Terapia de manipulación espinal para el dolor lumbar crónico

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

La terapia de manipulación espinal (TME) es una intervención practicada ampliamente por diversos profesionales de la asistencia sanitaria a nivel mundial. Se ha puesto en duda la efectividad de este tipo de terapia para el tratamiento del dolor lumbar crónico.

El dolor lumbar es un trastorno común e invalidante, que representa una gran carga para el individuo y la sociedad. A menudo da lugar a una reducción de la calidad de vida, pérdida de tiempo laboral y costos médicos considerables. En esta revisión, el dolor lumbar crónico se define como el dolor lumbar que se prolonga por más de 12 semanas. Para esta revisión, sólo se incluyeron casos de dolor lumbar que no fueron causados por enfermedades subyacentes conocidas, por ejemplo, infección, tumor, o fractura. También se incluyó a pacientes que presentaban dolor predominantemente en la región lumbar, pero que también podía haberse irradiado (propagado) a los glúteos y las piernas.

La TME se conoce como un tratamiento "práctico" de la columna, que incluye manipulación y movilización. En las movilizaciones manuales, el terapeuta mueve la columna del paciente dentro de su amplitud de movimiento. Usan movimientos lentos y pasivos que comienzan con una amplitud pequeña y aumentan gradualmente a una amplitud de movimiento más amplia. La manipulación es una técnica pasiva en la cual el terapeuta aplica un impulso o empuje manual dirigido específicamente a una articulación, al final o cerca del final de la amplitud pasiva (o fisiológica) de movimiento. Este procedimiento a menudo es acompañado de un “chasquido” audible.

En esta revisión actualizada, se identificaron 26 ensayos controlados aleatorios (representados por 6070 participantes) que evaluaron los efectos de la TME en pacientes con dolor lumbar crónico. El tratamiento fue administrado por diversos profesionales, incluidos quiroprácticos, terapeutas manuales y osteópatas. Sólo nueve ensayos se consideraron de bajo riesgo de sesgo. En otras palabras, resultados en los cuales se pudo confiar.

Los resultados de esta revisión demuestran que la TME parece tener la misma efectividad que otras terapias comunes prescritas para el dolor lumbar crónico, como la terapia con ejercicios, la atención médica estándar o la fisioterapia. Sin embargo, cómo se compara con las intervenciones inertes o el tratamiento simulado (placebo) está menos claro debido a que hay sólo unos pocos estudios, en general con un riesgo alto de sesgo, que investigaron estos factores. Aproximadamente dos tercios de los estudios tuvieron un riesgo alto de sesgo, lo cual significa que no es posible confiar completamente en sus resultados. Además, no se observó ninguna complicación grave con la TME.

En resumen, la TME parece ser ni mejor ni peor que otras terapias existentes para los pacientes con dolor lumbar crónico.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de alta calidad indican que no hay ninguna diferencia clínicamente relevante entre la TME y otras intervenciones para el alivio del dolor y la mejoría de la función en pacientes con dolor lumbar crónico. La determinación del costo-efectividad de la atención tiene una alta prioridad. La investigación futura probablemente tenga un impacto importante en nuestra confianza en la estimación del efecto en relación con las intervenciones inertes y la TME simulada, y los datos relacionados con la recuperación.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Existen muchas terapias para el tratamiento del dolor lumbar incluida la terapia de manipulación espinal (TME), que es una intervención practicada ampliamente a nivel mundial.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la TME para el dolor lumbar crónico.

Estrategia de búsqueda: 

Un bibliotecario experimentado realizó una búsqueda actualizada hasta junio de 2009 para obtener ensayos controlados aleatorios (ECA) en CENTRAL (The Cochrane Library 2009, número 2), MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PEDro y el Index to Chiropractic Literature (Índice de la Bibliografía de Quiropráctica).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ECA que examinaban la efectividad de la manipulación o la movilización espinal en adultos con dolor lumbar crónico. No hubo restricciones en cuanto al contexto o al tipo de dolor; se excluyeron los estudios que examinaban exclusivamente la ciática. Los resultados primarios fueron el dolor, el estado funcional y la recuperación percibida. Los resultados secundarios eran el retorno al trabajo y la calidad de vida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores realizaron la selección de estudios, la evaluación del riesgo de sesgo y la extracción de datos de forma independiente. Se utilizó GRADE para evaluar la calidad de las pruebas. De ser posible, se realizaron los análisis de sensibilidad y la investigación de la heterogeneidad para los metanálisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron 26 ECA (total de participantes = 6070), nueve de los cuales tenían un bajo riesgo de sesgo. Aproximadamente dos tercios de los estudios incluidos (N = 18) no se evaluaron en la revisión anterior. En general, hay pruebas de alta calidad de que la TME tiene un efecto pequeño a corto plazo estadísticamente significativo aunque no clínicamente relevante sobre el alivio del dolor (DM: -4,16; IC del 95%: -6,97 a -1,36) y el estado funcional (DME: -0,22; IC del 95%: -0,36 a -0,07) en comparación con otras intervenciones. Los análisis de sensibilidad confirmaron la solidez de estos hallazgos. Hay pruebas de calidad variable (que varían de calidad baja a alta) de que la TME tiene un efecto a corto plazo estadísticamente significativo sobre el alivio del dolor y el estado funcional al combinarla con otra intervención. Hay pruebas de muy baja calidad de que la TME no es estadística y significativamente más efectiva que las intervenciones inertes o la TME simulada para el alivio del dolor o el estado funcional a corto plazo. Los datos sobre la recuperación, el retorno al trabajo, la calidad de vida y los costos de la atención fueron particularmente escasos. No se observaron complicaciones graves en cuanto a la TME.

Compartir/Guardar