Profilaxis con antibióticos para la prevención de la infección de heridas por quemaduras

Las quemaduras constituyen un grave problema. Se asocian con una incidencia significativa de mortalidad y discapacidad, procedimientos quirúrgicos múltiples, hospitalización prolongada y costos elevados de asistencia sanitaria.

Se utilizan diversos antibióticos con la intención de reducir el riesgo de infección (antes de que ocurra) en los pacientes con quemaduras. Algunos antibióticos se usan localmente en la piel (tratamientos tópicos); otros se administran por vía oral o mediante una inyección y afectan el cuerpo entero (tratamientos sistémicos). No está claro si los antibióticos profilácticos son beneficiosos.

En esta revisión se incluyen 36 estudios con 2117 participantes. Los estudios compararon pacientes con quemaduras a los que se les administraron antibióticos con pacientes con quemaduras que recibieron un tratamiento inactivo (placebo), ningún tratamiento, apósitos para heridas u otra preparación tópica o antibiótico. Veintiséis ensayos (72%) evaluaron los antibióticos tópicos y un número pequeño de ensayos evaluó los antibióticos administrados por vía oral, por vía intravenosa o por vía respiratoria. La mayoría de los estudios eran pequeños y de calidad deficiente.

Hubo algunas pruebas de que un antibiótico particular (sulfadiazina de plata) aplicado directamente a la quemadura, en realidad, aumenta las tasas de infección entre un 8% y 80%. Por otra parte, no hubo suficientes pruebas de investigación acerca de los efectos de los antibióticos para permitir conclusiones fiables.

Conclusiones de los autores: 

Las conclusiones que se pueden establecer con respecto a los efectos de los antibióticos profilácticos en los pacientes con quemaduras son limitadas por el volumen y la calidad de la investigación existente (principalmente, pocos estudios y pequeños con un riesgo de sesgo poco claro o elevado para cada comparación). El volumen más grande de pruebas indica que la sulfadiazina de plata de uso tópico se asocia con un aumento significativo de las tasas de infección de heridas por quemaduras y una mayor duración de la estancia hospitalaria en comparación con los apósitos o los sustitutos de piel; estas pruebas presentan un riesgo de sesgo poco claro o elevado. Actualmente, los efectos de otras formas de profilaxis con antibióticos para la infección de heridas por quemaduras son poco claros. Un estudio pequeño informó una reducción en la incidencia de neumonía asociada con un régimen específico de antibiótico sistémico.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La infección de heridas por quemaduras es un problema grave porque puede demorar la cicatrización y dejar una cicatriz; además, la infección invasiva puede resultar en la muerte del paciente. La profilaxis con antibióticos es una de las intervenciones que puede prevenir la infección de heridas por quemaduras y proteger al paciente de las infecciones invasivas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la profilaxis con antibióticos en las tasas de infección de heridas por quemaduras.

Estrategia de búsqueda: 

En enero 2013, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo de Heridas (Wounds Group Specialised Register); en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL); MEDLINE; Ovid MEDLINE - In-Process & Other Non-Indexed Citations (2013); Ovid EMBASE; EBSCO CINAHL y en listas de referencias de artículos relevantes. No hubo restricciones con respecto al idioma, la fecha de publicación ni el ámbito de estudio.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaron la eficacia y la seguridad de la profilaxis con antibióticos para la prevención de la infección de heridas por quemaduras (IHQ). Se excluyeron los estudios cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los artículos de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos relevantes. El cociente de riesgos (CR) y la diferencia de medias (DM) se calcularon para los datos dicotómicos y los datos continuos, respectivamente. Cuando había un número suficiente de ECA comparables, los ensayos se agruparon en un metanálisis para estimar el efecto combinado.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye 36 ECA (2117 participantes); 26 (72%) evaluaron antibióticos tópicos, siete evaluaron antibióticos sistémicos (cuatro administraron el antibiótico en el período perioperatorio y tres en el ingreso al hospital o durante el tratamiento estándar), dos evaluaron la profilaxis con antibióticos no absorbibles y uno evaluó los antibióticos locales administrados por vía respiratoria.

Los 11 ensayos (645 participantes) que evaluaron la profilaxis tópica con sulfadiazina de plata se agruparon en un metanálisis. Hubo un aumento estadísticamente significativo de la infección de heridas por quemaduras asociado con la sulfadiazina de plata en comparación con los apósitos/sustitutos de piel (OR = 1,87; IC del 95%: 1,09 a 3,19, I2 = 0%). Estos ensayos presentaron un riesgo de sesgo elevado o poco claro. La sulfadiazina de plata también se asoció con una duración significativamente más prolongada de la estancia hospitalaria en comparación con los apósitos/sustitutos de piel (DM= 2,11 días; IC del 95%: 1,93 a 2,28).

La profilaxis con antibióticos sistémicos en los pacientes no quirúrgicos se evaluó en tres ensayos (119 participantes), y no hubo ninguna prueba de un efecto en las tasas de infección de heridas por quemaduras. Los antibióticos sistémicos (trimetoprima-sulfametoxazol) se asociaron con una reducción significativa de neumonía (sólo un ensayo, 40 participantes) (CR= 0,18; IC del 95%: 0.05 a 0,72), pero no de septicemia (dos ensayos 59 participantes) (CR= 0,43; IC del 95%: 0,12 a 1,61).

La profilaxis perioperatoria con antibióticos sistémicos no presentó ningún efecto en los resultados de esta revisión.

La descontaminación selectiva del tubo digestivo con antibióticos no absorbibles no tuvo un efecto significativo en las tasas de todos los tipos de infección (dos ensayos, 140 participantes). Además, hubo un aumento estadísticamente significativo de las tasas de Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) asociado con el uso de los antibióticos no absorbibles más la cefotaxima en comparación con el placebo (CR= 2,22; IC del 95%: 1,21 a 4,07).

No hubo ninguna prueba de una diferencia en la mortalidad o en las tasas de septicemia con la profilaxis con antibióticos de uso local administrados por vía respiratoria en comparación con el placebo (sólo un ensayo, 30 participantes).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar