Métodos físicos para la prevención de la trombosis venosa profunda en el accidente cerebrovascular

Después de un accidente cerebrovascular, pueden formarse coágulos de sangre en las venas de las piernas (trombosis venosa profunda o TVP). Estos coágulos pueden romperse y ser transportados por el torrente sanguíneo al corazón y los pulmones (causando una embolia pulmonar). Ésto puede ser potencialmente mortal. Aunque los fármacos anticoagulantes pueden reducir el riesgo de TVP, también pueden causar hemorragias graves. Se han desarrollado varios métodos físicos para prevenir la TVP. Estos métodos incluyen el uso de medias de compresión graduadas, la compresión neumática intermitente y la estimulación eléctrica de los músculos de las piernas. Los métodos físicos se usan para aumentar el flujo sanguíneo en las venas de las piernas y disminuir el riesgo de que se formen coágulos. La presente revisión se propuso evaluar los efectos de estos métodos físicos en los pacientes con un accidente cerebrovascular reciente. Se hallaron dos ensayos con asignación aleatoria de medias de compresión graduadas, que incluyeron 2 615 participantes y dos ensayos pequeños de compresión neumática intermitente, que incluyeron 177 participantes. Las medias de compresión graduadas no fueron mejores que el "mejor tratamiento médico" para reducir el riesgo de TVP después del accidente cerebrovascular. Las medias causaron más trastornos cutáneos (por ejemplo úlceras y ampollas) en las piernas. La compresión neumática intermitente parece promisoria, pero no se comprobó que sea definitivamente beneficiosa. Las pruebas no apoyan el uso rutinario de medias de compresión graduadas o compresión neumática intermitente en los pacientes con un accidente cerebrovascular reciente. Los ensayos que están actualmente en curso deberían aportar pruebas fiables sobre los beneficios y los daños de la compresión neumática intermitente.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de los ensayos con asignación aleatoria no apoyan el uso rutinario de MCG para reducir el riesgo de TVP después del accidente cerebrovascular agudo. Hay pruebas insuficientes para apoyar el uso rutinario de CNI para reducir el riesgo de TVP en el accidente cerebrovascular agudo y se necesitan otros estudios con asignación aleatoria más amplios sobre CNI para evaluar de manera fiable la relación entre los riesgos y los beneficios de esta intervención.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP) resultante son importantes complicaciones del accidente cerebrovascular. Los métodos físicos para reducir el riesgo de TVP y EP, como el uso de medias de compresión graduadas (MCG) o comprensión neumática intermitente (CNI) en las piernas, no parecen estar asociados con riesgos de sangrado y reducen el riesgo de TVP en algunas categorías de pacientes quirúrgicos. Se pretendía evaluar sus efectos en pacientes con accidente cerebrovascular.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y seguridad del uso de métodos físicos para reducir el riesgo de TVP y EP mortal o no mortal en pacientes con un accidente cerebrovascular reciente.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group) (última búsqueda noviembre 2009), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Cochrane Library número 4, 2009), MEDLINE (1966 hasta noviembre 2009), EMBASE (1980 hasta noviembre 2009), CINAHL (1982 hasta noviembre 2009) y en el British Nursing Index (1985 hasta noviembre 2009). También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos pertinentes, búsquedas en los registros de ensayos en curso (noviembre de 2009) y se estableció contacto con expertos en el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados cn asignación aleatoria sin factores de confusión que comparen el uso de métodos físicos para reducir el riesgo de TVP con una condición de control y en los que se comenzó la profilaxis en el transcurso de siete días después del inicio del accidente cerebrovascular.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron la búsqueda de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se identificaron dos ensayos de MCG que incluyeron 2 615 pacientes y dos estudios pequeños de CNI que incluyeron 177 pacientes. En general, los métodos físicos no se asociaron a una reducción significativa de la TVP durante el período de tratamiento (odds ratio [OR] 0,85; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,70 a 1,04) o las muertes (OR 1,12; IC del 95%: 0,87 a 1,45). El uso de MCG no se asoció con una reducción significativa del riesgo de TVP (OR 0,88; IC del 95%: 0,72 a 1,08) o muerte (OR 1,13; IC del 95%: 0,87 a 1,47) al final del seguimiento. La CNI se asoció con una tendencia no significativa de menor riesgo de TVP (OR 0,45; IC del 95%: 0,19 a 1,10) sin pruebas de un efecto sobre las muertes (OR 1,04; IC del 95%: 0,37 a 2,89).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save