Efectividad del cribado sistemático de la fibrilación auricular

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

La fibrilación auricular es una arritmia cardíaca frecuente que hace que el corazón lata rápida e irregularmente. Lo anterior puede ocurrir por episodios breves o puede ser continuo. Los síntomas de la enfermedad incluyen palpitaciones del corazón, dolor del tórax, disnea, mareo y fatiga. La afección es poco frecuente en personas menores de 40 años, pero se torna más frecuente a medida que se envejece. No todos los pacientes con fibrilación auricular presentan síntomas, por lo que algunos no tienen conocimientos de que la presentan, mientras que otros pueden presentar síntomas leves que no se atribuyen a la enfermedad. La fibrilación auricular obstaculiza el flujo eficiente de la sangre a través del corazón, lo que provoca un aumento en el riesgo de formación de coágulos. Si estos coágulos abandonan el corazón pueden bloquear los vasos que llevan la sangre al cerebro y causar un accidente cerebrovascular. El tratamiento con medicación anticoagulante está diseñado para prevenir la formación de coágulos sanguíneos y puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular en más del 60%.

Para que un programa de cribado de la fibrilación auricular tenga valor necesita aumentar la tasa de detección, así como tener efectos beneficiosos para los pacientes a los que se les detecta el problema a través del cribado. El objetivo de esta revisión fue examinar la primera parte de esta pregunta, determinar si el cribado aumenta el número de nuevos diagnósticos de fibrilación auricular comparado con la práctica normal, donde los pacientes se diagnostican cuando consultan a un profesional sanitario con síntomas o factores de riesgo que provocan que se les haga la prueba. También se examinaron la seguridad y la tasa de captación del cribado, así como los costos incluidos.

La revisión identificó un estudio que cumplió los criterios de inclusión. Este estudio analizó el cribado sistemático, donde a los pacientes de más de 65 años se les ofreció una prueba de electrocardiograma (ECG) y el cribado oportunista, donde a los pacientes con más de 65 años se les tomó el pulso cuando visitaron al médico general (MG) por cualquier motivo y se les ofreció un ECG si se encontró un pulso irregular. Ambos programas de cribado aumentaron la tasa de detección de nuevos casos de fibrilación auricular en comparación con la práctica normal. El cribado pareció ser más eficaz en los hombres que en las mujeres, pero no hubo información disponible acerca de la efectividad en diferentes grupos étnicos o socioeconómicos. Debido a que se encontró sólo un estudio, no fue posible comparar la efectividad del cribado en diferentes contextos. La captación del cribado fue mayor en el cribado sistemático que en el cribado oportunista y, dentro de ambas intervenciones, la captación fue mayor en los hombres y en el grupo etario de 65 a 74 en comparación con los pacientes de más de 75 años. No se informaron aspectos de seguridad ni complicaciones. Desde el punto de vista del profesional sanitario, el cribado sistemático fue más costoso que el cribado oportunista. Sin embargo, como todos los resultados se basan en un único estudio, es necesario tener precaución al aplicarlos fuera del contexto (atención primaria del Reino Unido) y la población de pacientes (más de 65 años) en los cuales se realizó el estudio.

Conclusiones de los autores: 

El cribado sistemático y el oportunista para la FA aumentan la tasa de detección de nuevos casos en comparación con la práctica habitual. Aunque ambos enfoques tienen un efecto comparable sobre la tasa general de diagnóstico de la FA, el costo del cribado sistemático es significativamente mayor que el del cribado oportunista desde la perspectiva del profesional sanitario. La falta de estudios que investiguen el efecto del cribado en otros sistemas de salud y en grupos etarios más jóvenes significa que se debe tener precaución con respecto a la transferabilidad de estos resultados más allá del contexto y la población en la cual se realizó el estudio incluido.

Se necesitan estudios de investigación adicionales que examinen la efectividad de estrategias alternativas de cribado e investiguen el efecto de la intervención sobre el riesgo de accidente cerebrovascular en las poblaciones cribadas y no cribadas.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia más frecuente en la práctica clínica y es una causa principal de morbilidad y mortalidad. El cribado de la FA en los pacientes asintomáticos se ha propuesto como una manera de reducir la carga de la enfermedad al detectar pacientes que se beneficiarían del tratamiento de anticoagulación profiláctica antes de la aparición de los síntomas. Sin embargo, para que el cribado sea una intervención efectiva debe mejorar la detección de la FA y proporcionar efectos beneficiosos en los pacientes que se detectan antes como resultado del cribado.

