Administración de suplementos de vitaminas antioxidantes y minerales para retardar la progresión de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?
El objetivo de esta revisión Cochrane fue averiguar si la administración de suplementos de vitaminas y minerales antioxidantes retarda la progresión de la DMAE y previene la pérdida de la visión. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios pertinentes para responder esta pregunta y encontraron 19 estudios.

Mensajes clave
Tomar un suplemento multivitamínico antioxidante puede retrasar la progresión de la DMAE. La mayoría de los efectos beneficiosos se verán en los pacientes que tienen una mayor probabilidad de progresión. Aunque en general se considera que la administración de suplementos vitamínicos es segura, los estudios incluidos en esta revisión no proporcionaron evidencia adecuada en cuanto a la seguridad, ya que en general fueron demasiado pequeños.

¿Qué se estudió en la revisión?
La DMAE es una afección del área central (mácula) de la parte posterior del ojo (retina). La mácula se degenera con la edad. En algunos pacientes este deterioro ocurre más rápidamente y se asocia con una apariencia particular en la parte posterior del ojo. En su etapa más temprana (DMAE temprana), un profesional sanitario ocular puede observar manchas amarillas (drusas) por debajo de la retina al examinar el ojo. El paciente afectado probablemente no será consciente de que tiene un problema. A medida que la DMAE progresa, puede dar lugar a la pérdida de las células de la parte posterior del ojo, que son necesarias para la visión. Este hecho se conoce como atrofia geográfica. En ocasiones, nuevos vasos sanguíneos (dañinos) crecen en la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos pueden sangrar y causar cicatrices. A lo anterior se le conoce como DMAE neovascular o húmeda. Cualquier daño a la mácula puede afectar a la visión, particularmente la visión central. La DMAE neovascular y la atrofia geográfica se conocen como DMAE tardía.

Es posible que las vitaminas antioxidantes ayuden a proteger la mácula contra este deterioro y contra la pérdida de visión. La vitamina C y E, el betacaroteno, la luteína, la zeaxantina y el zinc son ejemplos de vitaminas antioxidantes que se encuentran de manera habitual en los suplementos vitamínicos.

Los investigadores Cochrane solo examinaron los efectos de estos suplementos en pacientes con DMAE. Hay otra revisión Cochrane sobre los efectos de estos suplementos en pacientes que no tienen DMAE.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los investigadores Cochrane encontraron 19 estudios relevantes. Diez estudios fueron en Europa, seis en EE.UU., dos en China y uno en Australia. Estos estudios compararon los administración de suplementos multivitamínicos, zinc, vitamina E y luteína y zeaxantina con placebo.

-Tomar vitaminas antioxidantes más zinc probablemente retarda la progresión a la DMAE tardía y la pérdida de visión (evidencia de certeza moderada). Esto puede dar lugar a una pequeña mejora de la calidad de vida (evidencia de certeza baja).
-Tomar uteína sola (o combinada con zeaxantina) puede tener poco o ningún efecto en la progresión hacia la DMAE tardía y la pérdida de visión (evidencia de certeza baja).
-Tomar vitamina E sola puede tener poco o ningún efecto en la progresión hacia la DMAE tardía y la pérdida de visión (evidencia de certeza baja).

Aunque en general se considera que los suplementos vitamínicos son seguros, los estudios incluidos en esta revisión no proporcionaron evidencia adecuada en cuanto a la seguridad, ya que en general fueron demasiado pequeños y los efectos adversos no se informaron de manera consistente.

¿Cuán actualizada está esta revisión?
Los investigadores Cochrane buscaron estudios publicados hasta el 29 de marzo de 2017.

Conclusiones de los autores: 

Los pacientes con DMAE pueden experimentar un cierto retraso en la progresión de la enfermedad con la administración de suplementos multivitamínicos antioxidantes de vitaminas y minerales. Este hallazgo proviene de un ensayo grande realizado en una población estadounidense relativamente bien alimentada. No se conoce la generalización de estos hallazgos a otras poblaciones. Aunque generalmente se consideran seguros, la administración de suplementos vitamínicos puede tener efectos perjudiciales. Se necesita una revisión sistemática de la evidencia sobre los efectos perjudiciales de la administración de suplementos vitamínicos. Los suplementos que contienen luteína y zeaxantina se comercializan mucho para los pacientes con degeneración macular asociada a la edad, pero la presente revisión muestra que pueden tener poco o ningún efecto sobre la progresión de la DMAE.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha propuesto que los antioxidantes pueden prevenir el daño celular en la retina al reaccionar con los radicales libres producidos en el proceso de absorción de la luz. Los niveles dietéticos más altos de vitaminas y minerales antioxidantes pueden reducir el riesgo de progresión de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de la administración de suplementos de vitaminas antioxidantes o minerales en la progresión de la DMAE en pacientes con DMAE.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (2017, Número 2), MEDLINE Ovid (1946 a marzo 2017), Embase Ovid (1947 a marzo 2017), AMED (1985 a marzo 2017), OpenGrey (System for Information on Grey Literature in Europe), el registro ISRCTN (www.isrctn.com/editAdvancedSearch), ClinicalTrials.gov (www.clinicaltrials.gov) y la International Clinical Trials Registry Platform de la OMS (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en). No se aplicaron restricciones de fecha o de idioma en las búsquedas electrónicas de ensayos. Se buscó por última vez en las bases de datos electrónicas el 29 de marzo 2017.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararon la administración de suplementos de vitaminas antioxidantes o minerales (solos o en combinación) con placebo o ninguna intervención, en pacientes con DMAE.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos y extrajeron los datos. Un autor introdujo los datos en RevMan 5; el otro autor verificó la entrada de datos. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 19 estudios realizados en los EE.UU., Europa, China y Australia. Se consideró que los ensayos que proporcionaron datos a la revisión tuvieron riesgo de sesgo bajo o incierto.

