Vacunas orales para la prevención del cólera

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

El cólera es una causa de diarrea líquida que puede llevar a una rápida deshidratación y muerte, si no es tratada de forma adecuada. Suele presentarse en epidemias, y está asociada con la pobreza y con el saneamiento deficiente.

Esta revisión halló siete ensayos amplios que evalúan las vacunas contra el cólera en lugares endémicos, cuatro estudios pequeños que investigan las vacunas con participantes expuestos de manera intencional a dicha infección, y otros 29 ensayos pequeños que aportan datos sobre la seguridad.

Las vacunas disponibles pueden prevenir entre el 50% y el 60% de los episodios de cólera durante los dos primeros años posteriores a la vacunación. Probablemente la protección no se extienda más allá de los tres años, por lo que se necesitan dosis de refuerzo.

No se demostró que las vacunas posean más efectos secundarios que el placebo.

La repercusión y la relación coste-efectovodad de incorporar las vacunas anticoléricas orales al calendario de vacunación sistemática de los países endémicos dependerá de la prevalencia del cólera, la frecuencia de las epidemias y el acceso a los servicios básicos que provean tratamientos para una rápida rehidratación.

Conclusiones de los autores: 

Las vacunas con células enteras inactivadas actualmente disponibles pueden prevenir el 50% al 60% de los episodios de cólera durante los primeros dos años posteriores al calendario de vacunación primaria. La repercusión y la relación costo-efectividad de incorporar las vacunas anticoléricas orales al calendario de vacunación sistemática de los países endémicos dependerá de la prevalencia del cólera, la frecuencia de las epidemias y el acceso a los servicios básicos que provean tratamientos para una rápida rehidratación.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El cólera es una causa de diarrea líquida que puede producir deshidratación y muerte si no es tratada de forma adecuada. Suele presentarse en epidemias, y está asociada con la pobreza y con el saneamiento deficiente. Las vacunas pueden ayudar a prevenir las epidemias, además son efectivas, económicas y fáciles de administrar.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de las vacunas anticoléricas orales en la prevención de nuevos casos de cólera y de mortalidad por cólera.

Estrategia de búsqueda: 

En octubre 2010, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Disease Group Specialized Register); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL); MEDLINE; EMBASE; LILACS; el metarregistro de los Ensayos Controlados (mRCT, por sus siglas en inglés, metaRegister of Controlled Trials), y la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos (ICTRP, por sus siglas en inglés, WHO International clinical Trials Registry Platform) de la OMS en busca de ensayos relevantes, publicados y en curso.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria o cuasialeatoria de vacunas anticoléricas orales en niños y adultos sanos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de manera independiente, evaluaron la elegibilidad y el riesgo de sesgo de cada uno de los ensayos. Los datos fueron extraídos por dos revisores independientes y analizados utilizando el programa informático Review Manager 5. Los resultados se informan como eficacia protectora de la vacuna (EPV) con los intervalos de confianza del 95% (IC).

Resultados principales: 

Siete ensayos amplios de eficacia, cuatro estudios pequeños de exposición artificial y 29 ensayos sobre la seguridad aportaron datos para esta revisión.

Se evaluaron cinco variantes de vacunas de células enteras inactivadas en ensayos de eficacia a gran escala (cuatro ensayos, 249 935 participantes). La eficacia global de la vacuna durante el primer año fue del 52% (IC del 95%: 35% a 65%), y durante el segundo año fue del 62% (IC del 95%: 51% a 62%). La eficacia protectora fue inferior en los niños menores de cinco años de edad; 38% (IC del 95%: 20% a 53%) comparados con los adultos y los niños de más edad; 66% (IC del 95%:57% a 73%).

Un ensayo de una vacuna de células enteras inactivadas en reclutas militares halló una eficacia protectora del 86% (IC del 95%: 37% a 97%) en una epidemia menor que ocurrió cuatro semanas después del calendario de dos dosis (un ensayo, 1 426 participantes). Los datos sobre la eficacia no están disponibles para los períodos mayores que dos años de las formulaciones de vacunas disponibles, pero según los datos de ensayos más antiguos es improbable que la eficacia dure más de tres años.

Los datos sobre la seguridad de las vacunas con células enteras inactivadas disponibles no revelaron un aumento clínicamente significativo en los eventos adversos comparado con el placebo.

Una sola vacuna de microbios vivos atenuados alcanzó la Fase III de la evaluación clínica y no resultó efectiva (un ensayo, 67 508 participantes). Se halló que dos nuevas vacunas candidatas de microbios vivos atenuados poseían efectividad clínica en estudios pequeños de exposición artificial, pero todavía están en etapa de desarrollo.

Share/Save