Agentes estabilizadores de los mastocitos para prevenir la broncoconstricción inducida por el ejercicio.

La broncoconstricción inducida por el ejercicio, también llamada comúnmente asma inducida por el ejercicio, se asocia con síntomas tales como tos (tos de cuarto cerrado), sibilancias, disnea y opresión torácica posterior al ejercicio. Como cada episodio por lo general es autolimitante, puede causar que aquellos que lo sufran eviten la actividad fuerte y lleven a los atletas a un rendimiento inferior, al limitar la resistencia y prolongar el tiempo de recuperación Los resultados combinados de 25 ensayos controlados con asignación al azar que incluyeron a 536 participantes, determinaron que los betaagonistas de acción corta inhalados antes del ejercicio redujeron la gravedad de las crisis en adultos y niños cuando se compararon con los estabilizadores de los mastocitos solos. Además, los estabilizadores de los mastocitos fueron levemente más efectivos que los broncodilatadores anticolinérgicos. La combinación de los betaagonistas de acción corta y los estabilizadores de los mastocitos no fueron más efectivos que los fármacos administrados aislados. No se informaron efectos adversos significativos con el uso de cualquiera de los fármacos de corta duración.

Conclusiones de los autores: 

En una población de asmáticos estables, los betaagonistas de acción corta, los estabilizadores de los mastocitos o los anticolinérgicos ofrecerán un efecto protector significativo contra la broncoconstricción inducida por el ejercicio con pocos efectos adversos. En promedio los BAC resultaron más efectivos para atenuar los síntomas que los estabilizadores de los mastocitos, mientras que éstos fueron más efectivos que los agentes anticolinérgicos. La combinación de BAC y los estabilizadores de los mastocitos puede ser apropiada en algunos casos. La variabilidad en el grado de respuesta individual a estos fármacos en ensayos con múltiple brazos sugiere que los clínicos y los pacientes deben trabajar juntos para identificar el tratamiento profiláctico más efectivo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La broncoconstricción (o asma) que se produce al hacer ejercicios físicos enérgicos es frecuente y puede causar un rendimiento subóptimo, síntomas como tos, disnea, sibilancias, opresión torácica y puede hacer que las personas eviten la actividad física. La conducta se centra en la prevención, con la administración de diversos agentes farmacológicos antes del ejercicio. Los agentes estabilizadores de mastocitos son efectivos para atenuar la broncoconstricción inducida por el ejercicio, pero su efectividad comparada con los fármacos broncodilatadores no está clara.

Objetivos: 

Comparar cuantitativamente los efectos de inhalar una sola dosis de fármacos estabilizadores de los mastocitos (nedocromilo sódico o cromoglicato sódico) con una sola dosis de betaagonistas de acción corta o agentes anticolinérgicos (atropina o bromuro de ipratropio) antes de la prueba de provocación con ejercicios enérgicos, en participantes de seis o más años de edad y que sufran de broncoconstricción reproducible, inducida por el ejercicio. La revisión también compara los efectos de un betaagonista de acción corta sólo, con una combinación de un betaagonista de acción corta más un estabilizador de los mastocitos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se revisó el registro de ensayos Asma y dificultad respiratoria del Grupo Cochrane de Vías Aéreas y registro de ensayos de sibilancias (Cochrane Airways Group Asma and wheez trials register), el Registro Central Cochrane (Cochrane Central), Current Contents, artículos de revisión, libros de texto y listas de referencias de artículos. Se estableció contacto con los fabricantes de los fármacos y los autores principales para obtener citas adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que comparen una dosis profiláctica única de un estabilizador de los mastocitos con un betaagonista de acción corta, un agente anticolinérgico o un betaagonista de acción corta solo con una combinación de un betaagonista de acción corta más un estabilizador de los mastocitos, para prevenir la broncoconstricción en pacientes asmáticos de más de seis años de edad. La prueba de provocación con ejercicios debía ser semejante a los estándares aceptados y la función pulmonar (PFR) se informó como disminución del porcentaje del VEF1 inicial o de flujo máximo. Se incluyeron medidas de protección completa (porcentaje máximo de disminución de la prueba de la función pulmonar (PFR) después del ejercicio

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores, de forma independiente, realizaron la evaluación de los ensayos para ser incluidos y la calidad de los mismos, con el uso de formularios estandarizados Un segundo revisor confirmó los datos obtenidos y los cálculos. Se realizaron intentos para establecer contacto con los autores de los estudios. La estimación agrupada de las medidas de la función pulmonar se informó como una diferencia de promedios ponderados (DPP), si eran datos continuos y los datos dicotómicos como odds-ratio (OR), ambos con intervalos de confianza del 95% (IC 95%), con un modelo de efectos aleatorios. Se realizaron pruebas de heterogeneidad de los resultados agrupados.

