Reparación vaginal anterior para la incontinencia urinaria en las mujeres

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La reparación vaginal anterior es menos efectiva que la cirugía abdominal para la incontinencia urinaria, pero no existe información suficiente como para compararla con otros tratamientos.

La incontinencia urinaria es la incapacidad de prevenir la pérdida de orina. La incontinencia urinaria de esfuerzo es la pérdida de orina que se produce cuando una persona tose o realiza algún esfuerzo físico. Las causas pueden ser el daño a los músculos que sostienen la vejiga y las lesiones que se producen en los nervios durante el parto. Cuando los métodos no quirúrgicos, como ejercitar los músculos del suelo pelviano (la base del abdomen), no han funcionado, a veces se utiliza la cirugía para elevar y sostener la vejiga. Éste es el objetivo de la reparación vaginal anterior, que se realiza a través de la pared vaginal. La revisión de los ensayos encontró algunas pruebas de que la cirugía a través del abdomen puede ser mejor que la reparación vaginal. Sin embargo, no hubo suficiente información acerca de los efectos secundarios.

Conclusiones de los autores: 

No hubo datos suficientes como para permitir la comparación de la reparación vaginal anterior con la fisioterapia o la suspensión con agujas para la incontinencia urinaria de esfuerzo primaria en las mujeres. Según las tasas de curación subjetivas de ocho ensayos, la suspensión retropúbica abdominal abierta pareció ser mejor que la reparación vaginal anterior, incluso en las mujeres que tenían prolapso además de incontinencia de esfuerzo (seis ensayos). La necesidad de repetir la cirugía para la incontinencia también fue menor después de la operación abdominal. Sin embargo, no hubo suficiente información acerca de las complicaciones y la morbilidad postoperatorias.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La reparación vaginal anterior (colporrafia anterior) es una operación utilizada tradicionalmente para la incontinencia urinaria de esfuerzo, moderada o grave, en las mujeres. Cerca de un tercio de las mujeres adultas presenta incontinencia urinaria.

Objetivos: 

Determinar los efectos de la reparación vaginal anterior (colporrafia anterior) sobre la incontinencia urinaria en comparación con otras opciones de tratamiento.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (octubre de 2002) y en las listas de referencias de los artículos pertinentes. Fecha de las búsquedas más recientes: Octubre de 2002.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios o cuasialeatorios que incluyeran la reparación vaginal anterior para el tratamiento de la incontinencia urinaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos revisores independientemente extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos. Se estableció contacto con tres investigadores de los ensayos para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se identificaron nueve ensayos que incluyeron un total de 333 mujeres que se sometieron a una reparación vaginal anterior y 599 que recibieron intervenciones de comparación.

Un único ensayo pequeño proporcionó pruebas insuficientes para evaluar la reparación vaginal anterior en comparación con la fisioterapia. El rendimiento de la reparación vaginal anterior en comparación con la suspensión con agujas del cuello vesical pareció similar pero no pudieron descartarse con seguridad diferencias clínicamente importantes. Ningún ensayo comparó la reparación anterior con operaciones de cabestrillo suburetral o colposuspensiones laparoscópicas, ni las operaciones vaginales alternativas.

La reparación vaginal anterior fue menos efectiva que la suspensión retropúbica abdominal abierta, según las tasas de curación informadas por los pacientes en ocho ensayos, tanto a mediano plazo (tasa de fracaso de uno a cinco años después de la reparación anterior, 97/259 [38%] versus 57/327 [17%]; RR 2,29; IC del 95%: 1,7 a 3,08) como a largo plazo (después de cinco años, 49/128 [38%] versus 31/145 [21%]; RR 2,02; IC del 95%: 1,36 a 3,01). Hubo pruebas de tres de estos ensayos de que esta situación se reflejó en la necesidad de repetir en más oportunidades las operaciones para la incontinencia (25/107 [23%] versus 4/164 [2%]; RR 8,87; IC del 95%: 3,28 a 23,94). Estos resultados se mantuvieron independientemente de la coexistencia de prolapso (relajación pélvica). Aunque menos mujeres tuvieron un prolapso después de la reparación anterior (RR 0,24; IC del 95%: 0,12 a 0,47), la operación posterior de prolapso pareció ser igualmente frecuente después de la operación vaginal (3%) o abdominal (4%).

Con respecto al tipo de suspensión retropúbica abdominal abierta, la mayoría de los datos se relacionó con comparaciones de la reparación vaginal anterior con la colposuspensión de Burch. Los pocos datos que describieron la comparación entre la reparación anterior y el procedimiento de Marshall-Marchetti-Krantz fueron compatibles con la colposuspensión de Burch.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save