Programas de terapia conductual grupal para el abandono del hábito de fumar

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La asistencia a programas de grupo de abandono del hábito de fumar ayuda a los fumadores a abandonar el hábito

Los programas grupales son más efectivos para ayudar a las personas a dejar de fumar que el aporte de materiales de autoayuda sin instrucción cara a cara o el apoyo grupal. Las probabilidades de abandonar son más del doble. No está claro si los grupos son mejores que la orientación individual u otro asesoramiento, pero son más efectivos que ningún tratamiento. No todos los fumadores que intentan abandonar desean asistir a reuniones de grupo, pero para los que lo desean, es probable que sean útiles.

Conclusiones de los autores: 

La terapia grupal es mejor que la autoayuda y otras intervenciones menos intensivas, para ayudar a las personas a que abandonen el hábito de fumar. No existen suficientes pruebas para evaluar si los grupos son más efectivos o más costo efectivos que el asesoramiento individual intensivo. No existen suficientes pruebas que apoyen la utilización de componentes sicológicos particulares en un programa, más allá del apoyo y el entrenamiento de habilidades que se incluyen habitualmente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La terapia grupal ofrece a los individuos la oportunidad de aprender técnicas conductuales para el abandono del hábito de fumar y a proporcionarse apoyo mutuo.

Objetivos: 

El objetivo fue determinar los efectos de los programas para el abandono del hábito de fumar realizados con un formato grupal, comparados con materiales de autoayuda o con ninguna intervención; comparar la efectividad de la terapia grupal y el asesoramiento individual; y determinar el efecto de agregar la terapia grupal al asesoramiento de un profesional de la salud o al reemplazo de nicotina. También se intentó determinar si los componentes específicos aumentaron la efectividad de la terapia grupal. Se intentó determinar la proporción de personas que aceptaron la oferta de terapia grupal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group), con búsquedas adicionales en PsycINFO y MEDLINE, incluyendo los términos behavior therapy, cognitive therapy, psychotherapy or group therapy, en enero 2005.

Criterios de selección: 

Se consideraron los ensayos aleatorios que compararon la terapia grupal con autoayuda, asesoramiento individual, otra intervención o ninguna intervención (incluida la atención habitual o un control de lista de espera). También se consideraron los ensayos que compararon más de un programa de grupo. Se incluyeron los ensayos con un mínimo de dos reuniones de grupos y con un seguimiento del estado del hábito de fumar de al menos seis meses después del comienzo del programa. Se excluyeron los ensayos en los que se proporcionó terapia grupal a los brazos de tratamiento activo y de placebo de los ensayos de farmacoterapias, a menos que tuvieran un diseño factorial.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron por duplicado los datos de los participantes, las intervenciones proporcionadas a los grupos y a los controles, incluidos la duración, la intensidad y los componentes principales del programa, las medidas de resultado, el método de asignación al azar y la compleción del seguimiento.
La medida de resultado principal fue la abstinencia de fumar después de al menos seis meses de seguimiento en los pacientes que fumaban al inicio del estudio. Se utilizó la definición más rigurosa de abstinencia para cada ensayo y, de estar disponibles, las tasas validadas bioquímicamente. Los sujetos que se perdieron durante el seguimiento se analizaron como fumadores que continuaron. De ser posible se realizó un metanálisis mediante un modelo de efectos fijos (Mantel-Haenszel).

Resultados principales: 

Cincuenta y cinco ensayos cumplieron los criterios de inclusión para una o más de las comparaciones de la revisión. Dieciséis estudios compararon un programa de grupo con un programa de autoayuda. Cuando se utilizó un programa grupal hubo un aumento de los abandonos (N = 4395; odds-ratio [OR] 2,04; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,60 a 2,60). Los programas grupales fueron más efectivos que los controles ninguna intervención (siete ensayos; N = 815; OR 2,17; IC del 95%: 1,37 a 3,45). No hubo pruebas de que la terapia grupal fuera más efectiva que el asesoramiento individual de intensidad similar. Hubo pruebas limitadas de que agregar la terapia grupal a otras formas de tratamiento, como el asesoramiento de un profesional de la salud o el reemplazo de nicotina, produzca un beneficio adicional. Hubo variación en el grado en el que las personas a las que se les ofreció la terapia de grupo aceptaron el tratamiento. Hubo pruebas limitadas de que los programas con componentes para aumentar las habilidades cognitivas y conductuales y evitar la recaída fueran más efectivos que los programas de similar o menor duración sin estos componentes. Este análisis fue sensible a la inclusión de un estudio con múltiples condiciones. No se encontró que la manipulación de las interacciones sociales entre los participantes en un programa grupal influyera sobre el resultado.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save