Objetivos: 

El objetivo primario de esta revisión fue examinar si los programas de cribado aumentan la detección de nuevos casos de FA en comparación con la práctica habitual. Los objetivos secundarios fueron identificar qué combinación de estrategia de cribado y población de pacientes es más efectiva, así como evaluar cualquier aspecto de seguridad asociado con el cribado, la aceptabilidad dentro de la población objetivo y los costos incluidos.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials [CENTRAL]) en The Cochrane Library, MEDLINE y EMBASE hasta marzo de 2012. También se hicieron búsquedas en bases de datos de investigación relevantes, registros de ensayos y sitios web hasta junio de 2012. También se buscaron estudios potencialmente relevantes en las listas de referencias de los estudios identificados y se estableció contacto con los autores correspondientes para obtener información acerca de estudios adicionales publicados o no publicados que pueden ser relevantes. No se aplicaron restricciones en cuanto al idioma.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles los ensayos controlados aleatorios, los estudios controlados tipo antes y después (before and after studies) y los estudios de series de tiempo interrumpido que compararon el cribado de la FA con la práctica habitual en pacientes de 40 años de edad y más. Dos revisores (PM, CT o MF) seleccionaron de forma independiente los ensayos para inclusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores (PM, CT) de forma independiente realizaron la evaluación del riesgo de sesgo y la extracción de los datos. Se utilizaron los odds ratios (OR) y los intervalos de confianza (IC) del 95% para presentar los resultados para el resultado primario, que es una variable dicotómica. Debido a que se incluyó solamente un estudio, no se realizó metanálisis.

Resultados principales: 

Un ensayo controlado aleatorio grupal cumplió los criterios de inclusión para esta revisión. Este estudio comparó el cribado sistemático (mediante invitación a realizarse un electrocardiograma [ECG]) y el cribado oportunista (palpación del pulso durante la consulta con un médico general [MG] por cualquier motivo seguido de un ECG si el pulso fue irregular) con la práctica habitual (hallazgo de un caso normal sobre la base del cuadro clínico) en pacientes con 65 años de edad o más. El riesgo de sesgo en el estudio incluido se consideró bajo.

El cribado sistemático y el oportunista de los pacientes mayores de 65 años son más efectivos que la práctica habitual (OR 1,57; IC del 95%: 1,08 a 2,26 y OR 1,58; IC del 95%: 1,10 a 2,29; respectivamente). El número necesario a cribar para detectar un caso adicional en comparación con la práctica habitual fue 172 (IC del 95%: 94 a 927) para el cribado sistemático y 167 (IC del 95%: 92 a 806) para el cribado oportunista. El cribado sistemático y el oportunista fueron más efectivos en los hombres (OR 2,68; IC del 95%: 1,51 a 4,76 y OR 2,33; IC del 95%: 1,29 a 4,19; respectivamente) que en las mujeres (OR 0,98; IC del 95%: 0,59 a 1,62 y OR 1,2; IC del 95%: 0,74 a 1,93; respectivamente). No hubo datos disponibles sobre la efectividad del cribado en diferentes grupos étnicos ni socioeconómicos. No hubo datos suficientes para comparar la efectividad de los programas de cribado en diferentes contextos de atención sanitaria.

El cribado sistemático se asoció con una tasa de captación general mejor que el cribado oportunista (53% versus 46%), excepto en el grupo etario ≥ 75 de años donde las tasas de captación fueron similares (43% versus 42%). En ambos programas de cribado fue más probable que participaran hombres que mujeres (57% versus 50% en el cribado sistemático, 49% versus 41% en el cribado oportunista) y fue más probable que participaran pacientes más jóvenes (65 a 74 años) que pacientes de 75 años de edad y más (61% versus 43% sistemático, 49% versus 42% oportunista). No se informaron eventos adversos asociados con el cribado.

El costo gradual por caso adicional detectado por el cribado oportunista fue GBP 337, comparados con GBP 1514 para el cribado sistemático. Todos los cálculos de costo se basaron en los datos del único ensayo incluido, que se realizó en el Reino Unido entre 2001 y 2003.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save