Benzodiacepinas para la discinesia tardía inducida por antipsicóticos

Pregunta de la revisión

Determinar la eficacia de las benzodiacepinas en el tratamiento de la discinesia tardía en personas con esquizofrenia u otros problemas similares de salud mental.

Antecedentes

Las personas con esquizofrenia suelen oír voces y ver cosas (alucinaciones), y tienen creencias extrañas (delirios). El tratamiento principal para la esquizofrenia son los fármacos antipsicóticos. Sin embargo, estos fármacos pueden causar efectos secundarios debilitantes. La discinesia tardía es un movimiento involuntario (incontrolable y no intencionado) que hace que la cara, la boca, la lengua y la mandíbula presenten convulsiones, espasmos y muecas. La causa es el uso prolongado o en altas dosis de fármacos antipsicóticos, es difícil de tratar y puede ser incurable. Se ha sugerido al grupo farmacológico de las benzodiazepinas como un tratamiento adicional para la discinesia tardía. Sin embargo, las benzodiacepinas son muy adictivas.

Características de los estudios

La revisión incluye cuatro ensayos clínicos con 75 personas que tenían discinesia tardía como resultado del uso de medicamentos antipsicóticos. Los participantes fueron asignados al azar a grupos que recibieron su medicina antipsicótica habitual más una benzodiacepina o su antipsicótico habitual más un placebo (medicina falsa).

Resultados clave

La mejoría de los síntomas de la DT fue similar entre los grupos de tratamiento. Los participantes tenían la misma probabilidad de abandonar los estudios antes de tiempo de los grupos de placebo así como de los grupos de benzodiacepinas. No se disponía de datos sobre los resultados importantes para los pacientes, como la mejora de la confianza social, la inclusión social, las redes sociales o la calidad de vida.

Calidad de la evidencia

La evidencia es limitada debido a que los ensayos son muy pocos, pequeños y mal informados. No se sabe con certeza si las benzodiacepinas son útiles para el tratamiento de la discinesia tardía. El uso de las benzodiacepinas para tratar a las personas con DT inducida por antipsicóticos sigue siendo experimental y, dado que son muy adictivas, es el último recurso. El escaso número de estudios en esta revisión indica claramente que ésta no es un área de investigación activa. Para investigar a fondo si las benzodiacepinas tienen algún efecto positivo para las personas con discinesia tardía, tendría que haber más ensayos mejor diseñados, realizados e informados.

Este resumen en términos sencillos fue adaptado por los autores de la revisión a partir de un resumen escrito originalmente por Ben Gray, Investigador Superior Externo, McPin Foundation (mcpin.org/).

Conclusiones de los autores: 

Sólo hay evidencia de muy baja calidad procedente de unos pocos ensayos pequeños y mal informados sobre el efecto de las benzodiacepinas como tratamiento complementario de la DT inducida por antipsicóticos. Estos resultados no concluyentes significan que el uso clínico rutinario no está indicado y que estos tratamientos siguen siendo experimentales. En esta área poco investigada se indican nuevos y mejores ensayos; sin embargo, como las benzodiacepinas son adictivas, se deben evaluar adecuadamente otras técnicas o fármacos antes de elegir las benzodiacepinas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La discinesia tardía (DT) es un trastorno del movimiento que causa desfiguración, a menudo de la región orofacial, y que suele ser causado por el uso de fármacos antipsicóticos. Se ha utilizado una amplia variedad de estrategias para ayudar a controlar la DT y, para aquellos a los que no se les pudo interrumpir o modificar sustancialmente la medicación antipsicótica, se han sugerido los fármacos del grupo de las benzodiazepinas como un tratamiento adicional de gran utilidad. Sin embargo, las benzodiacepinas son muy adictivas.

Objetivos: 

Determinar los efectos de las benzodiacepinas para la discinesia tardía inducida por antipsicóticos en personas con esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo u otras enfermedades mentales crónicas.

Métodos de búsqueda: 

El 17 de julio de 2015 y el 26 de abril de 2017, se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos basado en estudios del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (incluidos los registros de ensayos), se revisaron las referencias de todos los estudios identificados en busca de ensayos adicionales y se estableció contacto con los autores de cada ensayo incluido para obtener información adicional.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) centrados en personas con esquizofrenia (u otras enfermedades mentales crónicas) y DT inducido por antipsicóticos que compararon las benzodiazepinas con el placebo, ninguna intervención o cualquier otra intervención para el tratamiento de la DT.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron de forma independiente los datos de los estudios incluidos y se aseguró que fueran seleccionados de forma fiable y que se evaluara su calidad. Para los datos dicotómicos homogéneos, se calcularon los efectos aleatorios, el riesgo relativo (RR) y los intervalos de confianza (IC) del 95%. Se sintetizaron los datos continuos de escalas válidas utilizando la diferencia de medias (DM). En cuanto a los resultados continuos, se prefirieron los datos de las variables principales de evaluación a los datos de los cambios. Se asumió que los pacientes que abandonaron de manera temprana no presentaron mejoría.

Resultados principales: 

La revisión incluye ahora cuatro ensayos (total 75 personas, un ensayo adicional desde 2006, 21 personas) que asignan al azar a pacientes hospitalizados y ambulatorios en China y los Estados Unidos. El riesgo de sesgo era en su mayor parte poco claro, ya que la información era deficiente. Son inciertos todos los efectos ya que toda la evidencia fue calificada de muy baja calidad. No se encontraron diferencias significativas entre las benzodiacepinas y el placebo para el resultado de "ninguna mejoría clínicamente importante en la DT" (2 ECA, 32 personas, RR 1,12; IC del 95%: 0,60 a 2,09; evidencia de calidad muy baja). Un número significativamente menor de participantes asignados al clonazepam en comparación con el fenobarbital (como placebo activo) no experimentó ninguna mejoría clínicamente importante (RR 0,44; IC del 95%: 0,20 a 0,96; un ECA; 21 personas; muy baja calidad de la evidencia). Para el resultado "deterioro de los síntomas de la DT", no se encontraron diferencias claras entre las benzodiacepinas y el placebo (dos ECA, 30 personas, RR 1,48; IC del 95%: 0,22 a 9,82; muy baja calidad de la evidencia). Los 10 participantes asignados a las benzodiacepinas experimentaron cualquier evento adverso en comparación con los 7/11 asignados al fenobarbital (RR 1,53; IC del 95%: 0,97 a 2,41; un ECA, 21 personas, muy baja calidad de la evidencia). No hubo diferencias claras en la incidencia de participantes que abandonaron el estudio de manera temprana en el caso de las benzodiazepinas en comparación con el placebo (tres ECA, 56 personas, RR 2,73; IC del 95%: 0,15 a 48,04; muy baja calidad de la evidencia) o en comparación con el fenobarbital (como placebo activo) (ningún evento, un ECA, 21 personas, muy baja calidad de la evidencia). Ningún ensayo informó sobre la confianza social, la inclusión social, las redes sociales o la calidad de vida personalizada, que son resultados designados importantes para los pacientes. Ningún ensayo que comparara las benzodiacepinas con el placebo o el tratamiento habitual informó sobre los efectos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save