Antipiréticos alternados y combinados para el tratamiento de la fiebre en los niños

Los niños con enfermedades infecciosas a menudo presentan fiebre. La fiebre relacionada con enfermedades virales comunes como resfriados, tos, dolor de garganta y enfermedades gastrointestinales, generalmente dura unos pocos días, provoca que los niños se sientan indispuestos y es angustiante para los niños, los padres u otros cuidadores.

El paracetamol (también conocido como acetaminofeno) y el ibuprofeno reducen la temperatura del niño y alivian su malestar. Esta revisión evalúa si la administración de ambos tratamientos combinados, o de los dos tratamientos alternados, es más efectiva que la administración de paracetamol o ibuprofeno solos.

En septiembre de 2013 se encontraron seis estudios con 915 niños que evaluaron el tratamiento combinado o que alterna paracetamol e ibuprofeno para tratar la fiebre en los niños.

En comparación con la administración de ibuprofeno o paracetamol solos, la administración de ambos fármacos juntos probablemente es más efectiva para reducir la temperatura durante las primeras cuatro horas después del tratamiento (pruebas de calidad moderada). Sin embargo, solamente un ensayo evaluó si el tratamiento combinado dio lugar a más malestar o incomodidad en los niños y no encontró diferencias en comparación con ibuprofeno o paracetamol solos.

En la práctica, a menudo se aconseja a los cuidadores la administración de un único agente en un principio (paracetamol o ibuprofeno) y luego administrar una dosis adicional del alternativo si el niño continúa con fiebre. La administración del tratamiento alternado de esta forma puede ser más efectiva para reducir la temperatura durante las primeras tres horas después de la segunda dosis (pruebas de baja calidad) y también puede dar lugar a menos malestar en los niños (pruebas de baja calidad)

Solamente un ensayo pequeño comparó el tratamiento alternado con el tratamiento combinado y no encontró ventajas entre los dos (pruebas de muy baja calidad).

Conclusiones de los autores: 

Hay algunas pruebas de que el tratamiento antipirético alternado y el combinado pueden ser más efectivos para reducir la temperatura que la monoterapia sola. Sin embargo, las pruebas de mejorías en las medidas de malestar de los niños no son concluyentes. No hay pruebas suficientes para conocer cuál de los tratamientos combinados o alternados podría tener más efectos beneficiosos. Los estudios de investigación futuros deben medir el malestar de los niños con herramientas estandarizadas y evaluar la seguridad del tratamiento antipirético combinado y alternado.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Con frecuencia los profesionales de la salud recomiendan regímenes de tratamiento que combinan o alternan paracetamol e ibuprofeno en los niños con fiebre. Sin embargo, existen dudas acerca de si estos regímenes son mejores que la administración de agentes únicos y acerca del perfil de efectos adversos de los regímenes combinados.

Objetivos: 

Evaluar los efectos y los efectos secundarios del tratamiento combinado o alternado con paracetamol e ibuprofeno de forma consecutiva, comparado con la monoterapia para el tratamiento de la fiebre en los niños.

Estrategia de búsqueda: 

En septiembre de 2013, se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL); MEDLINE; EMBASE; LILACS; e International Pharmaceutical Abstracts (2009 a 2011).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que compararon regímenes alternados o combinados con paracetamol e ibuprofeno versus monoterapia en niños con fiebre.

Obtención y análisis de los datos: 

Un revisor y dos asistentes examinaron las búsquedas de forma independiente y aplicaron los criterios de inclusión. Dos revisores de forma independiente evaluaron el riesgo de sesgo y calificaron las pruebas. Se realizaron análisis separados para los diferentes grupos de comparación (tratamiento combinado versus monoterapia, tratamiento alternado versus monoterapia, tratamiento combinado versus tratamiento alternado).

Resultados principales: 

Se incluyeron seis estudios que reclutaron 915 participantes.

En comparación con la administración de un antipirético único solo, la administración de paracetamol e ibuprofeno combinados para la fiebre en los niños puede dar lugar a una temperatura media inferior a la hora después del tratamiento (DM -0,27° Celsius; IC del 95%: -0,45 a -0,08; dos ensayos, 163 participantes, pruebas de calidad moderada). Cuando no se administran antipiréticos adicionales, el tratamiento combinado probablemente también da lugar a una temperatura media inferior a las cuatro horas (DM -0,70° Celsius; IC del 95%: -1,05 a -0,35; dos ensayos, 196 participantes, pruebas de calidad moderada), y a menos niños que continúan o comienzan a presentar fiebre durante al menos cuatro horas después del tratamiento (CR 0,08; IC del 95%: 0,02 a 0,42, dos ensayos, 196 participantes, pruebas de calidad moderada). Solamente un ensayo evaluó una medida del malestar de los niños (síntomas asociados con la fiebre a las 24 horas y a las 48 horas), aunque no encontró una diferencia significativa en esta medida entre los regímenes de tratamiento (un ensayo, 156 participantes, calidad de las pruebas no calificada).

En la práctica, con frecuencia se aconseja a los cuidadores la administración de un único agente en un principio (paracetamol o ibuprofeno), y luego administrar una dosis adicional del alternativo si la fiebre del niño no logra resolverse o si reaparece. La administración de un tratamiento alternado de esta forma puede dar lugar a una temperatura media inferior una hora después de la segunda dosis (DM -0,60° Celsius; IC del 95%: -0,94 a -0,26; dos ensayos, 78 participantes, pruebas de baja calidad) y también puede dar lugar a menos niños que continúan o comienzan a presentar fiebre hasta tres horas después de su administración (CR 0,25; IC del 95%: 0,11 a 0,55; dos ensayos, 109 participantes, pruebas de baja calidad). Un ensayo evaluó el malestar de los niños (puntuaciones medias de dolor a las 24, 48 y 72 horas) y encontró que estas puntuaciones medias fueron inferiores con el tratamiento alternado, a pesar de la administración de menos dosis del antipirético en general (un ensayo, 480 participantes, pruebas de baja calidad)

Solamente un ensayo pequeño comparó el tratamiento alternado con el tratamiento combinado. No se observaron diferencias estadísticamente significativas en la temperatura media ni en el número de niños con fiebre a la hora, a las cuatro o a las seis horas (un ensayo, 40 participantes, pruebas de muy baja calidad).

En los ensayos no hubo eventos adversos graves que se atribuyeran directamente a los fármacos utilizados.

Tools
Information
Compartir/Guardar