Nueve estudios compararon las multivitaminas con placebo (siete estudios) o ningún tratamiento (dos estudios) en pacientes con DMAE temprana y moderada. La duración de la administración de suplementos y el seguimiento varió entre nueve meses y seis años; un ensayo hizo un seguimiento de más de dos años. La mayoría de la evidencia proviene del Age-Related Eye Disease Study (AREDS) de los EE.UU. Los pacientes que tomaron vitaminas antioxidantes tuvieron menos probabilidades de progresar a una DMA tardía (odds ratio [OR] 0,72; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,58 a 0,90; 2445 participantes; tres ECA; evidencia de certeza moderada). En los pacientes con signos muy tempranos de DMAE y un riesgo bajo de progresión, lo anterior significaría que habría aproximadamente cuatro casos menos de progresión a DMAE tardía por cada 1000 pacientes que toman vitaminas (uno a seis casos menos). En los pacientes con alto riesgo de progresión (es decir, los pacientes con DMAE moderada) se correspondería a aproximadamente ocho casos menos de progresión por cada 100 pacientes que toman vitaminas (tres menos a 13 menos). En un estudio de 1206 pacientes, hubo un menor riesgo de progresión de la DMAE neovascular (OR 0,62; IC del 95%: 0,47 a 0,82; evidencia de certeza moderada) y de la atrofia geográfica (OR 0,75; IC del 95%: 0,51 a 1,10; evidencia de certeza moderada) y un menor riesgo de pérdida de tres o más líneas de agudeza visual (OR 0,77; IC del 95%: 0,62 a 0,96; 1791 participantes; evidencia de certeza moderada). Evidencia de certeza baja de un estudio de 110 pacientes indicó mayores puntuaciones de calidad de vida (National Eye Institute Visual Function Questionnaire) en los pacientes tratados en comparación con los no tratados después de 24 meses (diferencia de medias [DM] 12,30; IC del 95%: 4,24 a 20,36).

Seis estudios compararon la luteína (con o sin zeaxantina) con placebo. La duración de la administración de suplementos y el seguimiento varió entre seis meses y cinco años. La mayoría de la evidencia procede del estudio AREDS2 en los EE.UU. Los pacientes que toman luteína o zeaxantina pueden tener un riesgo similar o una reducción ligera del riesgo de progresión a DMAE tardía (RR 0,94, IC del 95%: 0,87 a 1,01; 6891 ojos; evidencia de certeza baja), DMAE neovascular (RR 0,92, IC del 95%: 0,84 a 1,02; 6891 ojos; evidencia de certeza baja), y atrofia geográfica (RR 0,92, IC del 95%: 0,80 a 1,05; 6891 ojos; evidencia de certeza baja). Se observó un riesgo similar de progresión a la pérdida visual de 15 o más letras en los grupos de luteína y control (RR 0,98, IC del 95%: 0,91 a 1,05; 6.656 ojos; evidencia de certeza baja). La calidad de vida (medida con el Visual Function Questionnaire) fue similar entre los grupos de un estudio de 108 participantes (DM 1,48, 95% -5,53 a 8,49, evidencia de certeza moderada).

Un estudio realizado en Australia comparó la vitamina E con placebo. Este estudio asignó al azar a 1204 pacientes a vitamina E o a placebo, y se les dio seguimiento durante cuatro años. Los participantes provenían de la población general; el 19% tenía DMAE. El número de eventos tardíos de DMA fue bajo (n = 7) y la estimación del efecto fue poco clara (RR 1,36, IC del 95%: 0,31 a 6,05, evidencia certeza muy baja). No hubo datos sobre la DMAE neovascular o la atrofia geográfica. No hubo evidencia de efecto del tratamiento sobre la pérdida de visión (RR 1,04; IC del 95%: 0,74 a 1,47; evidencia de certeza baja). No hubo datos sobre la calidad de vida.

Cinco estudios compararon el zinc con placebo. La duración de la administración de suplementos y el seguimiento varió entre seis meses y siete años. Los pacientes que toman suplementos de zinc pueden tener menos probabilidades de progresar a una DMAE tardía (OR 0,83; IC del 95%: 0,70 a 0,98; 3790 participantes; tres ECA; evidencia de certeza baja), DMAE neovascular (OR 0,76; IC del 95%: 0,62 a 0.93; 2442 participantes; un ECA; evidencia de certeza moderada), atrofia geográfica (OR 0,84; IC del 95%: 0,64 a 1,10; 2442 participantes; un ECA; evidencia de certeza moderada), o pérdida visual (OR 0,87; IC del 95%: 0,75 a 1,00; 3791 participantes; dos ECA; evidencia de certeza moderada). No se informaron datos sobre la calidad de vida.

Hubo evidencia disponible de certeza muy baja sobre los efectos adversos porque los estudios incluidos no tuvieron suficiente poder estadístico y los efectos adversos nos e informaron de manera consistente.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save