Vitamina K antes del parto prematuro para prevenir la hemorragia periventricular neonatal

La vitamina K que se administra a las mujeres antes del parto muy prematuro no disminuye el riesgo de hemorragia cerebral y de lesiones neurológicas asociadas en los recién nacidos muy prematuros.

Los niños que nacen muy temprano (antes de las 34 semanas) tienen riesgo de sufrir una hemorragia cerebral (hemorragia periventricular). Dicha hemorragia puede ser una causa de daño cerebral que puede dar lugar a discapacidades neurológicas, que incluyen la parálisis cerebral. Los niños prematuros tienen una reducción en los niveles de factores de la coagulación, algunos de los cuales requieren vitamina K para su activación. Por lo tanto, la vitamina K puede ayudar a que la sangre se coagule en los recién nacidos prematuros y así disminuir el riesgo de hemorragia. La revisión de los ensayos no encontró que la vitamina K, administrada como inyección a las mujeres inmediatamente antes de un parto muy prematuro, disminuyera el riesgo de hemorragia periventricular en sus recién nacidos. Hubo muy pocos datos sobre los niños al seguimiento para evaluar los efectos de la vitamina K administrada inmediatamente antes del parto muy prematuro sobre el desarrollo del niño. Se incluyeron ocho ensayos, pero solo siete contribuyeron con datos a los resultados. En estos siete ensayos participaron 843 mujeres. Los ensayos fueron de calidad variable y solo dos ensayos utilizaron placebo.

En cuatro ensayos que no utilizaron placebo, más mujeres tratadas con vitamina K también recibieron corticoesteroides antes de dar a luz en comparación con las que no recibieron vitamina K. Se conoce que los corticoesteroides prenatales reducen la tasa de hemorragia. Las mujeres que recibieron vitamina K también tuvieron más probabilidades de recibir tratamiento con fenobarbital en un ensayo.

Las mujeres a las que se les administró vitamina K informaron erupción en dos ensayos.

Conclusiones de los autores: 

No se ha demostrado que la vitamina K administrada a las mujeres antes de un parto muy prematuro prevenga de manera significativa la HPV en los niños prematuros o mejore los resultados del desarrollo neurológico en la infancia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los recién nacidos tienen riesgo de sufrir una hemorragia periventricular (HPV). Dicha hemorragia puede ser un signo de daño cerebral que puede dar lugar a anomalías en el desarrollo neurológico, que incluye la parálisis cerebral. Se ha indicado que la vitamina K podría mejorar la coagulación en los recién nacidos prematuros y, por lo tanto, disminuir el riesgo de HPV.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la vitamina K administrada a mujeres con riesgo de parto muy prematuro inminente para prevenir la HVP y las lesiones neurológicas asociadas en el recién nacido.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (20 de diciembre 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados de vitamina K administrada por vía parenteral u oral a mujeres con riesgo de parto prematuro inminente. Los principales resultados fueron la mortalidad neonatal, la morbilidad neurológica neonatal, medida por la presencia de HPV en la ecografía durante la primera semana de vida, y el desarrollo neurológico a largo plazo. Los resultados secundarios incluyeron otra morbilidad neonatal y cualquier efecto secundario materno.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad y la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos, pero solo siete (843 mujeres) proporcionaron datos para los resultados. Los ensayos fueron de calidad variable. La vitamina K prenatal se asoció con una reducción no significativa en todos los grados de HPV (riesgo relativo [RR] 0,76; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,54 a 1,06) y una reducción significativa de la HPV grave (grados 3 y 4) (RR 0,58; IC del 95%: 0,37 a 0,91) para los recién nacidos que recibieron vitamina K prenatal en comparación con los recién nacidos control. Cuando se excluyeron los dos ensayos cuasialeatorizados, la vitamina K prenatal se asoció con una reducción no significativa de todos los grados de HPV (RR 0,87; IC del 95%: 0,60 a 1,26) y una reducción no significativa de la HPV grave (RR 0,82; IC del 95%: 0,49 a 1,36).

El tratamiento con vitamina K dio lugar a una reducción significativa del Índice de Bayley Mental Development Index a los dos años de edad (diferencia de medias [DM] -9,00; IC del 95%: -16,66 a -1,34, un ensayo, 121 recién nacidos); sin embargo, estos resultados se derivan de un ensayo con muchos participantes perdidos durante el seguimiento. No se encontraron diferencias en cuanto a la incidencia de otras anomalías del desarrollo neurológico en el seguimiento pediátrico a los 18 a 24 meses o a los siete años de edad, entre los recién nacidos de madres a las que se les administró vitamina K y los que no estuvieron tan expuestos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save