Regímenes de prevención y tratamiento para la erosión recurrente de la córnea (pérdida de la superficie epitelial corneal)

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?
El objetivo de esta revisión Cochrane fue encontrar el mejor tratamiento para las erosiones corneales recurrentes y si se pueden prevenir. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizan todos los estudios pertinentes para responder a esta pregunta y encontraron diez estudios.

Mensajes clave
El examen muestra que falta evidencia de buena calidad para orientar las decisiones de tratamiento de las erosiones corneales recurrentes. Esto constituye un vacío en la evidencia.

¿Qué se estudió en la revisión?
La córnea es la parte frontal clara del ojo. A veces la capa más externa de células de la córnea (epitelio) se rompe y esto puede provocar episodios repetidos de dolor o molestias oculares, sensibilidad a la luz, ojos llorosos y visión borrosa. Esto se conoce como erosión corneal recurrente (ECR). Estos síntomas pueden ser incapacitantes, y la ECR pueden hacer que el ojo sea más propenso a la infección. La ECR puede ocurrir después de una lesión ocular pero también es una consecuencia de afecciones oculares, como la distrofia corneal.

Se han propuesto varios tratamientos que se utilizan para la ECR. Las gotas oculares humedecen el ojo (lubricantes) o pueden contener antibióticos o corticoides. Pueden utilizarse lentes de contacto especiales, conocidas como lentes de contacto terapéuticas o de vendaje. Una sección o capa de la córnea puede ser retirada físicamente, lo que se conoce como desbridamiento cuando se retira el epitelio suelto, o queratectomía superficial cuando se retira el epitelio y otro material. Esto puede hacerse manualmente o usando un láser “excimer” (fototerapia). A veces la córnea se "pule" después con una herramienta llamada rebaba de diamante. Este material también puede ser eliminado usando alcohol (deslaminación alcohólica). Se pueden hacer pequeños agujeros de punción, llamados punciones estromales anteriores, en la córnea con el objetivo de estabilizar el epitelio. Esto también puede hacerse con un láser.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los investigadores Cochrane encontraron 10 estudios relevantes. Siete estudios fueron de Europa (Alemania, Suecia y el Reino Unido), dos de Asia Oriental (Hong Kong y Japón) y uno de Australia.

Dos estudios compararon lentes de contacto versus lubricante; los estudios individuales consideraron la queratectomía fototerapéutica versus la deslaminación con alcohol; la queratectomía superficial con rebaba de diamante (después del desbridamiento epitelial) comparada con el desbridamiento epitelial; dos técnicas diferentes de extracción de material con láser (ablación con láser excimer transepitelial versus subepitelial); lentes de contacto en comparación con la punción estromal anterior; desbridamiento epitelial en comparación con la punción estromal anterior; queratectomía fototerapéutica (después del desbridamiento epitelial) en comparación con el desbridamiento epitelial solo; y tetraciclina oral en comparación con la prednisolona tópica y el tratamiento estándar.

Tres estudios (incluidos dos de los estudios de tratamiento anteriores) compararon diferentes formas de prevenir el ECR (profilaxis). Dos estudios compararon la lubricación tópica con la ausencia de lubricación tópica; y un estudio comparó la pomada de antibiótico versus ninguna pomada de antibiótico.

En general, los estudios incluidos en esta revisión fueron demasiado pequeños para proporcionar resultados concluyentes. Se necesitan ensayos controlados aleatorizados de mejor calidad para guiar el tratamiento de la erosión recurrente de la córnea.

¿Cómo de actualizada está esta revisión?
Los investigadores Cochrane buscaron estudios publicados hasta diciembre de 2017.

Conclusiones de los autores: 

Se necesitan ensayos controlados aleatorizados enmascarados y bien diseñados que utilicen métodos estandarizados para establecer los beneficios de los regímenes profilácticos y de tratamiento nuevos y existentes para la erosión recurrente de la córnea. Los estudios incluidos en este examen han sido de tamaño y calidad insuficientes para proporcionar pruebas firmes que sirvan de base para la elaboración de guías de tratamiento. También se necesita el consenso internacional para que avancen los esfuerzos de investigación hacia la evaluación de los principales tratamientos efectivos para las erosiones recurrentes de la córnea.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La erosión recurrente de la córnea es una causa común de síntomas oculares incapacitantes y predispone a la infección de la córnea. Puede observarse luego de un traumatismo de la córnea. No se han establecido firmemente las medidas para prevenir la aparición de erosión recurrente de la córnea después del traumatismo de la misma. Una vez que se presenta la erosión recurrente de la córnea, el tratamiento médico común (tratamiento estándar) puede dar lugar a la resolución del episodio. Sin embargo, algunas personas siguen sufriendo cuando esa terapia fracasa y se producen episodios repetidos de erosión. En dichos casos, hay varias opciones de tratamiento y profilácticas disponibles, aunque no existe acuerdo en cuanto a la mejor opción. Esta versión de revisión es una actualización de la versión original publicada en 2007 y una actualización anterior publicada en 2012.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y los efectos adversos de los regímenes para la profilaxis de nuevos episodios de erosión corneal recurrente, el tratamiento de la erosión corneal recurrente y la profilaxis del desarrollo de la erosión corneal recurrente después de un traumatismo.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, que contiene el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión (Cochrane Eyes and Vision Trials Register); MEDLINE; Embase; LILACS; el registro ISRCTN; ClinicalTrials.gov; y la ICTRP. La fecha de la búsqueda fue el 14 de diciembre de 2017.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos aleatorios y cuasialeatorios que compararon un régimen profiláctico o de tratamiento con otra profilaxis/tratamiento o ninguna profilaxis/tratamiento para las personas con erosión recurrente de la córnea.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar previstos por Cochrane. Dos autores de la revisión, de forma independiente, examinaron los resultados de la búsqueda, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos mediante la herramienta Cochrane de evaluación del riesgo de sesgo. Se consideraron las siguientes medidas de resultado: resolución de los síntomas después del tratamiento; recurrencia después de la resolución completa o parcial; síntomas (dolor); efectos adversos (neblina corneal, astigmatismo). Calificamos la certeza de la evidencia usando GRADE para las tres comparaciones más relevantes clínicamente.

