Intervenciones quirúrgicas para el tratamiento de las fracturas distales de la tibia (rotura del extremo inferior de la tibia) en adultos

Antecedentes

Las fracturas del extremo inferior (distal) de la tibia son causadas principalmente por traumatismos de alto impacto, como los accidentes automovilísticos. Se intentó comparar el tratamiento quirúrgico (ubicación de las partes del hueso fracturado en la posición correcta y fijación de las mismas ya sea mediante la inserción de clavos metálicos en la cavidad central del hueso [inserción de clavos] o de placas metálicas que se aseguran al hueso mediante tornillos [inserción de placas]) con el tratamiento no quirúrgico (inmovilización con yeso). También se planificó comparar diferentes métodos de cirugía como la inserción de clavos versus de placas.

Características de los estudios

Se realizaron búsquedas en bases de datos médicas y en registros de ensayos en diciembre 2014. Se deseaba incluir estudios en los cuales la administración de un tratamiento quirúrgico u otro tratamiento quirúrgico se decidió mediante el azar. Este método de investigación, denominado ensayo controlado aleatorio (ECA), es la mejor forma para asegurar que cualquier mejoría medida es causada por el tratamiento en sí y no por otros factores. Se encontraron tres ECA que incluían a 213 adultos (con resultados disponibles de 173) que compararon la inserción de clavos versus de placas para el tratamiento de las fracturas distales de la tibia. En general, los estudios incluyeron cerca del doble de hombres que de mujeres, y la edad promedio de los participantes del estudio fue de poco más de 40 años. No se encontraron ensayos que compararon la cirugía con el tratamiento no quirúrgico.

Resultados clave

No se encontró ninguna diferencia clara entre los grupos de inserción de clavos y de placas en cuanto a los resultados funcionales informados por los pacientes, las nuevas cirugías debido a los resultados adversos, la falta de consolidación problemática del hueso o deformidad, el dolor, problemas relacionados con la herida como infección o los números de individuos con fracturas consolidadas.

Calidad de la evidencia

Sólo se identificaron tres ensayos y los tamaños de las muestras eran pequeños, por lo que los resultados son imprecisos. Por otra parte, era muy probable que los resultados de un ensayo estuvieran sesgados debido a la deficiente metodología. Por lo tanto, se consideró que la calidad general de las pruebas era muy baja, lo que significa que existen muchas dudas acerca de estos resultados.

Conclusiones

En términos generales, las pruebas son de muy baja calidad y son insuficientes para establecer conclusiones definitivas acerca del mejor método de cirugía, incluida la inserción de clavos versus placas, para el tratamiento de las fracturas del extremo inferior de la tibia en adultos. Es probable que las actualizaciones futuras de esta revisión incluyan pruebas de la investigación actualmente en curso que compare la inserción de clavos versus placas. Aunque se necesitan otros ECA para considerar las preguntas clínicas importantes sobre los métodos quirúrgicos para tratar estas fracturas, estos estudios deben ser precedidos por investigación para determinar qué preguntas deben priorizarse.

Conclusiones de los autores: 

En términos generales, no hay pruebas o las mismas son insuficientes para establecer conclusiones definitivas sobre el uso de cirugía o la mejor intervención quirúrgica para las fracturas de la metáfisis tibial distal en adultos. Las pruebas disponibles, que son de muy baja calidad, no encontraron ninguna diferencia clínicamente importante en la función o el dolor, y no confirmaron una diferencia en la necesidad de nueva cirugía o el riesgo de complicaciones entre la inserción de clavos y de placas.

El agregado de pruebas de dos ensayos en curso de la inserción de clavos versus placas debe informar esta pregunta en las actualizaciones futuras. Se justifica la realización de ensayos aleatorios adicionales sobre otros temas, aunque deben ser precedidos por investigación para determinar las preguntas prioritarias.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La metáfisis tibial distal está ubicada en la parte inferior (distal) de la tibia. Las fracturas de esta parte de la tibia se deben más comúnmente a una lesión de alto impacto en hombres jóvenes y a la osteoporosis en las mujeres mayores. Aún se desconocen los métodos óptimos de cirugía para una fractura de la metáfisis tibial distal.

Objetivos: 

Evaluar los efectos (beneficiosos y perjudiciales) de las intervenciones quirúrgicas para la fractura de la metáfisis tibial distal en adultos. Se intentó comparar el tratamiento quirúrgico versus no quirúrgico (conservador) y diferentes métodos quirúrgicos.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (9 diciembre 2014), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (2014, número 12), MEDLINE (1946 hasta noviembre, semana 3, 2014), EMBASE (1980 hasta 2014, semana 48), la Airiti Library (1967 hasta 2014, semana 8), China Knowledge Resource Integrated Database (1915 hasta 2014, semana 8), ClinicalTrials.gov (febrero 2014) y en listas de referencias de estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron estudios clínicos controlados aleatorios y cuasialeatorios que comparaban tratamientos quirúrgicos versus no quirúrgicos (conservadores) o diferentes intervenciones quirúrgicas para el tratamiento de las fracturas de la metáfisis tibial distal en adultos. Los resultados primarios fueron la función informada por el paciente y la necesidad de cirugía secundaria o de revisión o fisioterapia considerable debido a los resultados adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, seleccionaron los estudios evaluaron el riesgo de sesgo de cada estudio y extrajeron los datos. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión y, cuando fue necesario, consultando a un tercer autor. Cuando fue apropiado, se combinaron los estudios con el uso de un modelo de efectos fijos.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos aleatorios que evaluaron la inserción de clavos versus placas intramedulares en 213 participantes, con datos utilizables de 173 participantes de los que 112 eran hombres. La media de edad de los participantes en los estudios individuales varió de 41 a 44 años. No hubo ensayos que compararon la cirugía con el tratamiento no quirúrgico. Los tres ensayos incluidos estuvieron en riesgo alto de sesgo de realización, y un ensayo también estuvo en riesgo alto de sesgo de selección, detección y deserción. En términos generales, la calidad de las pruebas disponibles se consideró muy baja para todos los resultados, lo cual significa que no existe seguridad acerca de los cálculos para todos los resultados.

Es probable que los resultados de dos ensayos grandes en curso sobre la inserción de clavos versus placas aporten pruebas suficientes para considerar este tema en una actualización futura.

Tools
Information
Compartir/Guardar