Intervenciones en el lugar de trabajo para la reducción del tiempo de sedestación laboral

¿Por qué es importante el tiempo de sedestación laboral?

La inactividad física en el trabajo, en particular la sedestación se ha incrementado en los últimos años. Los períodos de sedestación prolongada aumentan el riesgo de obesidad, cardiopatía y mortalidad general. No está claro si las intervenciones para reducir la sedestación en el lugar de trabajo son efectivas en la reducción del tiempo de sedestación.

Propósito de esta revisión

Se planificó determinar los efectos de las intervenciones orientadas a reducir el tiempo de sedestación laboral. Se realizaron búsquedas en la literatura en diferentes bases de datos hasta el 2 de junio de 2015.

¿Qué ensayos encontró la revisión?

Se encontraron 20 estudios con un total de 2174 participantes de naciones de altos ingresos. Nueve estudios evaluaron los cambios físicos en el lugar de trabajo; cuatro evaluaron los cambios en la política del lugar de trabajo; siete las intervenciones de información y asesoramiento psicológico; y un estudio evaluó tanto los cambios físicos en el lugar de trabajo como los componentes de información y asesoramiento psicológico.

Efecto de los escritorios que permiten estar sentados y de pie

Los escritorios que permiten estar sentados y de pie solos redujeron la sedestación en el lugar de trabajo cerca de media hora a dos horas por día. Cuando se combinó la información y el asesoramiento psicológico, los escritorios que permiten estar sentados y de pie redujeron la sedestación laboral en el mismo intervalo. Los escritorios que permiten estar sentados y de pie también redujeron el tiempo total de sedestación (laboral y fuera del trabajo) y la duración de los episodios de sedestación de 30 minutos o más.

Efecto de los puestos de trabajo activos

Los escritorios con cinta rodante combinados con el asesoramiento psicológico redujeron el tiempo de sedestación laboral en comparación con ninguna intervención. Los puestos de trabajo con pedales combinados con información no redujeron la sedestación laboral en comparación con la información sola.

Efecto de caminar durante los recesos

La introducción de caminatas durante los recesos en dos estudios con 443 participantes no cambió el tiempo de sedestación.

Efecto de la información y el asesoramiento psicológico

En dos estudios, el asesoramiento psicológico redujo el tiempo de sedestación en 28 minutos y en otro estudio el entrenamiento en atención plena no tuvo efectos sobre la sedestación laboral. No se produjo un aumento considerable en el compromiso laboral con el asesoramiento psicológico.

Los programas de avisos por computadora no redujeron el tiempo de sedestación en dos estudios. En otro estudio, los avisos por computadora redujeron el tiempo de sedestación en 55 minutos en comparación con ninguna intervención. Un estudio encontró que los avisos para pararse redujeron la sedestación 14 minutos más que los avisos para dar unos pasos. Los avisos por computadora no cambiaron el número de episodios de sedestación que duran 30 minutos o más.

Intervenciones de categorías múltiples

Cuando se combinaron categorías múltiples de intervenciones para reducir la sedestación, hubo una reducción del tiempo de sedestación en el lugar de trabajo a las 12 semanas y a los seis meses de seguimiento; sin embargo, no hubo una diferencia considerable entre los grupos de intervención y control a los 12 meses de seguimiento.

Conclusiones

La calidad de las pruebas fue muy baja a baja para la mayoría de las intervenciones, sobre todo porque los estudios estaban muy mal diseñados y porque tuvieron muy pocos participantes. Se concluye que actualmente hay pruebas de muy baja calidad de que los escritorios que permiten estar sentados y de pie puedan reducir la sedestación laboral en el corto plazo. No existen pruebas para otros tipos de intervenciones. Se necesitan estudios de investigación que evalúen la efectividad de diferentes tipos de intervenciones para la reducción de la sedestación laboral a largo plazo.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente existen pruebas de muy baja a baja calidad de que los escritorios que permiten estar sentados y de pie pueden disminuir la sedestación en el lugar de trabajo entre 30 minutos a dos horas por día sin tener efectos adversos a corto o medio plazo. No hay pruebas de efectos a largo plazo. No hubo efectos considerables o inconsistentes de otras intervenciones como cambiar la organización del lugar de trabajo o la información y el asesoramiento psicológico. Se necesitan ensayos aleatorios grupales con un tamaño de la muestra y seguimiento a largo plazo suficientes para determinar la efectividad de diferentes tipos de intervenciones para reducir el tiempo de sedestación laboral medido objetivamente.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El trabajo de oficina ha cambiado de modo considerable en las últimas décadas y ha adquirido una naturaleza sedentaria. La inactividad física en los lugares de trabajo y especialmente el aumento de la sedestación se han relacionado con un aumento de las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y la mortalidad general.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones en el lugar de trabajo para reducir la sedestación laboral en comparación con ninguna intervención o intervenciones alternativas.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CINAHL, OSH UPDATE, PsycINFO, Clinical trials.gov y en el World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) search portal hasta el 2 junio, 2015. También se revisaron las listas de referencias de los artículos y se estableció contacto con los autores para encontrar más estudios para incluir.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA), ensayos controlados aleatorios grupales y ensayos controlados cuasialeatorios de intervenciones para reducir la sedestación laboral. Para los cambios en la organización del lugar de trabajo también se incluyeron los estudios controlados tipo antes y después (ECAD) con un grupo control concurrente. El resultado primario fue el tiempo de sedestación laboral por día, informado por el propio participante o medido objetivamente con un acelerómetro acoplado a un inclinómetro. Como resultados secundarios se consideraron el gasto de energía, la duración y el número de episodios de sedestación que duraron 30 minutos o más, la productividad laboral y los eventos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, examinaron los títulos, resúmenes y artículos de texto completo para conocer la elegibilidad de los estudios. Dos autores de la revisión de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores para solicitar datos adicionales.

