Gastrostomía endoscópica percutánea versus gastrostomía radiológica percutánea para los trastornos de la deglución

Pregunta de la revisión

Esta revisión sistemática se realizó para comparar dos métodos diferentes para colocar una sonda de alimentación al estómago mediante una abertura en la piel (conocida como gastrostomía percutánea) para proporcionarle alimentos a un paciente con dificultades para tragar; el objetivo fue encontrar el enfoque más eficaz y seguro.

Antecedentes

La colocación de un tubo de alimentación (gástrico) al estómago por vía percutánea (a través de una abertura en la piel) es un método menos invasivo que la cirugía abierta. La gastrostomía percutánea se puede guiar mediante un instrumento óptico (o endoscopio) que se puede utilizar para mirar en el interior el cuerpo (denominada gastrostomía endoscópica percutánea, o PEG) o mediante la guía con técnicas externas para obtener una imagen del interior del cuerpo (conocida como gastrostomía radiológica percutánea o PRG). La PEG y la PRG se asocian con tasas altas de éxito en la colocación de los tubos gástricos, pero aún está por determinarse cuál es el mejor método.

Características de los estudios

Se buscaron varios recursos en línea para identificar los estudios que compararon la PEG y la PRG en pacientes con trastornos de la deglución de una manera controlada aleatoria. Este tipo de estudio es el mejor método de investigación para identificar las diferencias entre dos técnicas utilizadas para el mismo procedimiento.

Resultados clave

Se identificaron estudios controlados no aleatorios que compararon la PEG y la PRG en pacientes con trastornos de la deglución. Debido a esta falta de pruebas, no es posible determinar qué técnica es superior a la otra para la colocación de un tubo gástrico, y no se puede hacer una recomendación definitiva. Se requieren ensayos controlados aleatorios para determinar el método óptimo para la gastrostomía percutánea en los pacientes con dificultades para tragar.

Conclusiones de los autores: 

La PEG y la PRG son eficaces para el apoyo nutricional enteral a largo plazo en pacientes seleccionados, aunque las pruebas actuales no son suficientes para recomendar una técnica sobre la otra. La elección de la técnica se debe basar en las indicaciones y las contraindicaciones, la experiencia del profesional que la realiza y los establecimientos disponibles. Se requieren ECA en gran escala para comparar las dos técnicas y determinar el enfoque óptimo para la gastrostomía percutánea.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La gastrostomía se ha establecido como el procedimiento estándar para administrar nutrición enteral a largo plazo en pacientes con trastornos de la deglución. La gastrostomía percutánea es un enfoque menos invasivo que la gastrostomía quirúrgica abierta y se puede realizar por vía endoscópica (gastrostomía endoscópica percutánea o PEG, por sus siglas en inglés) o con guía ecográfica o fluoroscópica (gastrostomía radiológica percutánea o PRG, por sus siglas en inglés). Ambas técnicas tienen diferentes limitaciones, ventajas y contraindicaciones. Con el objetivo de determinar la técnica óptima para la administración de suplementos nutricionales a largo plazo, se han realizado muchos estudios para comparar los resultados de estas dos técnicas; sin embargo, aún no está claro qué método es superior al otro en cuanto a la eficacia y la seguridad.

Objetivos: 

Comparar la seguridad y la eficacia de la PEG y la PRG en el tratamiento de los pacientes con trastornos de la deglución.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library, enero 2016); MEDLINE (1946 hasta 22 enero 2016); EMBASE (1980 hasta 22 enero 2016); en las listas de referencias de los artículos identificados; bases de datos de ensayos en curso, incluyendo el Chinese Cochrane Centre Controlled Trials Register; y en PUBMED. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon la PEG con la PRG en pacientes con trastornos de la deglución, independientemente de la enfermedad subyacente.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los resultados de la búsqueda y la calidad de los estudios. No se pudo realizar el análisis de los datos, ya que no se identificaron ECA para la inclusión en esta revisión.

Resultados principales: 

No se identificaron ECA que compararan la PEG y la PRG para la gastrostomía percutánea en pacientes con trastornos de la deglución. El grupo grande de pruebas en este campo proviene de estudios retrospectivos y controlados no aleatorios y de series de casos. Según estas pruebas, la PEG y la PRG se pueden realizar con seguridad en los pacientes seleccionados, aunque ambas se asocian con complicaciones graves y leves. No obstante, se debe realizar un ECA definitivo para identificar la técnica preferida para la gastrostomía percutánea.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar