Música para el insomnio en adultos

Pregunta de la revisión

Esta revisión evaluó los efectos de escuchar música sobre el insomnio en adultos y la repercusión de los factores que pueden influir en el efecto.

Antecedentes

En todo el mundo, millones de personas presentan insomnio. Las personas pueden tener dificultades para dormir, permanecer dormido o pueden experimentar una calidad del sueño deficiente.

El sueño deficiente afecta la salud física y mental de las personas. Las consecuencias del sueño deficiente son costosas para los individuos y para la sociedad. Muchas personas escuchan música para mejorar el sueño, pero el efecto de escuchar música no está claro.

Características de los estudios

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos electrónicas y las revistas de musicoterapia para identificar los estudios relevantes. Se incluyeron seis estudios, con un total de 314 participantes. Los estudios compararon el efecto de escuchar música solo o con atención estándar con atención estándar sola o ningún tratamiento. Los estudios examinaron el efecto de escuchar diariamente música pregrabada, de 25 a 60 minutos, durante un período de tres días a cinco semanas.Las pruebas están actualizadas hasta 22 mayo 2015.

Resultados clave

Cinco estudios midieron la calidad del sueño. Los hallazgos sugieren que escuchar música puede mejorar la calidad del sueño. Solamente un estudio informó datos sobre otros aspectos del sueño, incluido el período de tiempo que tarda en quedar dormido, la cantidad de sueño real que logra y el número de veces que la persona despierta. Este estudio no encontró ninguna prueba que sugiera que escuchar música beneficia a estos resultados. Ninguno de los estudios informó ningún efecto secundario negativo causado por escuchar música.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas de los cinco estudios que examinaron la calidad del sueño era moderada. La calidad de las pruebas de los otros aspectos del sueño fue baja. Se necesitan más estudios de investigación de alta calidad para investigar y establecer el efecto de escuchar música sobre otros aspectos del sueño, además de la calidad del sueño, y sobre medidas diurnas relevantes.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de esta revisión aportan pruebas de que la música puede ser efectiva para mejorar la calidad subjetiva del sueño en adultos con síntomas de insomnio. La intervención es segura y fácil de administrar. Se necesitan más estudios de investigación para establecer el efecto de escuchar música sobre otros aspectos del sueño, así como las consecuencias diurnas del insomnio.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El insomnio es un trastorno del sueño frecuente en la sociedad moderna. Provoca una reducción en la calidad de vida y se asocia con deterioro de la salud física y mental. Escuchar música es un método muy utilizado como ayuda para el sueño, pero todavía no está claro si en realidad puede mejorar el insomnio en adultos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de escuchar música para el insomnio en adultos y evaluar la influencia de variables específicas que puedan moderar el efecto.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, PubMed, Embase, en otras nueve bases de datos y en dos registros de ensayos en mayo 2015. Además, se realizaron búsquedas manuales en revistas de musicoterapia específicas, listas de referencias de los estudios incluidos y se estableció contacto con autores de estudios publicados para identificar estudios adicionales elegibles para inclusión, incluido cualquier ensayo no publicado o en curso.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y ensayos controlados cuasialeatorios que compararon los efectos de escuchar música con ningún tratamiento o tratamiento habitual sobre la mejoría del sueño en adultos con insomnio.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores examinaron de forma independiente los resúmenes, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos de todos los estudios elegibles para la inclusión. Se realizaron metanálisis con los datos de las medidas de resultado predefinidas cuando se informaron de forma consistente por al menos dos estudios. Los metanálisis se realizaron mediante modelos de efectos fijos y de efectos aleatorios. La heterogeneidad entre los estudios incluidos se evaluó con la estadística I².

Resultados principales: 

Se incluyeron seis estudios con un total de 314 participantes. Los estudios examinaron el efecto de escuchar diariamente música pregrabada, de 25 a 60 minutos, durante un período de tres días a cinco semanas.

Según el enfoque Grades of Recommendations, Assessment, Development and Evaluation (GRADE), las pruebas de cinco estudios que midieron el efecto de escuchar música sobre la calidad del sueño se calificaron de calidad moderada. Las pruebas de un estudio que examinó otros aspectos del sueño (ver más abajo) se calificaron de calidad baja. La calidad de las pruebas se disminuyó principalmente debido a limitaciones en el diseño o por ser el único estudio publicado. Con respecto al riesgo de sesgo la mayoría de los estudios tuvo alto riesgo de sesgo en al menos un dominio: un estudio tuvo alto riesgo de sesgo de selección y uno se consideró de riesgo incierto; seis estudios tuvieron alto riesgo de sesgo de realización; tres estudios se encontraban en alto riesgo de sesgo de detección; un estudio tuvo alto riesgo de sesgo de desgaste y otro se consideró con riesgo incierto; dos estudios se consideraron con riesgo incierto de sesgo de informe; y cuatro estudios se encontraban en alto riesgo de otros sesgos.

Cinco estudios (n = 264) que informaron sobre la calidad de sueño evaluada según el Pittsburgh Sleep Quality Index (PSQI) se incluyeron en el metanálisis. Los resultados de un metanálisis de efectos aleatorios revelaron un efecto a favor de escuchar música (diferencia de medias [DM] -2,80; intervalo de confianza [IC] del 95%: -3,42 a -2,17; Z = 8,77; p < 0,00001; pruebas de calidad moderada). El tamaño del efecto indica un aumento en la calidad de sueño de un tamaño cercano a una desviación estándar a favor de la intervención en comparación con ningún tratamiento o tratamiento habitual.

Sólo un estudio (N = 50; pruebas de baja calidad) informó datos sobre la latencia de aparición del sueño, el tiempo total de sueño, la interrupción del sueño y la eficiencia del sueño. Sin embargo, no encontró pruebas que indicaran que la intervención tuvo efectos beneficiosos sobre estos resultados. Ninguno de los estudios informó ningún evento adverso.

Tools
Information
Compartir/Guardar