Tecnología de apoyo para niños y jóvenes con baja visión

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Pregunta de la revisión
Evaluar el efecto de las ayudas electrónicas sobre la lectura, los resultados educacionales y la calidad de vida en niños y jóvenes con baja visión, también llamada "ceguera parcial" o "deficiencia visual".

Antecedentes
Las nuevas tecnologías que están disponibles ampliamente para los jóvenes, como los teléfonos móviles y las computadoras portátiles, a menudo tienen características de accesibilidad para los usuarios con deficiencias visuales u otras deficiencias. Las familias y los profesores han observado que los niños y los jóvenes utilizan la función de amplificador para agrandar el texto o las imágenes y a menudo también utilizan estos dispositivos para encontrar información de forma más independiente. Los dispositivos electrónicos también parecen ser socialmente más aceptables para los niños y los jóvenes, que a menudo temen "destacarse" de los compañeros al utilizar ayudas ópticas voluminosas.

Se necesitan estudios de investigación para determinar si los niños y jóvenes con baja visión realmente pueden utilizar estas "tecnologías de apoyo" de forma exitosa en la escuela y en el domicilio y si estas tecnologías mejoran su participación en la educación. Las ayudas electrónicas deben permitirles a los jóvenes leer de forma más independiente, más rápido y con mayor precisión que sin ayudas y debe ser fácil llevar los dispositivos de un aula a otra. Cuánto se utiliza una tecnología electrónica diariamente también es un buen indicador de cuán bien funciona para el joven.

Esta Revisión Cochrane intenta evaluar el efecto de las tecnologías de apoyo sobre la lectura, los resultados educacionales y la calidad de vida de los niños y los jóvenes con baja visión. Se realizaron búsquedas en la literatura y registros de ensayos clínicos actuales publicados. No se identificó ningún estudio de investigación de alta calidad sobre este tema. Los posibles motivos son que estas tecnologías todavía son nuevas, y también que tradicionalmente la investigación sobre la baja visión se ha realizado en forma de estudios "antes / después", no como ensayos en los que los participantes se asignan a los tratamientos sobre una base aleatoria, que es la mejor manera de asegurarse que cualquier efecto observado se pueda atribuir al tratamiento, en lugar de a otros factores.

En todo el mundo se calcula que hay 3 000 000 de niños y jóvenes con baja visión. Las familias y los profesionales sanitarios y educacionales necesitan pruebas de alta calidad para informar la elección de la tecnología para un niño o joven con baja visión. Los estudios de investigación futuros deben medir resultados funcionales como la exactitud, la comprensión y la velocidad de la lectura, así como el impacto de las tecnologías de apoyo en el aprendizaje independiente y la calidad de vida, y los resultados relevantes para las familias y los profesores.

Fecha de la búsqueda
Las pruebas están actualizadas hasta octubre 2014.

Conclusiones de los autores: 

Se necesitan pruebas de alta calidad acerca de la utilidad de la TA electrónica para los niños y los jóvenes con deficiencia visual con el objetivo de informar la elección que los profesionales sanitarios y educacionales, así como la familia tienen que hacer al seleccionar una tecnología. Se necesitan ensayos controlados aleatorios para evaluar el impacto de la TA. Los protocolos de investigación deben seleccionar cuidadosamente los resultados relevantes no solamente para la comunidad científica sino, lo que es más importante, para las familias y los profesores. Se deben registrar resultados funcionales como la exactitud, la comprensión y la velocidad de la lectura, así como el impacto de la TA en el aprendizaje independiente y la calidad de vida.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los adelantos tecnológicos recientes, como la proliferación casi universal de teléfonos móviles y computadoras portátiles y las mejoras en las características de accesibilidad de estos dispositivos, les proporcionan a los niños y los jóvenes con baja visión un mayor acceso independiente a la información. Algunas tecnologías electrónicas como la televisión por circuito cerrado son ayudas establecidas para la baja visión y las versiones más nuevas, como los lectores electrónicos o las computadoras tipo tableta listas para usar, pueden ofrecer funcionalidades similares con una portabilidad más cómoda y a menor costo.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de las tecnologías electrónicas de apoyo sobre la lectura, los resultados educacionales y la calidad de vida en niños y jóvenes con baja visión.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL (que contiene el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (2014, número 9), Ovid MEDLINE, Ovid MEDLINE In-Process and Other Non-Indexed Citations, Ovid MEDLINE Daily, Ovid OLDMEDLINE (enero 1946 hasta octubre 2014), EMBASE (enero 1980 hasta octubre 2014), en el Health Technology Assessment Programme (HTA) (www.hta.ac.uk/), el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) (www.controlled-trials.com), ClinicalTrials.gov (www.clinicaltrials.gov) y en la World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en). No se aplicó ninguna restricción de fecha o idioma en las búsquedas electrónicas de ensayos. Se buscó por última vez en las bases de datos electrónicas el 30 de octubre 2014.

Criterios de selección: 

Se intentaron incluir ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios en esta revisión. Se planificó incluir ensayos con niños con edades entre cinco y 16 años con baja visión según la definición de la OMS de 1992 de baja visión o un equivalente. Se planificó incluir estudios que exploraran el uso de tecnologías de apoyo (TA). Las mismas podrían incluir todos los tipos de televisión por circuito cerrado / sistemas electrónicos de perfeccionamiento de la visión (CCTV/EVAS, por sus siglas en inglés), tecnología de computación incluidas las computadoras tipo tableta y tecnologías adaptativas como los lectores de pantalla, la magnificación de pantallas y el reconocimiento óptico de caracteres (OCR, por sus siglas en inglés). Se intentó comparar el uso de TA con ayudas ópticas estándar, que incluyen corrección refractiva a distancia (con agregado apropiado de cerca para pacientes afáquicos [ningún lente] / seudofáquicos [con implante de lentes]) y monoculares / binoculares para la distancia y amplificadores de campo claro para la visión cercana. También se planificó incluir los estudios que compararan diferentes tipos de TA entre sí, sin ayudas ópticas convencionales o además de estas y los que compararan las TA administradas con o sin instrucciones de uso.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independientemente, dos autores de la revisión revisaron la elegibilidad de los títulos y resúmenes. Dividieron los estudios en categorías para "incluir definitivamente", "excluir definitivamente" e "incluir posiblemente", y los mismos dos autores emitieron las opiniones finales acerca de la inclusión / exclusión al obtener copias del texto completo de los estudios de la categoría "incluir posiblemente".

Resultados principales: 

No se identificó ningún ensayo controlado aleatorio sobre este tema.

Compartir/Guardar