El interferón alfa mejora la bioquímica hepática y la depuración viral en la hepatitis C aguda adquirida por transfusión

La hepatitis C aguda rara vez se diagnostica porque en la mayoría de los casos es asintomática. El tratamiento de los pacientes con hepatitis C crónica con interferón puede lograr la depuración viral y mejorar la bioquímica e histología del hígado. En esta revisión, el tratamiento con interferón alfa en la etapa aguda de la infección por hepatitis C adquirida por transfusión mejoró la bioquímica hepática y mejoró la depuración viral en comparación con la historia natural de la enfermedad. Sin embargo, no fue posible determinar el efecto del interferón sobre los resultados clínicos debido a la falta de datos. Debido al efecto del tratamiento sobre los resultados bioquímicos y virológicos, se recomienda el tratamiento de la hepatitis C aguda con al menos interferón alfa a una dosis de 3000 000 de unidades tres veces por semana durante tres meses. Los ensayos futuros se deberían centrar en la eficacia del tratamiento combinado con ribavirina e interferones pegilados, que han demostrado ser superiores al interferón alfa en la hepatitis C crónica.

Conclusiones de los autores: 

El interferón alfa es eficaz para mejorar los resultados bioquímicos y lograr una depuración virológica sostenida en los pacientes con hepatitis C aguda adquirida por transfusión. El efecto sobre los resultados clínicos a largo plazo no se pudieron evaluar debido a las limitaciones de los datos actuales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hepatitis aguda por el virus C (HCV) progresa a la cronicidad en la mayoría de los pacientes. Varios estudios han evaluado el uso de interferón en los pacientes con hepatitis C aguda para prevenir la progresión de la enfermedad a la cronicidad.

Objetivos: 

El propósito de esta revisión fue evaluar la eficacia del interferón en la infección aguda por el HCV.

Métodos de búsqueda: 

Se buscó en MEDLINE, en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register), y los resúmenes de la American Association for the Study of Liver Diseases (junio de 2001). También se estableció contacto con las compañías farmacéuticas para obtener ensayos no publicados.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos clínicos aleatorizados que compararon el interferón con placebo o con ningún tratamiento, y que fueron publicados en forma de artículo, resumen o carta. No hubo restricciones de idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se analizaron las siguientes variables de evaluación: normalización de la actividad de la alanina aminotransferasa (ALT) al final del tratamiento (RFT bioquímica); normalización sostenida de la ALT al final del seguimiento (RS bioquímica); desaparición del ARN del HCV en suero mediante el ensayo de reacción en cadena de la polimerasa al final del tratamiento (RFT virológica) y al final del seguimiento (RS virológica). También se registraron los datos histológicos y los eventos adversos. Para evaluar la eficacia del fármaco se utilizó el método de Peto y el de Der Simonian y Laird.

Resultados principales: 

Seis ensayos aleatorizados con 206 pacientes con hepatitis C aguda cumplieron los criterios de inclusión. Se incluyeron cuatro ensayos que evaluaron el interferón alfa 2b en 141 pacientes, todos con hepatitis C aguda adquirida por transfusión. No se demostró heterogeneidad significativa en los resultados evaluados. Cuando se comparó con el grupo que recibió ningún tratamiento, el uso del interferón alfa 2b se asoció con un incremento en las tasas de RFT y RS virológica del 45% (IC del 95%: 31% a 59%, p < 0,00001) y 29% (IC del 95%: 14% a 44%, p = 0,0002), respectivamente. La RFT virológica fue del 42% (IC del 95%: 30 a 56%) en el grupo de interferón alfa-2b contra el 4% (IC del 95%: 0 a 13%, p < 0,00001) en el grupo control. Al final del seguimiento, se observó un RS virológica en el 32% (IC del 95%: 21 a 46%) de los pacientes tratados con interferón frente a sólo el 4% (IC del 95%: 0 a 13%, p = 0,00007) de los controles. El interferón también mejoró la bioquímica del hígado en un grado similar. No se informó la tolerancia al tratamiento ni el impacto del interferón alfa 2b sobre la histología hepática. Dos ensayos evaluaron el interferón beta en un total de 65 pacientes. Sin embargo, la eficacia de este fármaco no se pudo evaluar debido a la heterogeneidad de estos ensayos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save