Evidencia de algún efecto beneficioso a corto plazo de la nimodipina para los pacientes con demencia

La eficacia de la nimodipina, un bloqueador de los canales de calcio, se ha probado en ensayos controlados aleatorizados para el tratamiento de la demencia, en particular la enfermedad de Alzheimer y la demencia multiinfarto, las formas más comunes de demencia en las personas de edad avanzada. El fundamento de su uso es restringir la entrada de iones de calcio en las neuronas y, mediante la vasodilatación, mejorar el flujo sanguíneo al cerebro. Esta revisión encontró evidencia de algún efecto beneficioso a corto plazo atribuible a la nimodipina, principalmente en las medidas de la función cognitiva y la impresión global, pero no en las actividades cotidianas, en los pacientes con demencia degenerativa y multiinfarto, y demencia mixta. La nimodipina es bien tolerada y se asocia con una tasa baja de eventos adversos, similar a la del placebo.

Conclusiones de los autores: 

La nimodipina puede tener algún efecto beneficioso en el tratamiento de los pacientes con características de demencia debido a una enfermedad no clasificada o a la enfermedad de Alzheimer, enfermedad cerebrovascular o una mezcla de Alzheimer y enfermedad cerebrovascular. Parece ser bien tolerada con pocos efectos secundarios. No se dispuso de datos de varios ensayos, un total de más de 500 pacientes. Es conveniente realizar un metanálisis de los datos de los pacientes individuales de todos los ensayos. La demencia es un trastorno crónico y los efectos beneficiosos a corto plazo de la nimodipina demostrados en los ensayos examinados no justifican su uso como fármaco antidemencia a largo plazo. Los nuevos estudios de investigación se deben centrar en los resultados a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La demencia es un síndrome asociado a la edad que habitualmente se ha asociado con la enfermedad de Alzheimer (EA) y la enfermedad cerebrovascular.

El calcio tiene un papel importante en la regulación de las funciones cerebrales. Los iones de calcio vinculan la excitación de la membrana con las respuestas moleculares intracelulares subsiguientes. Los cambios asociados con la edad en la homeostasis del calcio tienen posibles repercusiones en las funciones corticales superiores. La nimodipina es un bloqueador de los canales de calcio isopropílico que cruza fácilmente la barrera hematoencefálica. Su acción principal es reducir el número de canales de calcio abiertos en las membranas celulares, restringiendo así la entrada de iones de calcio en las células.

La utilidad de la nimodipina en los pacientes con enfermedad de Alzheimer, demencia vascular y demencia no especificada sigue siendo controvertida. A pesar de las incertidumbres acerca de su eficacia en la demencia, actualmente la nimodipina se prescribe con frecuencia para el deterioro cognitivo y la demencia en varios países de Europa continental.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia clínica de la nimodipina para las manifestaciones de la demencia, en enfermedades no clasificadas y en los principales subtipos: enfermedad de Alzheimer, enfermedad cerebrovascular y enfermedad mixta de Alzheimer y cerebrovascular.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en ALOIS: el Registro especializado del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos (Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group) el 26 de marzo de 2010 con el término: “nimodipine”.

La búsqueda de agosto de 2005 identificó dos estudios que se excluyeron. La búsqueda de enero de 2008 identificó seis estudios nuevos para su consideración, sólo uno cumplía los criterios de inclusión para este metanálisis, aunque los datos fueron difíciles de interpretar y no se incluyeron en esta actualización (Pantoni 2005). La última búsqueda en marzo de 2010 no identificó estudios nuevos para su inclusión en la revisión.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorizados, doble ciego, sin factores de confusión, en los que el tratamiento con nimodipina se administró por más de un día y se comparó con placebo en pacientes con demencia, de tipo no clasificado o atribuible a la enfermedad de Alzheimer, a enfermedad cerebrovascular o a una mezcla de Alzheimer y enfermedad cerebrovascular.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente y se calcularon los odds ratios (IC del 95%) o la diferencia promedio (IC del 95%). Se extrajeron los resultados por intención de tratar y los del tratamiento.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 ensayos en los que se probaron dos regímenes de tratamiento, 90 y 180 mg/día de nimodipina durante 12, 24 y 52 semanas. Dos ensayos incluyeron sólo pacientes con enfermedad de Alzheimer (EA), diez ensayos incluyeron sólo pacientes con demencia cerebrovascular (DC), y tres ensayos incluyeron pacientes con EA, DC y enfermedad mixta. Los datos de resultados disponibles de nueve ensayos (2492 pacientes) abarcan los ámbitos de la función cognitiva, las actividades cotidianas, el estado clínico global, la seguridad y la tolerabilidad. Al agrupar los datos disponibles de todos los ensayos, cualquiera fuera el diagnóstico de los pacientes incluidos, esta revisión encontró un efecto beneficioso asociado con la nimodipina (90 mg/día a 12 semanas) en comparación con placebo en la escala SCAG (DMP -7,59; IC del 95%: -9,87 a -5,31, P < 0,00001), en la impresión clínica global (DMP -0,87, IC del 95%: -1,07 a -0,67, P < 0,00001) y la función cognitiva (DME 0,61, IC del 95%: 0,42 a 0,81, P < 0,00001), pero no en las escalas que evaluaron las actividades cotidianas. Cuando los ensayos sobre la EA y los ensayos sobre la DV se agruparon por separado, se encontraron resultados significativos similares para la dosis de 90 mg/día de nimodipina a las 12 semanas.

Las tasas de abandono fueron bajas en los ensayos, lo que afectó a proporciones similares de los grupos de tratamiento y placebo. La nimodipina es bien tolerada y se asocia con una tasa baja de eventos adversos, similar a la del placebo. Hubo un poco más de eventos cerebrovasculares adversos y eventos adversos debidos a problemas sanguíneos, asociados con placebo que con la nimodipina, y los eventos adversos autonómicos fueron ligeramente más frecuentes con la nimodipina que con placebo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save