Resultados principales: 

Se incluyeron 20 estudios, dos ECA cruzados, 11 ECA, tres ECA grupales y cuatro ECAD, con un total de 2180 participantes que residen en países de altos ingresos. Los estudios evaluaron los cambios físicos en el lugar de trabajo (nueve estudios), los cambios de política (dos estudios), la información y el asesoramiento psicológico (siete estudios) y las intervenciones de categorías múltiples (dos estudios). Un estudio consideró tanto los cambios físicos en el lugar de trabajo como los componentes de información y asesoramiento psicológico. No se encontraron estudios que hubieran investigado el efecto de recesos periódicos o de reuniones de pie o mientras caminan.

Cambios físicos en el lugar de trabajo

Un escritorio que permite estar sentado y de pie solo en comparación con ninguna intervención redujo el tiempo de sedestación laboral por día laboral entre 30 minutos y dos horas en el seguimiento a corto plazo (hasta tres meses) (seis estudios, 218 participantes, pruebas de muy baja calidad). En dos estudios, los escritorios que permiten estar sentado y de pie con asesoramiento psicológico adicional redujeron el tiempo de sedestación laboral en el mismo intervalo en el seguimiento a corto plazo (61 participantes, pruebas de muy baja calidad). Un estudio encontró una reducción a los seis meses de seguimiento de -56 minutos (IC del 95%: -101 a -12, pruebas de muy baja calidad) en comparación con ninguna intervención. El tiempo total de sedestación laboral y fuera del trabajo también disminuyó con los escritorios que permiten estar sentados y de pie en comparación con ninguna intervención (DM -78 minutos; IC del 95%: -125 a -31, un estudio), al igual que los episodios de sedestación que duraron 30 minutos o más (DM -52 minutos; IC del 95%: -79 a -26, dos estudios). Esto es considerablemente menos de las dos a cuatro horas recomendadas por los expertos. Los escritorios que permiten estar sentado y de pie no tuvieron un efecto considerable sobre el rendimiento laboral, los síntomas musculoesqueléticos o la licencia por enfermedad. Sigue sin poder precisarse si el ponerse de pie puede reparar los daños de la sedestación porque el gasto de energía extra es muy poco.

Los efectos de los puestos de trabajo activos no fueron consistentes. Los escritorios con cinta rodante combinados con el asesoramiento psicológico redujeron el tiempo de sedestación laboral (DM -29 minutos; IC del 95%: -55 a -2, un estudio) en comparación con ninguna intervención a las 12 semanas de seguimiento. Los puestos de trabajo con pedales combinados con información no redujeron la sedestación laboral inactiva de forma significativa (DM -12 minutos; IC del 95%: -24 a 1, un estudio) en comparación con la información sola a las 16 semanas de seguimiento. La calidad de las pruebas fue baja para los puestos de trabajo activos.

Cambios de política

Dos estudios con 443 participantes aportaron pruebas de baja calidad de que las estrategias de caminatas no tuvieron un efecto considerable sobre el tiempo de sedestación en el lugar de trabajo a las diez semanas (DM -16 minutos; IC del 95%: -54 a 23) o a las 21 semanas de seguimiento (DM -17 minutos; IC del 95%: -58 a 25) respectivamente.

Información y asesoramiento psicológico

El asesoramiento psicológico redujo el tiempo de sedestación laboral (DM -28 minutos; IC del 95%: -52 a -5, dos estudios, pruebas de baja calidad) en el seguimiento a medio plazo (tres meses a 12 meses). El entrenamiento en atención plena no redujo el tiempo de sedestación en el lugar de trabajo de forma considerable (DM -2 minutos; IC del 95%: -22 a 18) a los seis y a los 12 meses de seguimiento (DM -16 minutos; IC del 95%: -45 a 12, un estudio, pruebas de baja calidad). No se produjo un aumento considerable en el compromiso laboral con el asesoramiento psicológico.

No hubo un efecto consistente del aviso por computadora sobre el tiempo de sedestación laboral. Un estudio no encontró un efecto considerable sobre la sedestación laboral (DM -17 minutos; IC del 95%: -48 a 14, pruebas de baja calidad) a los diez días de seguimiento, mientras que otro estudio informó una reducción significativa de la sedestación laboral (DM -55 minutos; IC del 95%: -96 a -14, pruebas de baja calidad) a las 13 semanas de seguimiento. Los avisos por computadora para pararse redujeron la sedestación laboral en 14 minutos más (IC del 95%: 10 a 19, un estudio) en comparación con los avisos de computadora para dar unos pasos a los seis días de seguimiento. Los avisos por computadora no cambiaron el número de episodios de sedestación que duran 30 minutos o más.

Intervenciones de categorías múltiples

Las intervenciones que combinaron categorías múltiples tuvieron un efecto inconsistente sobre el tiempo de sedestación laboral; hubo una reducción en el tiempo de sedestación a las 12 semanas (25 participantes, pruebas de muy baja calidad) y a los seis meses de seguimiento (294 participantes, pruebas de baja calidad) en dos estudios, aunque no hubo efectos considerables a los 12 meses de seguimiento en un estudio (DM -47,98; IC del 95%: -103 a 7; 294 participantes, pruebas de baja calidad).

Tools
Information
Compartir/Guardar