Estreptoquinasa intraventricular después de la hemorragia intraventricular en recién nacidos

No existen pruebas de beneficio con la administración de estreptoquinasa en recién nacidos después de la hemorragia cerebral.

El sangrado (hemorragia) en los ventrículos del cerebro es una grave complicación del parto prematuro y las hemorragias grandes a menudo llevan al hidrocéfalo, el proceso por el cual se acumula líquido bajo presión dentro del cerebro, aumentando el tamaño de la cabeza excesivamente y dañando el tejido cerebral. La inserción de una válvula y sistema de drenaje (derivación ventriculoperitoneal) implica muchos problemas en este grupo de pacientes y se necesitan alternativas a este tratamiento. Un enfoque posible es tratar de disolver los coágulos sanguíneos que bloquean inicialmente la reabsorción del líquido en el cerebro. La estreptoquinasa es un agente "que desintegra coágulos" usado con éxito para desobstruir las arterias coronarias. La revisión no encontró pruebas convincentes de que la inyección intraventricular de estreptoquinasa a neonatos con hemorragia intraventricular grande o con un aumento del volumen ventricular posthemorrágico reduce la necesidad de anastomosis ventriculoperitoneal o mejora el resultado.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento fibrinolítico intraventricular con estreptoquinasa, administrado cuando se establece una dilatación ventricular posthemorrágica, no se puede recomendar en los recién nacidos que presentaron una Hiv. Parece apropiado un enfoque conservador con drenaje de LCR, aplicado sólo cuando existe un aumento sintomático de la presión intracraneal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hidrocefalia posterior a la hemorragia intraventricular (Hiv) todavía es una de las complicaciones más graves del nacimiento prematuro. La intervención quirúrgica de anastomosis ventriculoperitoneal no se puede realizar de forma precoz y la dependencia permanente de una anastomosis se asocia con varias complicaciones graves. La estreptoquinasa podría ser útil en el tratamiento del hidrocéfalo poshemorrágico. Esta forma de tratamiento se basa en la hipótesis de que los coágulos sanguíneos múltiples en el líquido cefalorraquídeo (LCR) son la causa inicial de la dilatación ventricular y la lisis poshemorrágica de los coágulos podría reanudar las vías de circulación y reabsorción del LCR.

Objetivos: 

Determinar el efecto de la estreptoquinasa intraventricular después de la hemorragia intraventricular en el riesgo de la dependencia de derivación permanente, la discapacidad del desarrollo nervioso o la muerte en recién nacidos en riesgo de, con hidrocéfalo poshemorrágico (HPH).

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas manuales en revistas médicas pediátricas, neuroquirúrgicas y generales desde 1976 hasta octubre de 2000, así como en la base de datos de MEDLINE (vía PubMed) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, The Cochrane Library) hasta abril de 2007. Se utilizaron contactos personales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que evaluaran el uso de la inyección de la estreptoquinasa en el LCR en neonatos con o en riesgo de hidrocéfalo poshemorrágico.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron los detalles de la selección de los pacientes, la asignación de los pacientes y las intervenciones. Las variables estudiadas fueron: derivación ventriculoperitoneal, muerte, meningitis y hemorragia secundaria.

Resultados principales

Se identificaron dos ensayos aleatorios que evaluaron la estreptoquinasa intraventricular en lactantes con dilatación ventricular poshemorrágica. Cuando la estreptoquinasa intraventricular se comparó con el tratamiento conservador de dilatación ventricular poshemorrágica, el número de muertes y recién nacidos con dependencia de la derivación fueron similares en ambos grupos.

No existe información disponible sobre el efecto de la estreptoquinasa intraventricular sobre la discapacidad. Si bien preocupan la meningitis y la hemorragia intraventricular secundaria, los números son insuficientes para cuantificar los riesgos.

Conclusiones de los autores

El tratamiento fibrinolítico intraventricular con estreptoquinasa, administrado cuando se establece una dilatación ventricular posthemorrágica, no se puede recomendar en los recién nacidos que presentaron una Hiv. Parece apropiado un enfoque conservador con drenaje de LCR, aplicado sólo cuando existe un aumento sintomático de la presión intracraneal.

Esta revisión debería citarse como:Whitelaw A, Odd DELa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron dos ensayos aleatorios que evaluaron la estreptoquinasa intraventricular en lactantes con dilatación ventricular poshemorrágica. Cuando la estreptoquinasa intraventricular se comparó con el tratamiento conservador de dilatación ventricular poshemorrágica, el número de muertes y recién nacidos con dependencia de la derivación fueron similares en ambos grupos.

No existe información disponible sobre el efecto de la estreptoquinasa intraventricular sobre la discapacidad. Si bien preocupan la meningitis y la hemorragia intraventricular secundaria, los números son insuficientes para cuantificar los riesgos.

Tools
Information
Share/Save