Tomografía de coherencia óptica (TCO) para la detección del edema macular en pacientes con retinopatía diabética

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.
Conclusiones de los autores: 

El espesor de la retina central medido con TCO no puede usarse como una prueba independiente para diagnosticar el tipo central de EMCS y decidir sobre el uso de fotocoagulación con láser en pacientes derivados a clínicas de retina. De hecho, existe un desacuerdo significativo de la TCO con la definición de EMCS del ETRDS basada en el examen clínico. Algunos investigadores han observado que la TCO puede detectar el engrosamiento macular más temprano que el examen clínico, aunque también encontraron que dichos casos no necesariamente progresaron a un EMCS ni necesitaron fotocoagulación.

Se debe proceder con cuidado al aplicar las conclusiones de esta revisión a otros ciclos de prueba-tratamiento. En realidad, la TCO se convertirá en una herramienta esencial para administrar el tratamiento antiangiogénico, una opción terapéutica en expansión para los pacientes con edema macular debido a la RD, debido a que la TCO es un componente de los algoritmos de diagnóstico de los estudios sobre este tratamiento nuevo.

Antecedentes
Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El edema macular diabético (EMD) es un engrosamiento de la retina central, o la mácula, y se asocia con la pérdida de la visión a largo plazo en los pacientes con retinopatía diabética (RD). El edema macular clínicamente significativo (EMCS) es la modalidad más severa de EMD. Hace casi 30 años, el Early Treatment Diabetic Retinopathy Study (Estudio del Tratamiento Temprano de la Retinopatía Diabética) (ETRDS) halló que el EMCS, diagnosticado por medio de fotografía estereoscópica del fondo, causa una pérdida moderada de la visión en una de cuatro personas en el plazo de tres años. También mostró que la fotocoagulación con láser focal o en cuadrículas de la mácula reduce este riesgo a la mitad. Recientemente, se ha investigado la inyección intravítrea de fármacos antiangiogénicos para tratar de mejorar la visión en los pacientes con edema macular debido a la RD

La tomografía de coherencia óptica (TCO) se basa en la reflectividad óptica y puede representar el espesor y la estructura retinales produciendo imágenes transversales y tridimensionales de la retina central. Ya se usa ampliamente debido a que proporciona una evaluación objetiva y cuantitativa del edema macular a diferencia de la subjetividad de la evaluación biomicroscópica del fondo, que es utilizada habitualmente por los oftalmólogos en lugar de la fotografía. La tomografía de coherencia óptica también se usa para el seguimiento cuantitativo de los efectos del tratamiento del EMCS. Las desventajas del uso de la TCO son el costo de adquisición y la necesidad de personal entrenado para realizar los exámenes.

Objetivos: 

Determinar la exactitud del diagnóstico de la TCO para la detección del edema macular en pacientes con RD. Un objetivo secundario es comparar la exactitud del diagnóstico mediante características específicas de estudio, como los factores relacionados con la metodología, los pacientes o la TCO.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews, CDSR), en la Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE), la Health Technology Assessment Database (HTA) y en la NHS Economic Evaluation Database (NHSEED) (The Cochrane Library 2011, número 5), MEDLINE (enero 1950 hasta mayo 2011), EMBASE (enero 1950 hasta mayo 2011), ISI Web of Science (enero 1970 hasta mayo 2011), BIOSIS Previews (enero 1969 hasta mayo 2011), MEDION y en la Aggressive Research Intelligence Facility database (ARIF). No hubo restricciones de idioma o de fecha en las búsqueda electrónicas de ensayos. La última búsqueda en las bases de datos electrónicas se hizo el 16 de mayo de 2011. Se verificaron las bibliografías de los estudios relevantes para obtener referencias adicionales.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los estudios que evaluaron la exactitud del diagnóstico de cualquier modelo de TCO para detectar el EMD o el EMCS en pacientes con RD derivados a consultorios oftalmológicos. El edema macular diabético y el EMCS fueron diagnosticados por medio de biomicroscopía del fondo por oftalmólogos o mediante estereofotografía por oftalmólogos u otro personal entrenado.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de forma independiente extrajeron los datos de las características del estudio y las medidas de precisión. Se evaluaron los datos mediante los modelos de metanálisis jerárquicos sROC (Summary Receiver Operating Characteristic [Característica Operativa del Receptor Resumida]) de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve estudios (768 participantes, 1325 ojos). La prevalencia del EMCS fue de un 19% a un 65% (mediana del 50%). La calidad del estudio fue buena para la mitad de los ítems QUADAS, mientras que se encontró una calidad incierta o inadecuada en algunos estudios con respecto a los criterios de selección, el enmascaramiento (cegamiento) de la prueba índice y de referencia, la disponibilidad de información clínica, los resultados no interpretables y los retiros. Hubo un inconveniente específico con la “unidad de análisis” debido a que ambos ojos de la mayoría de los participantes fueron incluidos en los análisis como si fuesen independientes.

El EMCS central fue la enfermedad de interés en todos los estudios excepto en uno y por lo tanto nuestros resultados no pueden aplicarse al EMCS no central. En ocho estudios que proporcionaron datos sobre el EMCS (697 participantes, 1241 ojos), la sensibilidad agrupada fue de 0,78 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 0,83) y la especificidad fue de 0,86 (IC del 95%: 0,76 a 0,93). El valor de corte mediano del espesor de la retina central seleccionado para la extracción de datos fue de 250 µm (rango de 230 µm a 300 µm).

No se agruparon los datos de tres estudios que informaban la exactitud en cuanto a la detección del EMD (180 participantes, 343 ojos). Las sensibilidades y las especificidades fueron de alrededor de 0,80 en dos estudios y ambas fueron de 1.00 en el tercer estudio.

Compartir/Guardar