexto de un programa de educación y apoyo para el paciente en su totalidad. El objetivo general es optimizar la independencia, la seguridad y el bienestar, y así mejorar la calidad de vida.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de la intervención con fisioterapia en comparación con ninguna intervención en pacientes con EP.

Métodos de búsqueda: 

Los ensayos pertinentes se identificaron mediante búsquedas electrónicas en numerosas bases de datos bibliográficas (p.ej., MEDLINE, EMBASE) y registros de ensayos, además de búsquedas manuales en las principales revistas, libros de resúmenes, actas de conferencias y listas de referencias de publicaciones recuperadas. La búsqueda bibliográfica incluyó los ensayos publicados hasta finales de enero de 2012.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de la intervención con fisioterapia versus ninguna intervención con fisioterapia en pacientes con EP.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos de cada artículo. Se utilizaron métodos de metanálisis estándar para evaluar la efectividad de la intervención con fisioterapia en comparación con ninguna intervención con fisioterapia. Los ensayos se clasificaron en las siguientes comparaciones de intervención: fisioterapia general, ejercicio, entrenamiento en cinta rodante, orientación, danza y artes marciales. Se utilizaron pruebas para la heterogeneidad con el objetivo de evaluar las diferencias en el efecto del tratamiento entre estas diferentes intervenciones con fisioterapia.

Resultados principales: 

Se identificaron 39 ensayos con 1827 participantes. Se consideró que los ensayos tuvieron riesgo mixto de sesgo como resultado de la falta de informe de la ocultación de la asignación y el probable sesgo de detección. En comparación con ninguna intervención, la fisioterapia mejoró significativamente los resultados de velocidad de la marcha (diferencia de medias 0,04 m/s; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,02 a 0,06, p = 0,0002); prueba de caminata de dos o seis minutos (13.37 m; IC del 95%: 0,55 a 26,20; p = 0,04) y del cuestionario Freezing of Gait (-1,41; IC del 95%: -2,63 a -0,19; p = 0,02); los resultados de movilidad funcional y equilibrio de la prueba Timed Up & Go (-0,63 s; IC del 95%: -1,05 a -0,21, p = 0,003), la Functional Reach Test (2,16 cm; IC del 95%: 0,89 a 3,43, p = 0,0008) y la Berg Balance Scale (3,71 puntos; IC del 95%: 2,30 a 5,11, p < 0,00001); así como la discapacidad calificada por el médico con la Unified Parkinson’s Disease Rating Scale (UPDRS) (total -6,15 puntos; IC del 95%: -8,57 a -3,73, p < 0,00001; las actividades cotidianas: -1,36; IC del 95%: -2,41 a -0,30, p = 0,01 y motoras: -5,01; IC del 95%: -6,30 a -3,72, p < 0,00001). No se observaron diferencias entre los brazos en las caídas (Falls Efficacy Scale: -1,91 puntos; IC del 95%: -4,76 a 0,94, p = 0,19) ni en la calidad de vida calificada por el paciente (PDQ-39 Summary Index: -0,38 puntos; IC del 95%: -2,58 a 1,81, p = 0,73). Un estudio informó que los eventos adversos fueron poco frecuentes; ningún otro estudio informó datos sobre este resultado. Las comparaciones indirectas de las diferentes intervenciones de fisioterapia no revelaron evidencia de que el efecto del tratamiento difiriera entre las intervenciones de fisioterapia en los resultados evaluados.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save