Intervenciones para mujeres embarazadas con hiperglucemia que no reúnen los criterios diagnósticos de diabetes gestacional y tipo 2

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Generalmente se considera que la diabetes mellitus gestacional (DMG) consiste en cualquier grado de intolerancia a la glucosa o un nivel alto de glucemia (hiperglucemia) que se reconoce por primera vez durante el embarazo. No obstante, ningún valor de corte inmediatamente evidente puede llamarse anormal. No puede precisarse el momento en que debe proporcionarse el tratamiento para normalizar la glucemia, ya que la relación entre el aumento de la hiperglucemia y los resultados adversos en el embarazo parece ser continua. La preeclampsia en la madre, un peso mayor que 4000 g al nacer (macrosomía), el traumatismo obstétrico con recién nacidos grandes para la edad gestacional (GEG), y el riesgo futuro de obesidad y diabetes en las madres y los recién nacidos se asocian con la hiperglucemia durante el embarazo. Se ha demostrado que el tratamiento intensivo, que incluye intervenciones en el estilo de vida y monitorización metabólica para las mujeres con DMG, es beneficioso para las mujeres y los recién nacidos.

Esta revisión encontró que el asesoramiento nutricional y la monitorización del nivel de glucemia para las mujeres con DMG incierta ayudaron a reducir el número de recién nacidos con macrosomía y de bebés GEG. Un único ensayo halló que las intervenciones dieron lugar a un aumento de las inducciones del trabajo de parto. Las intervenciones no aumentaron el riesgo de cesárea, los partos vaginales instrumentados o el aumento de peso en las mujeres durante el embarazo. Estos hallazgos se basaron en cuatro pequeños ensayos controlados aleatorios (con 543 mujeres). Los ensayos presentaron un riesgo moderado a alto de sesgo y sólo se incluyeron los datos de 521 mujeres y sus recién nacidos en los análisis. Hasta que haya disponibilidad de más pruebas de ensayos aleatorios amplios y bien diseñados, las pruebas actuales son insuficientes para realizar recomendaciones concluyentes en cuanto al tratamiento para las mujeres con concentraciones altas de glucemia durante el embarazo y que no reúnen los criterios diagnósticos de DMG (o diabetes tipo 2).

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión encontró que las intervenciones como asesoramiento nutricional y monitorización del nivel de glucemia, en mujeres con hiperglucemia en el embarazo que no reunían los criterios diagnósticos de la DMG y DMT2, ayudaron a reducir el número de recién nacidos con macrosomía y de bebés GEG, sin aumentar las tasas de cesárea y de partos vaginales instrumentados. Es importante destacar que los resultados de esta revisión se basaron en cuatro ensayos aleatorios pequeños con riesgo moderado a alto de sesgo sin resultados de seguimiento tanto para las mujeres como para los recién nacidos.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La hiperglucemia en el embarazo que no reúne los criterios diagnósticos de la diabetes mellitus gestacional (DMG), afecta anualmente a una proporción significativa de embarazadas. Esta se asocia con varios resultados adversos en el embarazo. Aunque se ha demostrado que el tratamiento intensivo para las mujeres con DMG es beneficioso para estas y para los recién nacidos, poco se sabe acerca de los efectos del tratamiento para las mujeres con hiperglucemia que no reúnen los criterios diagnósticos de DMG y diabetes tipo 2 (DMT2).

Objetivos: 

Evaluar los efectos de diferentes tipos de estrategias de tratamiento para las mujeres gestantes con hiperglucemia que no reúnen los criterios diagnósticos de DMG y DMT2 (a las que se hace referencia como DMG incierta en esta revisión).

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 septiembre 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios y con asignación al azar por grupos que compararan estrategias de tratamiento alternativas para las mujeres con DMG incierta.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la elegibilidad del estudio, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Se verificó la exactitud de los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ensayos con 543 mujeres y sus bebés (aunque en nuestros análisis sólo se incluyeron los datos de 521 mujeres y sus bebés). Tres de los cuatro estudios incluidos presentaron un riesgo moderado a alto de sesgo y un estudio tuvo un riesgo bajo a moderado de sesgo. Los recién nacidos de las mujeres bajo tratamiento para la DMG incierta (generalmente asesoramiento nutricional y monitorización metabólica) tuvieron menor probabilidad de presentar macrosomía (peso mayor que 4000 g al nacer) (tres ensayos, 438 neonatos, cociente de riesgos [CR] 0,38; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,19 a 0,74) o de ser grandes para la edad gestacional (GEG) (tres ensayos, 438 neonatos, CR 0,37; IC del 95%: 0,20 a 0,66) en comparación con los bebés nacidos de las mujeres del grupo de atención habitual. No hubo diferencias significativas en las tasas de cesárea (tres ensayos, 509 mujeres, CR 0,93; IC del 95%: 0,68 a 1,27) y de parto vaginal instrumentado (un ensayo, 83 mujeres, CR 1,37; IC del 95%: 0,20 a 9,27) entre los dos grupos.

Compartir/Guardar