Intervenciones conductuales para la dismenorrea primaria y secundaria

Tratamientos conductuales para la dismenorrea (dolor menstrual)

La dismenorrea es un motivo frecuente de queja que se refiere a dolores menstruales tipo cólico en el útero. Cuando el dolor se debe a una afección médica reconocida como la endometriosis se denomina dismenorrea secundaria. Cuando el dolor es de causa desconocida se denomina dismenorrea primaria. Los fármacos antiinflamatorios no esteroides o las píldoras anticonceptivas se han usado como tratamiento para el dolor menstrual, pero un número mayor de mujeres buscan tratamientos no farmacológicos. Los tratamientos conductuales suponen que los factores psicológicos (mentales) y ambientales interactúan con los proceso físicos e influyen en éstos, por ejemplo, el estrés puede afectar el período. Los tratamientos conductuales se centran en las estrategias de afrontamiento psicológicas y físicas para síntomas como el dolor en lugar de centrase en soluciones médicas para las causas subyacentes de los síntomas. Un ejemplo de tratamiento conductual es usar la relajación para ayudar a la mujer a afrontar los dolores menstruales tipo cólico. Esta revisión encontró que la relajación muscular progresiva con o sin imágenes y la relajación pueden aliviar los síntomas espasmódicos (dolor tipo cólico agudo) del dolor menstrual. Además encontró que el entrenamiento para el tratamiento del dolor y la relajación más biorretroalimentación pueden aliviar el dolor menstrual en general. Los resultados no son concluyentes debido al número pequeño de mujeres en los ensayos y los métodos deficientes usados en algunos de estos ensayos.

Conclusiones de los autores: 

Existen algunas pruebas de cinco ECAs acerca de que las intervenciones conductuales pueden ser efectivas para la dismenorrea, sin embargo, los resultados deben observarse con cautela ya que variaron ampliamente entre los ensayos debido a la inconsistencia en el informe de los datos, el tamaño pequeño del ensayo, la calidad metodológica deficiente y la antigüedad de los ensayos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La dismenorrea se refiere a la aparición de dolores menstruales tipo cólico de origen uterino y es un trastorno ginecológico frecuente con morbilidad considerable. El enfoque conductual supone que los factores ambientales y psicológicos interactúan con los procesos fisiológicos e influyen en éstos. Las intervenciones conductuales para dismenorrea pueden incluir procedimientos cognitivos y físicos y se centran en estrategias de afrontamiento físicas y psicológicas para los síntomas dismenorreicos en lugar de la modificación de cualquier patología orgánica subyacente.

Objetivos: 

Determinar la efectividad de las intervenciones conductuales para el tratamiento de la dismenorrea primaria o secundaria comparadas entre sí, con placebo, con ningún tratamiento, o tratamientos médicos convencionales, por ejemplo, los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINEs).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group) (búsqueda abril 2005), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, en The Cochrane Library, número 2, 2005), MEDLINE (1966 hasta abril 2005), EMBASE (1980 hasta abril 2005), Social Sciences Index (1980 hasta abril 2005), PsycINFO (1972 hasta abril 2005) y en CINAHL (1982 hasta abril 2005) y en listas de referencias de artículos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan intervenciones conductuales con placebo u otras intervenciones en mujeres con dismenorrea.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales

Se incluyeron cinco ensayos con 213 mujeres.

Intervención conductual versus control: Un ensayo de entrenamiento para el tratamiento del dolor informó reducción del dolor y los síntomas en comparación con el control. Tres ensayos de relajación en comparación con el control informaron resultados variados, dos ensayos no mostraron diferencias en las puntuaciones de gravedad de los síntomas, sin embargo, un ensayo informó que la relajación fue efectiva para la reducción de los síntomas en las mujeres con dolores menstruales y síntomas espasmódicos. Dos ensayos informaron una menor restricción en las actividades diarias después del tratamiento con relajación o entrenamiento para el tratamiento del dolor en comparación con el control. Un ensayo también informó menos días de absentismo escolar después del tratamiento con el entrenamiento para el tratamiento del dolor en comparación con el control.

Intervención conductual versus otras intervenciones conductuales: Tres ensayos no mostraron diferencias entre las intervenciones conductuales para la medida de resultado de mejoría en los síntomas. Un ensayo mostró que la relajación resultó en una reducción de la necesidad de tiempo en reposo en comparación con la relajación y las imágenes.

Conclusiones de los autores

Existen algunas pruebas de cinco ECAs acerca de que las intervenciones conductuales pueden ser efectivas para la dismenorrea, sin embargo, los resultados deben observarse con cautela ya que variaron ampliamente entre los ensayos debido a la inconsistencia en el informe de los datos, el tamaño pequeño del ensayo, la calidad metodológica deficiente y la antigüedad de los ensayos.

Esta revisión debería citarse como:Proctor ML, Murphy PA, Pattison HM, Suckling J, Farquhar CMLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos con 213 mujeres.

Intervención conductual versus control: Un ensayo de entrenamiento para el tratamiento del dolor informó reducción del dolor y los síntomas en comparación con el control. Tres ensayos de relajación en comparación con el control informaron resultados variados, dos ensayos no mostraron diferencias en las puntuaciones de gravedad de los síntomas, sin embargo, un ensayo informó que la relajación fue efectiva para la reducción de los síntomas en las mujeres con dolores menstruales y síntomas espasmódicos. Dos ensayos informaron una menor restricción en las actividades diarias después del tratamiento con relajación o entrenamiento para el tratamiento del dolor en comparación con el control. Un ensayo también informó menos días de absentismo escolar después del tratamiento con el entrenamiento para el tratamiento del dolor en comparación con el control.

Intervención conductual versus otras intervenciones conductuales: Tres ensayos no mostraron diferencias entre las intervenciones conductuales para la medida de resultado de mejoría en los síntomas. Un ensayo mostró que la relajación resultó en una reducción de la necesidad de tiempo en reposo en comparación con la relajación y las imágenes.

Tools
Information
Share/Save