Intervenciones quirúrgicas para el desprendimiento de retina regmatógeno

Pregunta de la investigación
En esta revisión se intentó determinar cuál, si la retinopexia neumática o el cerclaje escleral, es el mejor tratamiento quirúrgico para el desprendimiento de retina regmatógeno (DRR).

Antecedentes
El desprendimiento de retina es la separación de la retina, el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo, de su capa subyacente adherida a la superficie posterior interna del ojo. El DRR ocurre cuando se produce la separación debido a roturas o desgarros retinianos, generalmente debido a un tironeamiento (tracción) del humor vítreo, la sustancia que llena el centro del ojo.

Tres intervenciones quirúrgicas se utilizan para reparar la/s rotura/s retiniana/s en el DRR: retinopexia neumática, cerclaje escleral y vitrectomía. En la retinopexia neumática se inyecta una burbuja de gas en la cavidad vítrea en el centro del ojo para realizar el sellado (taponamiento) mecánico de las roturas retinianas hasta que las roturas se puedan sellar con calor (láser) o frío (crioterapia). En la cerclaje escleral se aplica presión local a las roturas retinianas con material de sutura sobre la parte exterior del ojo (esclerótica) para invaginarla (cerclaje) hacia el interior. En la vitrectomía, se extrae el humor vítreo para aliviar la tracción en la retina del humor vítreo y se puede utilizar un taponamiento con gas para facilitar la cicatrización.

Características de los estudios
Se encontraron dos ensayos aleatorios que reclutaron 216 participantes (218 ojos) en Irlanda y los Estados Unidos. Ambos estudios evaluaron si la retinopexia neumática o el cerclaje escleral fue un mejor tratamiento para el DRR. El estudio realizado en los EE.UU. tuvo 198 participantes con un seguimiento de seis meses a dos años. El estudio en Irlanda tuvo 20 participantes con un seguimiento de cinco a 27 meses. Las pruebas están actualizadas hasta el 13 enero 2015.

Resultados clave
Los resultados de ambos estudios indicaron que el cerclaje escleral puede ser mejor o tan bueno como la retinopexia neumática en cuanto a las tasas de reaplicación y se reduce el riesgo de recurrencia del desprendimiento. Durante el procedimiento ocurrieron pocos eventos adversos oculares y no fue posible determinar si hubo diferencias en algunos eventos adversos que ocurrieron después de las cirugías. Más ojos del grupo de cerclaje escleral presentaron desprendimiento coroideo (separación de la coroides, la capa entre la retina y la esclerótica, de la esclerótica) y cambio miópico (cambio hacia la miopía que puede ser un signo de catarata en desarrollo) que los ojos del grupo de retinopexia neumática.

Calidad de la evidencia
La calidad de las pruebas se evaluó como baja a moderada debido al informe deficiente de la realización de los estudios. Además, hubo falta de información con respecto a resultados importantes que pueden ser útiles cuando se elige la intervención que se va a realizar con respecto a la visión, la calidad de vida y el costo.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas indican que la retinopexia neumática puede dar lugar a tasas inferiores de reaplicación y tasas mayores de recurrencia que el cerclaje escleral en los ojos con DRR, pero no descarta diferencias entre los procedimientos. La seguridad relativa de los procedimientos es incierta y se desconocen los efectos relativos de estos procedimientos con respecto a otros resultados importantes para los pacientes, como la agudeza visual y la calidad de vida. Debido a la información limitada disponible entre la retinopexia neumática y los procedimientos de cerclaje escleral, se justifica la realización de estudios de investigación futuros que aborden estas brechas en las pruebas.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El desprendimiento de retina regmatógeno (DRR) es una rotura de espesor completo en la retina sensorial, causada por la tracción vítrea en la retina. Aunque la retinopexia neumática, el cerclaje escleral y la vitrectomía son intervenciones quirúrgicas aceptadas para los ojos con DRR, su efectividad relativa todavía es polémica.

