Tratamiento de manipulación espinal para el dolor lumbar agudo

El dolor lumbar es un trastorno frecuente e invalidante que representa una gran carga para el individuo y la sociedad. A menudo da lugar a una reducción de la calidad de vida, pérdida de tiempo laboral y costos médicos considerables. El tratamiento de manipulación espinal (TME) es practicado ampliamente por diversos profesionales sanitarios en todo el mundo y es una elección frecuente para el tratamiento del dolor lumbar. Sin embargo, se ha puesto en duda la efectividad de este tipo de tratamiento para el dolor lumbar agudo.

En esta revisión, el dolor lumbar agudo se definió como dolor durante menos de seis semanas. Solamente se incluyeron los casos de dolor lumbar no causado por una enfermedad subyacente comprobada, por ejemplo, infección, tumor o fractura. También se incluyeron pacientes con dolor predominantemente en la región lumbar, pero que también podía haberse irradiado (propagado) a los glúteos y las piernas.

El TME se conoce como tratamiento "manual" de la columna, que incluye manipulación y movilización. El terapeuta aplica movilización manual al mover pasivamente las articulaciones espinales dentro de la amplitud de movimiento del paciente mediante movimientos lentos y pasivos, que empiezan con una amplitud pequeña y que aumentan gradualmente a una amplitud más grande. La manipulación es una técnica pasiva en la cual el terapeuta aplica un impulso o empuje manual dirigido específicamente a una articulación, al final o cerca del final de la amplitud pasiva (o fisiológica) de movimiento. Este procedimiento a menudo es acompañado de un “chasquido” audible.

En esta revisión se identificaron 20 ensayos controlados aleatorios (ECA) (con 2674 participantes) que evaluaron los efectos del TME en pacientes con dolor lumbar agudo. El tratamiento fue administrado por diversos profesionales, incluidos quiroprácticos, terapeutas manuales y osteópatas. Aproximadamente la tercera parte de los ensayos se consideró de calidad metodológica alta, lo que significa que estos estudios proporcionaron un nivel alto de confianza en el resultado del TME.

En general se encontraron pruebas de calidad baja a muy baja que indicaron que el TME no es más efectivo en el tratamiento de los pacientes con dolor lumbar agudo que las intervenciones inertes, el TME simulado (o falso), o cuando se agrega a otro tratamiento como la atención médica estándar. El TME tampoco parece ser más efectivo que otros tratamientos recomendados. El TME parece ser seguro comparado con otras opciones de tratamiento, aunque otras consideraciones incluyen los costos de atención.

Conclusiones de los autores: 

El TME no es más efectivo en los participantes con dolor lumbar agudo que las intervenciones inertes, el TME simulado, o como agregado de otra intervención. Además, el TME no parece ser mejor que otros tratamientos recomendados. La evaluación es limitada debido al escaso número de estudios por comparación, resultado e intervalo de tiempo. Por lo tanto, es probable que los estudios de investigación futuros tengan un impacto importante en estas estimaciones. La decisión de derivar a los pacientes al TME se debe basar en los costos, las preferencias de los pacientes y los profesionales, así como la seguridad relativa del TME en comparación con otras opciones de tratamiento. Los ECA futuros deben examinar a subgrupos específicos e incluir una evaluación económica.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Existen muchos tratamientos para el dolor lumbar incluido el tratamiento de manipulación espinal (TME), que es una intervención practicada ampliamente a nivel mundial. Este informe es una actualización de la revisión Cochrane anterior, publicada por primera vez en enero de 2004 con la última búsqueda de estudios hasta enero de 2000.

Objetivos: 

Examinar los efectos del TME para el dolor lumbar agudo, que se define como dolor de menos de seis semanas de duración.

Estrategia de búsqueda: 

Se hizo una búsqueda exhaustiva el 31 de marzo de 2011 en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PEDro, y en el Index to Chiropractic Literature. Se utilizaron otras estrategias de búsqueda para la completitud. No se impusieron limitaciones en el idioma o estado de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que examinaron la efectividad de la manipulación o la movilización espinal en adultos con dolor lumbar agudo. Además, los estudios se incluyeron cuando el dolor se presentaba predominantemente en la parte baja de la espalda pero el estudio permitía poblaciones mixtas, que incluían participantes con dolor irradiado a los glúteos y las piernas. Se excluyeron los estudios que evaluaron exclusivamente la ciatalgia. No se establecieron restricciones en cuanto al contexto ni al tipo de dolor. Los resultados primarios fueron dolor lumbar, estado funcional específico del dolor lumbar y recuperación percibida. Los resultados secundarios fueron retorno al trabajo y calidad de vida. El TME se definió como cualquier tratamiento manual dirigido a la columna, que incluye manipulación y movilización, e incluye estudios de quiroprácticos, terapeutas manuales y osteópatas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores realizaron la selección de los estudios y la evaluación del riesgo de sesgo de forma independiente. El segundo revisor verificó la extracción de los datos. Los efectos se examinaron en las siguientes comparaciones: TME versus 1) intervenciones inertes, 2) TME simulado, 3) otras intervenciones y 4) TME como tratamiento adicional. Además, se examinaron los efectos de diferentes técnicas de TME comparadas entre sí. Para evaluar la calidad de las pruebas se utilizó GRADE. Cuando fue posible, se estableció contacto con los autores para datos faltantes o inciertos. Los resultados se evaluaron en los siguientes intervalos de tiempo: a corto plazo (una semana y un mes), intermedio (tres a seis meses) y a largo plazo (12 meses o más). La relevancia clínica se definió como: 1) pequeña, diferencia de medias (DM) < 10% de la escala o diferencia de medias estandarizada (DME) < 0,4; 2) media, DM = 10% al 20% de la escala o DME = 0,41 a 0,7; y 3) grande, DM > 20% de la escala o DME > 0,7.

Resultados principales: 

Se identificaron 20 ECA (número total de participantes = 2674), de los cuales 12 (60%) no estaban incluidos en la revisión anterior. Los tamaños de la muestra variaron de 36 a 323 (mediana [RIC] = 108 [61 a 189]). En total, seis ensayos (30% de todos los estudios incluidos) tuvieron un riesgo bajo de sesgo. Como máximo, fue posible identificar tres ECA por comparación, resultado e intervalo de tiempo; por lo tanto, la cantidad de datos no se debe considerar consistente. En general, para los resultados primarios hay pruebas de calidad baja a muy baja que indican que no hay diferencias en el efecto del TME en comparación con intervenciones inertes, TME simulado, o cuando se agrega a otra intervención. La calidad de las pruebas fue variable (de muy baja a moderada), lo que indica que no hay diferencias en el efecto del TME en comparación con otras intervenciones, con la excepción de pruebas de baja calidad de un ensayo que muestran un efecto a corto plazo significativo y moderadamente relevante desde el punto de vista clínico del TME en el alivio del dolor cuando se comparó con intervenciones inertes, así como de pruebas de baja calidad que demuestran un efecto a corto plazo significativo y moderadamente relevante desde el punto de vista clínico del TME sobre el estado funcional cuando se agregó a otra intervención. En general, las técnicas de empuje del TME con el paciente acostado de lado y en posición supina demuestran una diferencia significativa a corto plazo en comparación con las técnicas de TME sin empuje para los resultados de dolor, estado funcional y recuperación.

Tools
Information
Compartir/Guardar