La administración de suplementos orales de proteínas y calorías en niños con enfermedades crónicas

Antecedentes

La falta de crecimiento y la mala nutrición son frecuentes en los niños con enfermedades crónicas como la fibrosis quística y el cáncer pediátrico. Este hecho se puede deber a la reducción del apetito, a la mala absorción y a la necesidad de calorías adicionales debido a la enfermedad. La administración de suplementos orales de proteínas y calorías, ya sea en forma de leche o jugos, pueden mejorar el estado nutricional y ayudar a los niños a aumentar de peso. Los efectos secundarios de la toma de estos suplementos incluyen el riesgo de que las proteínas y las calorías del suplemento sustituyan a las de la alimentación normal y tengan un efecto negativo sobre el comportamiento alimentario y efectos secundarios físicos (p.ej. distensión, vómitos y diarrea).

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta: 24 febrero 2015.

Características de los estudios

Se buscaron ensayos de suplementos orales de proteínas y calorías comparados con el tratamiento habitual o ningún tratamiento alternativo en el que los niños tomaron los suplementos durante al menos un mes. La revisión incluyó cuatro ensayos con 187 niños; en tres de ellos los niños tenían fibrosis quística y en uno tenían cáncer. Los estudios duraron de tres meses a un año. Se registraron los resultados y se valoró si los ensayos tenían riesgo de estar sesgados sobre la base del diseño o a la forma en la que se realizaron. Se observaron resultados como el peso y la talla, la ingesta de calorías, el comportamiento y también los efectos secundarios.

Resultados clave

Un estudio (con 58 niños) mostró aumentos en el total de calorías consumidas a los seis y a los 12 meses. Ninguno de los otros resultados observados mostraron diferencias entre los tratamientos. Esta es una versión actualizada de la revisión, que no encontró evidencia concluyente que apoye la administración de suplementos proteicos orales. Se recomienda que se realice al menos un ensayo de alta calidad. Por lo tanto, se recomienda que estos productos se administren con moderación y precaución.

Calidad de la evidencia

En general, los estudios incluidos tuvieron bajo riesgo de sesgo, excepto dos estudios en los que fue posible que los organizadores supieran en qué grupo de tratamiento se colocarían los niños. Es poco probable que estos problemas cambien los resultados, ya que es poco probable que el hecho de saber qué tratamiento se administra afecte los resultados de las mediciones corporales (p.ej. los resultados de peso y talla). Se informaron todos los resultados previstos, con la excepción de un estudio que no informó sobre el comportamiento alimentario y la ingesta de lipasa que se midieron. La calidad de los resultados de la evaluación del comportamiento alimentario fue cuestionable y muchos de los niños no devolvieron los diarios de alimentos, a partir de los cuales hubiera sido posible calcular la ingesta de lipasa.

Conclusiones de los autores: 

La administración de suplementos orales de proteínas y calorías se utiliza ampliamente para mejorar el estado nutricional de los niños con varias enfermedades crónicas. Se identificó un pequeño número de estudios que evaluaron estos productos en niños con fibrosis quística y enfermedad maligna pediátrica, pero no fue posible establecer conclusiones sobre la base de los limitados datos extraídos. Se recomienda que se realice una serie de ensayos controlados aleatorios grandes que investiguen la administración de estos productos en niños con diferentes enfermedades crónicas. Hasta que se disponga de más datos, se recomienda que estos productos se utilicen con precaución.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El crecimiento y el estado nutricional deficientes son frecuentes en los niños con enfermedades crónicas. La administración de suplementos orales de proteínas y calorías se utiliza para mejorar el estado nutricional de estos niños. Estos productos costosos se pueden asociar con algunos efectos adversos, p.ej. el desarrollo de patrones de hábitos alimentarios inapropiados. Esta es una actualización de una revisión Cochrane actualizada por última vez en 2009.

Objetivos: 

Examinar la evidencia de que en los niños con enfermedades crónicas, la administración de suplementos orales de proteínas y calorías modifica la ingesta diaria de nutrientes, los índices nutricionales, la supervivencia y la calidad de vida y se asocia con efectos adversos, p.ej. diarrea, vómitos, reducción del apetito, intolerancia a la glucosa, distensión y problemas de hábitos alimentarios.

Métodos de búsqueda: 

Los ensayos de suplementos orales de proteínas y calorías en niños con enfermedades crónicas se identificaron mediante búsquedas exhaustivas en bases de datos electrónicas, búsquedas manuales en revistas pertinentes y en libros de resúmenes de actas de congresos. También se estableció contacto con las empresas que comercializan estos productos.

Búsqueda más reciente en el registro de ensayos del Grupo: 24 febrero 2015.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados o cuasialeatorizados que compararon la administración de suplementos orales de proteínas y calorías durante al menos un mes para aumentar la ingesta calórica, con el tratamiento convencional existente (incluido el asesoramiento sobre la mejora de la ingesta nutricional a partir de los alimentos, o ninguna intervención específica), en niños con enfermedades crónicas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluaron de forma independiente los resultados: índices de nutrición y crecimiento; medidas antropométricas de la composición corporal; ingesta calórica y de nutrientes (total de suplementos proteicos calóricos orales y de los alimentos); hábitos alimentarios; cumplimiento; calidad de vida; efectos adversos específicos; puntuaciones de la gravedad de la enfermedad, y mortalidad; también se evaluó el riesgo de sesgo en los ensayos incluidos.

Resultados principales: 

Cuatro estudios (187 niños) cumplieron los criterios de inclusión. Se realizaron tres estudios en niños con fibrosis quística y un estudio incluyó niños con enfermedades malignas pediátricas. En general, hubo un bajo riesgo de sesgo para el cegamiento y los datos de resultados incompletos. Dos estudios tuvieron alto riesgo de sesgo para el ocultamiento de la asignación. Se encontraron pocas diferencias estadísticas en cuanto a los resultados evaluados entre los grupos de tratamiento y control, excepto el cambio en la ingesta energética total a los seis y 12 meses; diferencia de medias 304,86 kcal por día (intervalo de confianza del 95%: 5,62 a 604,10) y diferencia de medias 265,70 kcal por día (intervalo de confianza del 95%: 42,94 a 485,46), respectivamente. Sin embargo, estos hallazgos se basaron en el análisis de solo 58 niños en un solo estudio. Solo se incluyeron en estos análisis dos enfermedades crónicas, la fibrosis quística y la enfermedad maligna pediátrica. No se identificaron otros estudios que evaluaran la efectividad de la administración de suplementos de proteínas y calorías orales en niños con otras enfermedades crónicas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save