El papel de los corticoesteroides inhalados (ICS) en el manejo de la bronquiectasia

Antecedentes

La bronquiectasia es una enfermedad pulmonar. Las personas con bronquiectasia suelen experimentar síntomas a largo plazo, como tos productiva o húmeda, brotes repetidos (exacerbaciones) y mala calidad de vida. Las personas con bronquiectasias tienen inflamación de las vías respiratorias y muchas tienen síntomas parecidos al asma (como tos y sibilancias). Debido a esto, los corticoesteroides inhalados (CSI), comúnmente usados en el asma, también podrían mejorar los síntomas, reducir los brotes y/o reducir el empeoramiento de la función pulmonar en personas con bronquiectasia. Sin embargo, el uso rutinario de los CSI también puede causar efectos secundarios no deseados.

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los beneficios de usar el CSI regularmente en el manejo de adultos y niños con bronquiectasia?

Características de los estudios

Se incluyeron estudios que compararon los CSI con ningún CSI, o con un placebo (es decir, una medicación hecha para que se vea igual a los CSI pero sin ingredientes activos). Sólo se incluyeron estudios en los que se decidió al azar quién recibiría el CSI y quién no. Los participantes incluidos en los siete estudios fueron 380 adultos a los que se les diagnosticó bronquiectasia por los síntomas o por una detallada exploración pulmonar (tomografía computarizada (TC)). No se incluyeron estudios que involucraran a participantes con fibrosis quística, que también puede causar bronquiectasias. Aunque se planeó incluir estudios que involucraran a niños con bronquiectasia, no se encontraron tales estudios.

¿Qué evidencia se encontró?

A partir de la evidencia disponible hasta junio de 2017, se encontraron siete estudios elegibles con participantes adultos que examinaron el papel de los CSI en la bronquiectasia. Los adultos tenían bronquiectasias estables, no tenían un brote al comienzo del estudio.

Se pudo incluir los resultados de dos estudios que dieron CSI por menos de seis meses a adultos con bronquiectasias estables. Los CSI no marcaron una diferencia en la función pulmonar, el número de exacerbaciones durante el estudio o la calidad de vida. En otro estudio, que también dio CSI por menos de seis meses, se encontró una pequeña reducción en el esputo (flema) y una mejora en la falta de aire. Sin embargo, como estos resultados fueron de un estudio que no utilizó un placebo no se pudo tener seguridad de ellos.

El único estudio sobre el uso a largo plazo de los CSI (es decir, durante más de 6 meses) no mostró ningún beneficio significativo de los CSI para ninguno de los resultados.

No hubo estudios realizados cuando los participantes tenían un brote de su bronquiectasia. Tampoco hubo estudios que involucraran a niños con bronquiectasia. Es importante señalar que no se sabe si los CSI están vinculados a más efectos secundarios no deseados, porque los estudios no proporcionaron mucha información al respecto.

Conclusión

La revisión encontró que no hay suficiente evidencia para el uso rutinario de los CSI en adultos con bronquiectasias estables. No es posible sacar conclusiones sobre el uso de los CSI para los brotes de bronquiectasia, o sobre su uso en niños, porque no se encontró ningún estudio.