Objetivos: 

Los objetivos de esta revisión fueron evaluar la efectividad y la seguridad de la retinopexia neumática versus cerclaje escleral o la retinopexia neumática versus un tratamiento combinado con cerclaje escleral y vitrectomía en pacientes con DRR. Los objetivos secundarios fueron resumir cualquier dato sobre medidas económicas y de calidad de vida.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL (que contiene el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (2014, número 12), Ovid MEDLINE, Ovid MEDLINE In-Process and Other Non-Indexed Citations, Ovid MEDLINE Daily, Ovid OLDMEDLINE (enero 1946 hasta enero 2015), EMBASE (enero 1980 hasta enero 2015), Latin American and Caribbean Health Sciences Literature Database (LILACS) (enero 1982 hasta enero 2015), the ISRCTN registry (www.isrctn.com/editAdvancedSearch), ClinicalTrials.gov (www.clinicaltrials.gov) y la World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en). No se aplicó ninguna restricción de fecha o idioma en las búsquedas electrónicas de ensayos. La última búsqueda en bases de datos electrónicas se realizó el 13 de enero de 2015.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que compararon la efectividad de la retinopexia neumática versus el cerclaje escleral (con o sin vitrectomía) para los ojos con DRR.

Obtención y análisis de los datos: 

Después de revisar para determinar la elegibilidad, dos revisores de forma independiente extrajeron las características, los métodos y los resultados de los estudios. Se siguieron las normas para las revisiones sistemáticas como establece la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos controlados aleatorios (218 ojos de 216 participantes) que compararon la efectividad de la retinopexia neumática versus el cerclaje escleral para los ojos con DRR. No se identificaron estudios que investigaran la comparación de retinopexia neumática versus un tratamiento combinado con cerclaje escleral y vitrectomía. De los dos estudios incluidos, uno fue un estudio pequeño con 20 participantes reclutados en Irlanda y seguidos por un promedio de 16 meses. El segundo estudio fue más grande con 196 participantes (198 ojos) reclutados en los Estados Unidos y seguidos por al menos seis meses. Se justifica la interpretación cautelosa de los resultados ya que la calidad de las pruebas se evaluó como baja a moderada debido al informe insuficiente de los métodos de estudio y la falta de precisión y de consistencia entre los resultados de los estudios.

Ambos estudios mostraron menos ojos que lograron la reaplicación retiniana en el grupo de retinopexia neumática en comparación con el grupo de cerclaje escleral a los seis meses de seguimiento (cociente de riesgos [CR] 0,89; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,77 a 1,02; 218 ojos); sin embargo, no hay seguridad con respecto a si la intervención tiene un efecto importante sobre la reaplicación porque los resultados son poco precisos. Los ojos del grupo de retinopexia neumática también tuvieron mayores probabilidades de presentar recurrencia del desprendimiento de retina a los seis meses de seguimiento (CR 1,80; IC del 95%: 1,00 a 3,24; 218 ojos); sin embargo, no hay seguridad con respecto a si la intervención tiene un efecto importante sobre la recurrencia porque el IC inferior equivale a ninguna diferencia. Ningún estudio informó el cambio medio en la agudeza visual, datos de calidad de vida o medidas económicas. Las diferencias entre el grupo de retinopexia neumática y el grupo de cerclaje escleral fueron inciertas debido al escaso número de eventos con respecto a los eventos adversos oculares operatorios (CR 0,67; IC del 95%: 0,32 a 1,42; 218 ojos), desarrollo de catarata (CR 0,92; IC del 95%: 0,06 a 14,54; 198 ojos), glaucoma (CR 0,31; IC del 95%: 0,03 a 2,91; 198 ojos), retracción macular (CR 0,74; IC del 95%: 0,20 a 2,67; 198 ojos) y vitreorretinopatía proliferativa (CR 0,94; IC del 95%: 0,30 a 2,96; 218 ojos). Menos ojos del grupo de retinopexia neumática en comparación con el grupo de cerclaje escleral experimentaron desprendimiento coroideo (CR 0,17; IC del 95%: 0,05 a 0,57; 198 ojos) o cambio miópico igual o mayor que 1 dioptría de equivalente esférico (CR 0,04; IC del 95%: 0,01 a 0,13; 198 ojos).

Tools
Information
Compartir/Guardar