Injertos de piel para mejorar la curación de las úlceras de las piernas

Aproximadamente, el 1% de las personas en los países industrializados tiene una úlcera de pierna en algún momento, principalmente, ocasionada por un flujo sanguíneo deficiente desde las piernas hacia el corazón. Se han evaluado los injertos de piel, ya sea utilizando la propia piel del paciente, piel artificial o piel/células donantes, para ver si mejoran la curación de las úlceras. La revisión de los ensayos encontró evidencia de que la piel con tejido compuesto de dos capas aumenta las posibilidades de curación. No existe evidencia suficiente para recomendar cualquier otro tipo de injerto y se requiere investigación adicional.

Conclusiones de los autores: 

La piel artificial de dos capas, usada en conjunto con el vendaje de compresión, aumenta la curación de las úlceras venosas en comparación con un simple apósito más la compresión. Se necesitan investigaciones adicionales para evaluar si otras formas de injertos de piel aumentan la cicatrización de las úlceras.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La ulceración venosa de la pierna es una condición recurrente, crónica e incapacitante. Afecta a una de cada 100 personas en algún momento de sus vidas. Los tratamientos estándar son simples apósitos y vendas o medias de compresión. A veces, a pesar del tratamiento, las úlceras permanecen abiertas durante meses o años. Algunas veces, los injertos de piel se usan para estimular la cicatrización. Estos pueden ser tomados, o cultivados en un vendaje, de la propia piel no lesionada del paciente (autoinjertos), o aplicados como una lámina de piel bioingeniería cultivada a partir de células de donantes (aloinjertos). También se ha utilizado piel conservada de otros animales, como los cerdos (xenoinjertos).

Objetivos: 

Evaluar el efecto de los injertos de piel para tratar las úlceras venosas de la pierna.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta actualización, se modificaron las estrategias de búsqueda y se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda del 27 de julio de 2012); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 7); Ovid MEDLINE (2008 hasta julio, semana 3, 2012); Ovid MEDLINE (In-Process & Other Non-Indexed Citations, July 26, 2012); Ovid EMBASE (2008 hasta 2012, semana 29); y EBSCO CINAHL (2008 hasta el 26 de julio de 2012). No se aplicó ninguna restricción de fecha ni de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) de injertos de piel para el tratamiento de las úlceras venosas de la pierna.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron de forma independiente la extracción de datos y la evaluación de la calidad de los estudios.

Resultados principales: 

Para esta actualización de la revisión, se identificó un nuevo ensayo, con lo que el total de ensayos ascendió a 17 (1034 participantes), todos ellos con un riesgo de sesgo generalmente moderado o alto. En 12 ensayos, los participantes también recibieron vendas de compresión.

Once ensayos compararon un injerto con la atención estándar en la que no se utilizó ningún injerto. Dos de estos ensayos (102 participantes) compararon un apósito con un autoinjerto; tres ensayos (80 participantes) compararon aloinjertos congelados con apósitos, y dos ensayos (45 participantes) compararon aloinjertos frescos con apósitos. Dos ensayos (345 participantes) compararon la piel con tejido (piel artificial de dos capas) con un apósito. En dos ensayos (97 participantes), se comparó un reemplazo dérmico de una sola capa con la atención estándar.

Seis ensayos compararon técnicas alternativas de injertos de piel. En el primer ensayo (92 participantes) se compararon los autoinjertos con el aloinjerto congelado, en el segundo (51 participantes) se comparó un injerto de pellizco (autoinjerto) con la dermis porcina (xenoinjerto), y en el tercero (110 participantes) se compararon los queratinocitos y fibroblastos humanos en reposo de crecimiento con un placebo, el cuarto (10 participantes) comparó un autoinjerto realizado sobre almohadillas porcinas con un autoinjerto realizado sobre microesferas de gelatina porcina, el quinto ensayo (92 participantes) comparó un injerto mallado con un autoinjerto de queratinocitos cultivados, y el sexto ensayo (50 participantes) comparó un aloinjerto de queratinocitos congelados con un aloinjerto de queratinocitos liofilizados (liofilizados).

Se curan muchas más úlceras cuando se tratan con piel artificial de dos capas que con apósitos. No hubo evidencia suficiente de los demás ensayos para determinar si otros tipos de injertos de piel aumentaban la cicatrización de las úlceras venosas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save