Hay poca evidencia de que los antibióticos o los fármacos alfabloqueantes ayuden a aliviar la prostatitis no bacteriana crónica, pero los tratamientos térmicos podrían ser eficaces y se necesita más investigación.

La prostatitis no bacteriana crónica (PNBC) implica la inflamación de la glándula prostática y afecta comúnmente a hombres de todas las edades. Puede causar problemas al orinar que incluyen malestar y dolor, aumento de la frecuencia y la urgencia, o problemas con la evacuación de la vejiga. En la mayoría de los casos, la causa es desconocida. Los tratamientos para la PNBC incluyen tratamientos térmicos (usando microondas) y varios tipos diferentes de fármacos. La revisión encontró que hay poca evidencia que apoye el uso sistemático de antibióticos o fármacos alfabloqueantes para la PNBC. Los tratamientos térmicos en comparación pueden ser útiles. Sin embargo, los pocos estudios que se han realizado son generalmente de calidad deficiente. Se necesitan más estudios.

Conclusiones de los autores: 

Los ensayos de tratamiento son pocos, débiles metodológicamente, e involucran muestras de pequeño tamaño. El uso sistemático de antibióticos y alfabloqueantes para la prostatitis crónica no bacteriana no está respaldado por la evidencia existente. Los pequeños estudios que examinan la terapia térmica parecen demostrar un beneficio de importancia clínica y merecen una mayor evaluación. Se requieren ensayos de tratamiento adicionales y deben informar sobre características importantes del paciente (por ejemplo, la raza), detalles del diseño del estudio y utilizar medidas de evaluación clínicamente relevantes y validadas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La prostatitis no bacteriana crónica es una condición común, incapacitante pero enigmática, con un complejo de síntomas de dolor en el área pélvica y síntomas en el tracto urinario inferior. El alcance de los tratamientos recomendados para la prostatitis no bacteriana crónica es un testimonio de lo poco que se sabe sobre las causas de la enfermedad y la forma de tratarla. En consecuencia, la prostatitis no bacteriana crónica suele causar frustración en los médicos, confusión e insatisfacción en los pacientes, umbrales variables para la derivación y un uso potencialmente inapropiado de los antibióticos.

Objetivos: 

Examinar la evidencia relativa a la efectividad de las terapias para la prostatitis no bacteriana crónica.

Estrategia de búsqueda (: 

Los estudios se identificaron a través de una búsqueda en MEDLINE (1966 a 2000), la Biblioteca Cochrane, las bibliografías de los artículos y revisiones identificados y el contacto con un experto.

Criterios de selección: 

Los estudios eran elegibles si: (1) son ensayos controlados aleatorizados (ECA) o ensayos clínicos controlados (ECC) (2) involucran a hombres con prostatitis bacteriana crónica (3) el grupo de control recibe un placebo, una intervención simulada, una terapia farmacológica activa o un dispositivo para la prostatitis no bacteriana crónica y (4) se proporcionan datos de los resultados. La elegibilidad se evaluó, al menos, por dos observadores independientes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente la información de los estudios sobre los pacientes, las intervenciones y los resultados. El principal resultado fue la eficacia del tratamiento de la prostatitis no bacteriana crónica frente al control para mejorar las puntuaciones de la escala de síntomas urológicos o el informe global de los síntomas del tracto urinario. Los resultados secundarios incluían cambios en el examen de la próstata, uroflujometría, urodinámica, análisis de orina, secreciones prostáticas expresadas y líquido seminal, y ultrasonografía de la próstata.

Resultados principales: 

Los 15 ensayos de tratamiento incluían: fármacos utilizados para tratar la hiperplasia benigna de próstata (n = 4 ensayos); fármacos antiinflamatorios (n = 2 ensayos); antibióticos (n = 1 ensayo); termoterapia (n = 5 ensayos); y fármacos diversos (n = 3 ensayos). La disparidad entre los estudios no permitía un análisis cuantitativo. Había un total de 600 inscritos (con edades comprendidas entre los 38 y los 45 años). Todos los ensayos menos uno se hicieron fuera de los Estados Unidos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save