Ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños y adolescentes

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un problema importante en niños y adolescentes y puede dar lugar a problemas sociales, académicos y de salud mental a largo plazo. Los fármacos estimulantes como el metilfenidato y la anfetamina son los tratamientos utilizados con mayor frecuencia para el TDAH, aunque no siempre son efectivos y se pueden asociar con efectos secundarios. Hay pruebas de que el TDAH podría estar relacionado con deficiencias de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) y, en particular, de AGPI omega-3; por lo tanto, la administración de suplementos de AGPI puede mejorar los síntomas del TDAH y los problemas asociados. El objetivo de esta revisión fue evaluar si los suplementos de AGPI son un tratamiento efectivo para los niños y adolescentes con TDAH. Aunque hubo algunos datos limitados que indicaron que puede haber alguna mejoría, en general hubo pocas pruebas de que la administración de suplementos de AGPI tiene efectos beneficiosos. Es necesario realizar más estudios de investigación de alta calidad.

Conclusiones de los autores: 

En general hay pocas pruebas de que la administración de suplementos de AGPI proporciona efectos beneficiosos para los síntomas del TDAH en niños y adolescentes. La mayoría de los datos no mostró efectos beneficiosos de la administración de suplementos de AGPI, aunque hubo algunos datos limitados que mostraron una mejoría con la administración de suplementos de omega-3 y omega-6 combinados.

Es importante que los estudios de investigación futuros consideren las deficiencias actuales en esta área que incluyen tamaños de la muestra pequeños, variabilidad en los criterios de selección, variabilidad en el tipo y dosis de los suplementos, períodos de seguimiento cortos y otras deficiencias metodológicas.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un problema importante en niños y adolescentes que se caracteriza por niveles de falta de atención inapropiados para la edad, hiperactividad e impulsividad, y se asocia con problemas sociales, académicos y de salud mental a largo plazo. Los fármacos estimulantes metilfenidato y anfetamina son los tratamientos utilizados con mayor frecuencia para el TDAH, aunque no siempre son efectivos y se pueden asociar con efectos secundarios. Pruebas clínicas y bioquímicas indican que las deficiencias de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) podrían estar relacionadas con el TDAH. Se ha demostrado que los niños y adolescentes con TDAH tienen concentraciones significativamente inferiores de AGPI en plasma y en sangre y, en particular, niveles inferiores de AGPI omega-3. Estos hallazgos indican que la administración de suplementos de AGPI puede reducir los problemas de atención y de comportamiento asociados con el TDAH.

Objetivos: 

Comparar la eficacia de los AGPI con otras formas de tratamiento o placebo para el tratamiento de los síntomas del TDAH en niños y adolescentes.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos en agosto de 2011: CENTRAL (The Cochrane Library 2011, número 2), MEDLINE (1948 hasta julio, semana 3, 2011), EMBASE (1980 hasta 2011, semana 29), PsycINFO (1806 hasta la actualidad), CINAHL (1937 hasta la actualidad), BIOSIS (1969 hasta el 30 de julio de 2011), Science Citation Index (1970 hasta el 30 de julio de 2011), Social Science Citation Index (1970 hasta el 30 de julio de 2011), Conference Proceedings Citation Index - Science (1990 hasta el 30 de julio de 2011), Conference Proceedings Citation Index - Social Science and Humanities (1990 hasta el 30 de julio de 2011), Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews) (2011, número 7), DARE (2011, número 2), Dissertation Abstracts (vía Dissertation Express) y en el metaRegister of Controlled Trials (mRCT). Además, se realizaron búsquedas de tesis en los siguientes archivos el 2 de agosto de 2011: DART, NTLTD y TROVE. También se verificaron las listas de referencias de todos los estudios y revisiones relevantes para obtener referencias adicionales.

Criterios de selección: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los resultados de las búsquedas en las bases de datos. Cualquier desacuerdo relacionado con la selección de los estudios se resolvió mediante consenso o, cuando fue necesario, mediante la consulta con un tercer miembro del equipo de revisión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos miembros del equipo de revisión extrajeron de forma independiente los detalles de los participantes, así como el contexto, las intervenciones, la metodología y los datos de resultado. Cuando se identificaron diferencias, se resolvieron por consenso o se derivaron a un tercer miembro del equipo. Se hicieron todos los esfuerzos razonables para establecer contacto con los revisores cuando se necesitaron más aclaraciones o hubo datos faltantes.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron 13 ensayos con 1011 participantes. Después de analizar 366 referencias, 23 se consideraron relevantes y se obtuvo el texto completo para su valoración. Se excluyeron cinco artículos y se incluyeron 18 que describen los 13 ensayos.

Ocho de los ensayos incluidos tuvieron un diseño paralelo: cinco compararon un suplemento de AGPI omega-3 con placebo; dos compararon un suplemento combinado de omega-3 y omega-6 con placebo, y uno comparó un AGPI omega-3 con un suplemento dietético. Cinco de los ensayos incluidos tuvieron un diseño cruzado (crossover): dos compararon AGPI omega-3/6 combinado con placebo; dos compararon AGPI omega-6 con placebo; uno comparó AGPI omega-3 con AGPI omega-6, y uno comparó AGPI omega-6 con dexanfetamina. Los suplementos se administraron durante un período de entre cuatro y 16 semanas.

Hubo una probabilidad significativamente mayor de mejoría en el grupo que recibió AGPI omega-3/6 comparado con placebo (dos ensayos, 97 participantes; cociente de riesgos [CR] 2,19; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,04 a 4,62). Sin embargo, no hubo diferencias estadísticamente significativas en los síntomas del TDAH calificados por los padres (cinco ensayos, 413 participantes; diferencia de medias estandarizada [DME] -0,17; IC del 95%: -0,38 a 0,03); la falta de atención (seis ensayos, 469 participantes; DME -0,04; IC del 95%: -0,29 a 0,21) ni la hiperactividad / impulsividad (cinco ensayos, 416 participantes; DME -0,04; IC del 95%: -0,25 a 0,16) cuando todos los participantes que recibieron suplementos de AGPI se compararon con los que recibieron placebo.

No hubo diferencias estadísticamente significativas en las calificaciones de los profesores de los síntomas generales del TDAH (cuatro ensayos, 324 participantes; DME 0,05; IC del 95%: -0,18 a 0,27); la falta de atención (tres ensayos, 260 participantes; DME 0,26; IC del 95%: -0,22 a 0,74) ni la hiperactividad / impulsividad (tres ensayos, 259 participantes; DME 0,10; IC del 95%: -0,16 a 0,35).

Tampoco hubo diferencias entre los grupos en cuanto al comportamiento, los efectos secundarios ni las pérdidas durante el seguimiento.

En general no hubo otras diferencias entre los grupos en cualquier otra comparación.

Tools
Information
Compartir/Guardar