Calidad de la evidencia

En general, la calidad de la evidencia se consideró baja. Hubo preocupación porque el estudio más grande, que mostró algunos beneficios, no usó un placebo. Esto significa que los participantes y el personal del estudio habrían sabido quiénes recibían CSI y quiénes no, lo que podría afectar los resultados. Además, la confianza en los resultados disminuyó porque sólo se encontró un pequeño número de estudios para incluir en la revisión y algunos de los estudios pueden haber incluido a personas con otro tipo de enfermedades pulmonares, además de la bronquiectasia.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión actualizada indica que no hay evidencia suficiente para apoyar el uso rutinario de los CSI en adultos con bronquiectasias en estado estable. Además, no se puede sacar ninguna conclusión sobre el uso de los CSI en adultos durante una exacerbación aguda o en niños (para cualquier estado), ya que no se han realizado estudios al respecto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La bronquiectasia se está diagnosticando cada vez más y se reconoce como un importante factor que contribuye a la enfermedad pulmonar crónica tanto en adultos como en niños en países de altos y bajos ingresos. Se caracteriza por la dilatación irreversible de las vías respiratorias y se asocia generalmente con la inflamación de las vías respiratorias y la infección bacteriana crónica. El control médico tiene como objetivo principal reducir la morbilidad mediante el control de los síntomas, reducir la frecuencia de las exacerbaciones, mejorar la calidad de vida y prevenir la progresión de la bronquiectasia. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en el año 2000.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los corticoesteroides inhalados (CSI) en niños y adultos con bronquiectasia en estado estable, específicamente para evaluar si el uso de CSI: 1) reduce la gravedad y la frecuencia de las exacerbaciones respiratorias agudas; o 2) afecta al declive de la función pulmonar a largo plazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Register of Controlled Trials, CENTRAL), en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group Register of trials), en las bases de datos MEDLINE y Embase. La última búsqueda de literatura se realizó en junio de 2017.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que comparan los CSI con un placebo o ninguna medicación. Se incluyeron los niños y adultos con evidencia clínica o radiográfica de bronquiectasias, pero fueron excluidos los pacientes con fibrosis quística (FQ).

Obtención y análisis de los datos: 

Se revisaron los resultados de la búsqueda según criterios predeterminados para la inclusión. En esta actualización, dos revisores independientes evaluaron la calidad metodológica y el riesgo de sesgo en los ensayos utilizando criterios establecidos y extrajeron los datos mediante un formulario estándar. Se analizó el tratamiento como "tratamiento recibido" y se realizó análisis de sensibilidad.

Resultados principales: 

La revisión incluyó siete estudios, con 380 adultos. De 380 participantes asignados al azar, 348 completaron los ensayos.

Debido a las diferencias en los resultados informados entre los siete estudios, sólo se pudo realizar un metanálisis limitado tanto para el uso de CSI a corto plazo (6 meses o menos) como para el uso de CSI a más largo plazo (> 6 meses).

Durante el estado estable en el grupo de corto plazo (CSI durante seis meses o menos), según los dos estudios de los que se pudieron incluir datos, no hubo diferencias significativas con respecto a los valores iniciales del volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1) al final del estudio (diferencia de medias (DM) -0,09; intervalo de confianza (IC) del 95%: -0,26 a 0,09) y la capacidad vital forzada (CVF) (DM 0,01 L, IC del 95%: -0,16 a 0,17) en adultos con CSI (en comparación con ningún CSI). De manera similar, no se encontró ninguna diferencia significativa en la frecuencia promedio de exacerbación (DM 0,09; IC del 95%: -0,61 a 0,79) o en las puntuaciones totales de la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) en adultos con CSI en comparación con adultos sin CSI, aunque los datos disponibles eran limitados. En base a un único estudio no controlado con placebo del que no se pudo extraer datos clínicos, hubo una mejora marginal, aunque estadísticamente significativa, en el volumen de esputo y las puntuaciones de disnea con CSI.

El único estudio sobre los resultados a largo plazo (más de 6 meses) que examinó la función pulmonar y otros resultados clínicos, no mostró ningún efecto significativo de los CSI en ninguno de los resultados. No se pudo sacar ninguna conclusión sobre los efectos adversos debido a los limitados datos disponibles.

A pesar de que los autores de los siete estudios declararon que eran doble ciego, juzgamos que un estudio (CSI de corta duración) tenía un alto riesgo de sesgo basado en el cegamiento, el desgaste y la notificación de los resultados. La calidad de la evidencia según GRADE fue baja para todos los resultados (debido al ensayo no controlado por placebo, a comparaciones indirectas y a la imprecisión con un número reducido de participantes y estudios).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save