Antibióticos para la prevención de complicaciones en niños con sarampión

El sarampión es una enfermedad infecciosa causada por un virus. Existe una vacuna efectiva que puede prevenir el sarampión; sin embargo, entre 30 y 40 millones de personas en todo el mundo siguen desarrollando el sarampión anualmente. Cada año el sarampión causa más de medio millón de muertes y se estima que es responsable de un 44% de los 1,7 millones de muertes prevenibles con vacunas en los niños. El sarampión se asocia con complicaciones como la neumonía, las infecciones del oído, las infecciones de la garganta, la diarrea y la conjuntivitis.

Actualmente, se recomienda la administración de dos dosis de vitamina A para prevenir estas complicaciones en los niños menores de dos años de edad. Otro método para prevenir las complicaciones posteriores al sarampión es administrar antibióticos a los niños. El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de los antibióticos administrados a los niños con sarampión para reducir la neumonía, otras morbilidades y la mortalidad. Esta revisión contiene los resultados de la búsqueda a partir de mayo de 2013 e incluye siete ensayos clínicos controlados (1263 niños), que mostraron que los niños con sarampión a los que se les administraron antibióticos tuvieron una menor incidencia de neumonía, infecciones de oído y amigdalitis. Sin embargo, no hubo beneficios en la conjuntivitis o la gastroenteritis. No se observaron efectos secundarios importantes atribuibles a la administración de los fármacos en estudio. Dado que muchos de los estudios se realizaron hace cinco décadas con una metodología deficiente utilizando antibióticos antiguos, es necesario realizar ensayos controlados aleatorizados con antibióticos más recientes.

Conclusiones de los autores: 

Los estudios examinados eran de mala calidad y utilizaban antibióticos más antiguos. Esta revisión indica que el uso de antibióticos para prevenir las complicaciones como la neumonía, la otitis media purulenta y la amigdalitis tiene un efecto beneficioso en los niños con sarampión. En base a esta revisión, no es posible recomendar guías definitivas sobre el tipo de antibiótico, la duración o el día de su iniciación. Se necesita más evidencia de ECA de alta calidad para responder a estas preguntas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El sarampión es la principal causa de muerte entre las enfermedades prevenibles por vacunación; se estima que es responsable del 44% de los 1,7 millones de muertes anuales de niños que se pueden prevenir por vacunación.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los antibióticos administrados a los niños con sarampión para prevenir las complicaciones y disminuir la neumonía, otras enfermedades y la mortalidad.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL 2013, número 4, MEDLINE (1966 hasta mayo, semana 4, 2013) y en EMBASE (1980 hasta mayo 2013).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que comparan los antibióticos con el placebo o ningún tratamiento, para prevenir las complicaciones en los niños con sarampión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos con 1263 niños. La calidad metodológica de la mayoría de los estudios era deficiente. Sólo dos estudios fueron ensayos aleatorizados y doble ciego. Hubo variación en los antibióticos utilizados, sus dosis, el calendario y la evaluación de los resultados. Los datos agrupados de los estudios indicaron que la incidencia de neumonía fue menor en el grupo con tratamiento comparado con el grupo control. Sin embargo, la diferencia no fue estadísticamente significativa. De los 654 niños que recibieron antibióticos, 27 (4,1%) desarrollaron neumonía; mientras que de los 609 niños del grupo de control, 59 (9,6%) desarrollaron neumonía (odds ratio (OR) 0,35; intervalo de confianza del 95% (0,12 a 1,01). El único ensayo que mostró un aumento de la tasa de neumonía con antibióticos se llevó a cabo en 1942 y comparó el sulfatiazol oral con el tratamiento sintomático. Si se eliminan los resultados de este ensayo del metanálisis, se produce una reducción estadísticamente significativa de la incidencia de neumonía en los niños que reciben antibióticos (OR 0,26; IC del 95%: 0,12 a 0,60). La incidencia de otras complicaciones fue significativamente menor en los niños que recibieron antibióticos: otitis media purulenta (OR 0,34; IC del 95%: 0,16 a 0,73) y amigdalitis (OR 0,08; IC del 95%: 0,01 a 0,72). No hubo diferencias en la incidencia de conjuntivitis (OR 0,39; IC del 95%: 0,15 a 1,0), diarrea (OR 0,53; IC del 95%: 0,23 a 1,22) o crup (OR 0,16; IC del 95%: 0,01 a 4,06). No se comunicaron efectos adversos importantes atribuibles a los antibióticos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save