Resultados principales

Se incluyeron 24 ensayos (518 participantes) realizados en 13 países entre 1976 y 1998. Todos los fármacos fueron efectivos para atenuar la broncoconstricción inducida por el ejercicio; pero en diversos grados, aun en el mismo individuo. Comparado con los agentes anticolinérgicos, los estabilizadores de los mastocitos fueron algo más efectivos para atenuar la broncoconstricción. En promedio, la disminución máxima con EM se redujo a 7,1% comparado con 13,8% en el grupo con AC (DPP = 6,7%; IC del 95%: 3,3 a 10,0), con más individuos con protección completa (73% versus 56%; OR = 2,2; IC del 95%: 1,3 a 3,7) y protección clínica (73% versus 52%; OR = 2,7; IC del 95%: 1,1 a 6,4). No hubo diferencias entre los subgrupos según la edad, la gravedad o la calidad del estudio y no se informaron efectos adversos en cualquiera de los dos grupos. Cuando se compararon con los betaagonistas de acción corta, los estabilizadores de los mastocitos no fueron tan efectivos para prevenir el deterioro. El promedio de la disminución máxima con los EM fue 11,2% en comparación con 4,3% con los betaagonistas (DPP = 6,8%; IC del 95%: 4,5 a 9,2). El grupo EM tuvo menos individuos con protección completa (66% versus 85%; OR = 0,3; IC del 95%: 0,2 a 0,5) o protección clínica (55% versus 77%; OR = 0,4; IC del 95%: 0,2 a 0,8). No hubo diferencias significativas en los subgrupos según la edad, gravedad, fármaco, forma de administración o calidad del estudio. Se demostró una diferencia no significativa en los efectos secundarios, con un 11% de los pacientes con betaagonistas de acción corta con efectos secundarios, comparado con un 3% de los que recibieron estabilizadores de los mastocitos (OR = 0,2; IC del 95%: 0,0 a 8,2). La combinación de los estabilizadores de los mastocitos con un betaagonista de acción corta no produjo ventajas significativas en la función pulmonar, en comparación con los betaagonistas de acción corta solos. En promedio, la disminución máxima con los BAC sólo se redujo a 5,3% en comparación con 3,5% con la combinación (DPP = 1,8%; IC del 95%: -1,1 a 4,6). Los betaagonistas solos aportaron menos individuos con protección completa (68% versus 80%; OR = 0,5; IC del 95%: 0,2 a 1,4) o protección clínica (70% versus 86%; OR=0,4; IC del 95%: 0,1 a 1,2), pero la diferencia no alcanzó significación (p=0,17). No hubo diferencias en los subgrupos.

Conclusiones de los autores

En una población de asmáticos estables, los betaagonistas de acción corta, los estabilizadores de los mastocitos o los anticolinérgicos ofrecerán un efecto protector significativo contra la broncoconstricción inducida por el ejercicio con pocos efectos adversos. En promedio los BAC resultaron más efectivos para atenuar los síntomas que los estabilizadores de los mastocitos, mientras que éstos fueron más efectivos que los agentes anticolinérgicos. La combinación de BAC y los estabilizadores de los mastocitos puede ser apropiada en algunos casos. La variabilidad en el grado de respuesta individual a estos fármacos en ensayos con múltiple brazos sugiere que los clínicos y los pacientes deben trabajar juntos para identificar el tratamiento profiláctico más efectivo.

Esta revisión debería citarse como:Spooner CH, Spooner GR, Rowe BHLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 24 ensayos (518 participantes) realizados en 13 países entre 1976 y 1998. Todos los fármacos fueron efectivos para atenuar la broncoconstricción inducida por el ejercicio; pero en diversos grados, aun en el mismo individuo. Comparado con los agentes anticolinérgicos, los estabilizadores de los mastocitos fueron algo más efectivos para atenuar la broncoconstricción. En promedio, la disminución máxima con EM se redujo a 7,1% comparado con 13,8% en el grupo con AC (DPP = 6,7%; IC del 95%: 3,3 a 10,0), con más individuos con protección completa (73% versus 56%; OR = 2,2; IC del 95%: 1,3 a 3,7) y protección clínica (73% versus 52%; OR = 2,7; IC del 95%: 1,1 a 6,4). No hubo diferencias entre los subgrupos según la edad, la gravedad o la calidad del estudio y no se informaron efectos adversos en cualquiera de los dos grupos. Cuando se compararon con los betaagonistas de acción corta, los estabilizadores de los mastocitos no fueron tan efectivos para prevenir el deterioro. El promedio de la disminución máxima con los EM fue 11,2% en comparación con 4,3% con los betaagonistas (DPP = 6,8%; IC del 95%: 4,5 a 9,2). El grupo EM tuvo menos individuos con protección completa (66% versus 85%; OR = 0,3; IC del 95%: 0,2 a 0,5) o protección clínica (55% versus 77%; OR = 0,4; IC del 95%: 0,2 a 0,8). No hubo diferencias significativas en los subgrupos según la edad, gravedad, fármaco, forma de administración o calidad del estudio. Se demostró una diferencia no significativa en los efectos secundarios, con un 11% de los pacientes con betaagonistas de acción corta con efectos secundarios, comparado con un 3% de los que recibieron estabilizadores de los mastocitos (OR = 0,2; IC del 95%: 0,0 a 8,2). La combinación de los estabilizadores de los mastocitos con un betaagonista de acción corta no produjo ventajas significativas en la función pulmonar, en comparación con los betaagonistas de acción corta solos. En promedio, la disminución máxima con los BAC sólo se redujo a 5,3% en comparación con 3,5% con la combinación (DPP = 1,8%; IC del 95%: -1,1 a 4,6). Los betaagonistas solos aportaron menos individuos con protección completa (68% versus 80%; OR = 0,5; IC del 95%: 0,2 a 1,4) o protección clínica (70% versus 86%; OR=0,4; IC del 95%: 0,1 a 1,2), pero la diferencia no alcanzó significación (p=0,17). No hubo diferencias en los subgrupos.

Tools
Information
Share/Save