Intervenciones para las varices y el edema de pierna en el embarazo

No hay suficientes pruebas sobre los tratamientos para las varices y el edema de las piernas en el embarazo.

Las varices, a veces llamadas varicosidades, se producen cuando una válvula en las paredes de los vasos sanguíneos se debilita y la sangre se estanca. Esto a su vez conduce a problemas de circulación en las venas y a edemas o hinchazones. La vena entonces se distiende, sus paredes se estiran y aflojan, permitiendo que la vena se hinche en un pequeño globo cerca de la superficie de la piel. Las venas de las piernas son las más afectadas, ya que trabajan en contra de la gravedad, pero la vulva (abertura vaginal) o el recto, lo que da lugar a las hemorroides (hemorroides), también pueden verse afectadas. El embarazo parece aumentar el riesgo de varices y éstas causan considerables dolores, calambres nocturnos, entumecimiento, hormigueo, las piernas pueden sentirse pesadas, doloridas y son bastante feas. Los tratamientos para las varices suelen dividirse en tres grupos principales: tratamientos farmacológicos, no farmacológicos y cirugía. La revisión identificó siete ensayos con 326 mujeres. Aunque había una evidencia de calidad moderada que sugería que el fármaco rutósido parecía ser eficaz para reducir los síntomas, el estudio era demasiado pequeño para poder afirmarlo con verdadera seguridad. Del mismo modo, para la reflexología y la inmersión en agua, no hubo datos suficientes para poder evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales, pero parecían prometedoras. Las medias de compresión no parecen tener ninguna ventaja. Se necesitan más estudios de investigación.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de calidad moderada que sugiere que los rutósidos parecen ayudar a aliviar los síntomas de las várices en la última etapa del embarazo. Sin embargo, este hallazgo se basa en un estudio (69 mujeres) y no hay suficientes datos presentados en el estudio para evaluar su seguridad en el embarazo. La reflexología o la inmersión en agua parecen ayudar a mejorar los síntomas de las mujeres con edema en las piernas, pero una vez más esto se basa en dos pequeños estudios (43 y 32 mujeres, respectivamente).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se supone que el embarazo es un factor que contribuye en gran medida al aumento de la incidencia de las venas varicosas en las mujeres, lo que a su vez puede provocar insuficiencia venosa y edema en las piernas. El síntoma más común de las venas varicosas y el edema es el dolor sustancial que se experimenta, así como calambres nocturnos, entumecimiento, hormigueo, las piernas pueden sentirse pesadas, doloridas y posiblemente antiestéticas. Los tratamientos para las varices suelen dividirse en tres grupos principales:cirugía, tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. Los tratamientos del edema de la pierna comprenden principalmente la reducción de los síntomas más que la curación y el uso de enfoques farmacológicos y no farmacológicos.

Objetivos: 

Evaluar cualquier forma de intervención utilizada para aliviar los síntomas asociados con las varices y el edema de las piernas en el embarazo.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de mayo de 2015) y en las listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios detratamientos para las varicosidades o el edema de pierna en el embarazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos (con 326 mujeres). Los ensayos fueron en gran medida poco claros en cuanto al sesgo de selección y de alto riesgo en cuanto al sesgo de rendimiento y detección.

Dos estudios eran controlados con placebo. En el primero se comparó un flebotónico (rutoside) con un placebo para la reducción de los síntomas de las venas varicosas; en el segundo estudio se evaluó la eficacia de la troxerutina en comparación con el placebo en 30 mujeres embarazadas en su segundo trimestre con varices vulvares sintomáticas e insuficiencia venosa en sus extremidades inferiores. Los datos de este estudio no estaban en formato utilizable, por lo que no se incluyeron en el análisis. Dos ensayos compararon las medias de compresión con el reposo en posición lateral izquierda o la reflexología con el reposo durante 15 minutos para la reducción del edema de la pierna. Un ensayo comparó la inmersión en agua de pie durante 20 minutos con sentarse en una silla con las piernas elevadas durante 20 minutos. A las mujeres que estaban en el agua se les permitía estar de pie o caminar sin desplazarse. Un ensayo comparó 20 minutos de masaje de pies diario durante cinco días consecutivos y el cuidado prenatal habitual versus el cuidado prenatal habitual. El ensayo final comparó tres grupos de tratamiento para tratar el edema de la pierna en el embarazo. El primer grupo fue asignado al reposo en cama supino lateral a temperatura ambiente, a las mujeres del segundo grupo se les pidió que se sentaran en una bañera de agua hasta la cintura a 32 ± 0,5 C con las piernas horizontales y el tercer grupo incluía a las mujeres que fueron asignadas al azar a sentarse sumergidas en agua hasta los hombros a 32 ± 0,5 C con las piernas extendidas hacia abajo. No se incluyó este estudio en el análisis, ya que los resultados informados en el documento no eran resultados preespecificados de esta revisión.

Se planeó utilizar los métodos GRADE para evaluar los resultados de dos comparaciones diferentes y asignar una calificación de calidad. Sin embargo, sólo se comunicaron y se pudieron evaluar dos de los tres resultados de una comparación. Las pruebas de un ensayo (rutoside versus placebo) para los resultados de la reducción de los síntomas y la incidencia de complicaciones asociadas con las várices y el edema se evaluaron como de calidad moderada.

Rutósido versus placebo

En un ensayo en el que participaron 69 mujeres, se informó de que el rutósido redujo significativamente los síntomas asociados con las várices (riesgo relativo (RR) 1,89; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,11 a 3,22; evidencia de calidad moderada). La incidencia de complicaciones (trombosis venosa profunda) no difirió significativamente entre los dos grupos (riesgo relativo (RR) 0,17; IC del 95%: 0,01 a 3,49; evidencia calidad moderada). No hubo diferencias significativas en la efectos secundarios (RR 1,30, IC del 95%: 0,23 a 7,28). La percepción del dolor de las mujeres no fue informada en este ensayo.

Compresión intermitente neumática externa versus reposo

Un ensayo, que incluyó 35 mujeres, no informó ninguna diferencia significativa en el volumen de la parte inferior de la pierna cuando se compararon las medias de compresión con el reposo (diferencia de medias (DM) -258,80; IC del 95%: -566,91 a 49,31).

Reflexología versus reposo

Otro ensayo, en el que participaron 55 mujeres, comparó la reflexología con el reposo. La reflexología redujo significativamente los síntomas asociados con el edema (reducción de los síntomas: (RR 9,09; IC del 95%: 1,41 a 58,54). El mismo estudio mostró una tendencia hacia la satisfacción y la aceptación de la intervención (RR 6,00; IC del 95%: 0,92 a 39,11).

Inmersión en agua versus elevación de la pierna

Hubo evidencia de un ensayo, en el que participaron 32 mujeres, para sugerir que la inmersión en el agua durante 20 minutos en una piscina reduce el volumen de las piernas (RR 0,43; IC del 95%: 0,22 a 0,83).

Masaje de pies versus atención habitual

Un ensayo, que incluyó 80 mujeres, no informó ninguna diferencia significativa en el volumen de la parte inferior de la pierna cuando se compararon el masaje de pies con la atención habitual (DM -0,11; IC del 95%: -1,02 a 0,80).

No se informó ninguno de los resultados primarios ni secundario en estos ensayos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save