Mantenimiento de la posición boca abajo después de la cirugía del agujero macular

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

El ojo es responsable de enfocar y transformar los estímulos de la luz en señales nerviosas que se procesan en el cerebro para la percepción visual. La parte posterior del ojo está cubierta por la retina, una hoja distribuida en capas de células nerviosas, y cubierta con gel claro, conocido como gel vítreo. La mácula es la zona central de la retina responsable de la percepción de los detalles finos y la visión a color. Los trastornos de la mácula habitualmente dan lugar a un deterioro visual significativo.

El agujero macular idiopático, una enfermedad relacionada con la edad, es una causa importante de pérdida de visión. El trastorno afecta a al menos dos por 1000 individuos de más de 40 años de edad. Se cree que el desarrollo de agujeros maculares es resultado de la tracción ejercida por el vítreo y la separación de las células epiteliales pigmentarias subyacentes de los bordes del agujero. Los agujeros maculares se tratan convencionalmente mediante la eliminación quirúrgica del gel vítreo para aliviar las fuerzas de tracción. La inyección de gas (taponamiento con gas intraocular) en la cavidad vítrea se realiza con la intención de promover el cierre del agujero.

Después de la cirugía para el agujero macular, puede recomendarse un período de mantenimiento de la posición boca abajo durante hasta dos semanas, con la intención de mejorar la probabilidad de éxito al mantener el contacto del menisco de gas con la mácula. Sin embargo, la posición boca abajo no presenta un beneficio comprobado, es incómoda y se asocia con eventos adversos incluida la lesión nerviosa cubital.

Se realizó una revisión sistemática de los resultados para los individuos con agujeros maculares idiopáticos después del mantenimiento de la posición boca abajo en el postoperatorio. Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios (ECA). Dos de los tres ensayos indicaron un beneficio en los orificios de un diámetro superior a 400 micrones. Ninguno demostró pruebas de un beneficio en los orificios más pequeños.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente, no hay pruebas suficientes para establecer conclusiones sólidas acerca del impacto de la posición boca abajo en el postoperatorio sobre el resultado de la cirugía para el agujero macular. De tres ECA, dos indicaron un beneficio en los orificios más grandes, aunque no demostraron pruebas de un beneficio en los orificios más pequeños.

Se necesitan ECA que cumplan la declaración CONSORT y estudios observacionales no aleatorios a gran escala y bien diseñados para determinar con confianza el valor de esta intervención.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los agujeros maculares causan una pérdida significativa de la visión central. Con la intención de mejorar el resultado de la cirugía, puede aconsejarse un período variable en posición boca abajo.

Objetivos: 

Evaluar las pruebas del impacto de la posición boca abajo en el postoperatorio sobre el resultado de la cirugía para el agujero macular.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (que contiene el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (The Cochrane Library 2011, número 8), MEDLINE (enero 1950 hasta agosto 2011), EMBASE (enero 1980 hasta agosto 2011), en el International Standard Randomised Controlled Trial Number Register (ISRCTN Register) (www.controlled-trials.com), la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en) y en ClinicalTrials.gov (clinicaltrials.gov). No hubo restricciones de idioma o de fecha en las búsquedas electrónicas de ensayos. Las búsquedas en las bases de datos electrónicas se realizaron por última vez el 29 de agosto de 2011.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) en los cuales la posición boca abajo en el postoperatorio se comparó con ninguna posición boca abajo luego de la cirugía para los agujeros maculares.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos fueron recopilados y analizados de forma independiente por dos autores.

Resultados principales: 

Se identificaron tres ECA, A, B y C; uno de los cuales no estaba publicado. No fue posible realizar un metanálisis debido a la heterogeneidad de los estudios con respecto a la duración de la posición boca abajo y los métodos quirúrgicos (uso de membrana limitante interna).
Los tres estudios sugirieron un efecto beneficioso general del mantenimiento de la posición en cuanto al cierre de los agujeros: (A: cociente de riesgos (CR) 1,10; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,00 a 1,20; p = 0,05; B: CR 1,58; IC: 1,0 a 2,5; p = 0,01; C: CR 1,03; IC: 0,9 a 1,17; p = 0,67.
En cuanto a los agujeros de un tamaño más pequeño que 400 micrones, los tres estudios informaron que no hubo ningún efecto significativo de la posición boca abajo en el cierre exitoso del agujero (A: CR 1,03; IC: 0,95 a 1,12; B: CR 1,0; IC: 0,68 a 1,46; C: CR 1,03; IC: 0,9 a 1,17). Sin embargo, para los orificios mayores que 400 micrones, los dos estudios que examinaron los agujeros maculares de este tamaño estuvieron de acuerdo sobre la efectividad de la posición boca abajo en cuanto al cierre del agujero luego de la cirugía (A: CR 1,2; IC: 1,01 a 1,42; p = 0,04; B: CR 2,27; IC: 1,04 a 4,97; p = 0,04).

Compartir/Guardar