Resultados principales: 

Se incluyeron en la revisión ocho ensayos controlados aleatorizados y dos cuasialeatorizados, con 505 participantes. Siete estudios fueron de Europa (Alemania, Suecia y el Reino Unido), dos de Asia Oriental (Hong Kong y Japón) y uno de Australia. Nueve de los estudios examinaron los tratamientos para los episodios de erosiones corneales recurrentes y un estudio consideró la profilaxis para prevenir la aparición de erosiones corneales recurrentes después de una lesión. En dos de los nueve estudios de tratamiento también se incluyeron participantes en un estudio de profilaxis para prevenir nuevos episodios de erosiones corneales recurrentes. Los estudios se informaron de manera deficiente; se consideró que solo un estudio tenía un bajo riesgo de sesgo en todos los dominios.

Dos estudios compararon las lentes de contacto terapéuticas con la lubricación tópica, pero uno de estos estudios se publicó hace más de 30 años y utilizó una lente de contacto terapéutica que ya no es de uso habitual. El estudio más reciente fue un estudio de dos centros en el Reino Unido con 29 participantes. Proporcionó evidencia de baja certeza sobre la resolución de los síntomas después del tratamiento, con un número similar de participantes en ambos grupos que experimentaron resolución de los síntomas a los cuatro meses (cociente de riesgos (CR) 0,97; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,62 a 1,53). Hubo evidencia de muy baja certeza sobre la recurrencia después de la resolución parcial o total a los siete meses de seguimiento (RR 1,07; IC del 95%: 0,07 a 15,54). No hubo evidencia de una diferencia importante en la puntuación del dolor (puntuación de 3 en el grupo de lentes de contacto y puntuación de 2 en el grupo de lubricación tópica, evidencia de baja certeza) y no se informó de ningún efecto adverso. El estudio más antiguo, que utilizaba una lente de contacto que ya no era de uso habitual, encontró un mayor riesgo de dolor y complicaciones con la lente de contacto en comparación con las gotas de hipromelosa y la pomada de parafina por la noche.

Un estudio australiano de un solo centro, con 33 participantes, aportó evidencia de baja certeza de un mayor riesgo de recurrencia con la queratectomía fototerapéutica en comparación con la deslaminación del alcohol, pero con amplios intervalos de confianza, compatibles con el aumento o la disminución del riesgo (CR 1,27; IC del 95%: 0,48 a 3,37). El tiempo transcurrido hasta la reaparición fue similar en ambos grupos (6,5 y 6 meses, evidencia de certeza baja). De media, las personas que recibieron queratectomía fototerapéutica informaron de menos dolor, pero los intervalos de confianza no incluyeron ninguna diferencia ni un mayor dolor (diferencia de medias (DM) -0,70; IC del 95%: -2,23 a 0,83; evidencia de baja certeza). No se informaron efectos adversos.

Un estudio de 48 participantes realizado en Hong Kong determinó que las recurrencias eran menos frecuentes en las personas a las que se les había practicado una queratectomía superficial con rebaba de diamante después de un desbridamiento epitelial, en comparación con el tratamiento simulado con rebaba de diamante después de un desbridamiento epitelial (CR 0,07; IC del 95%: 0,01 a 0,50; evidencia de certeza moderada). El estudio no informó de puntuaciones de dolor, pero los efectos adversos como la neblina corneal (CR 0,92; IC del 95%: 0,06 a 13,87; evidencia de certeza baja) y el astigmatismo (0,88 versus 0,44 dioptrías, evidencia de certeza moderada) fueron similares entre los grupos.

Un estudio que comparó la ablación con láser excimer transepitelial versus subepitelial en 100 personas encontró evidencia de baja certeza de un pequeño aumento del riesgo de recurrencia de la erosión corneal al año de seguimiento en las personas a las que se les aplicó la técnica transepitelial en comparación con la subepitelial; sin embargo, los intervalos de confianza fueron amplios y compatibles con el aumento o la disminución del riesgo (CR 1,20; IC del 95%: 0,58 a 2,48; evidencia de baja certeza). No se informaron otros resultados.

Otras comparaciones de tratamientos incluidas en esta revisión solo fueron abordadas por estudios publicados hace dos décadas o más. Los resultados de estos estudios no fueron concluyentes: ablación con láser excimer (después del desbridamiento epitelial) versus ninguna ablación con láser excimer (después del desbridamiento epitelial), desbridamiento epitelial versus punción estromal anterior, punción estromal anterior versus lentes de contacto terapéuticas, oxitetraciclina oral y prednisolona tópica (además de 'terapia estándar') versus oxitetraciclina oral (además de la 'terapia estándar') versus 'terapia estándar'.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save