Inmunoglobulina anti-D intramuscular versus intravenosa para la prevención de la aloinmunización Rhesus durante el embarazo

Los anticuerpos contra el antígeno de glóbulos rojos Rhesus D (RhD) pueden ser producidos por una madre RhD negativa si lleva un feto RhD positivo. Los anticuerpos se forman con el ingreso de la sangre fetal en la circulación materna (hemorragia feto-materna) durante el parto o después de un procedimiento (como la amniocentesis). La sensibilización espontánea ocurre de forma prenatal alrededor de las 28 a 30 semanas de gestación. La afección materna que resulta de la misma se conoce como aloinmunización o sensibilización RhD. Los anticuerpos pueden causar enfermedades hemolíticas en el recién nacido que dan lugar a anemia, edema y posiblemente la muerte. Aunque el primer recién nacido generalmente no presenta daños, estos anticuerpos (dirigidos contra los antígenos hereditarios del padre) pueden causar enfermedades hemolíticas en los recién nacidos RhD positivos posteriores.

La inmunoglobulina anti-D (inmunoglobulina G anti-D) se obtiene a partir del plasma humano y contiene niveles altos de anticuerpos contra los antígenos RhD fetales. Después de la administración a la madre, se obtiene una prueba positiva del anticuerpo debido a que la inmunoglobulina anti-D cruza la placenta y se une a los glóbulos rojos fetales. Debido a que la inmunoglobulina anti-D se deriva del plasma combinado de donantes, existe un riesgo de contraer enfermedades transmitidas por la sangre.

Se recomienda la inmunoprofilaxis con inmunoglobulina anti-D para las madres RhD negativas a las 28 o 30 semanas de embarazo y durante las 72 horas de la exposición materna potencial a los glóbulos rojos del feto para evitar que la madre desarrolle anticuerpos durante el embarazo. Las madres RhD negativas también reciben inmunoglobulina anti-D posparto después de un recién nacido RhD positivo para reducir el riesgo de sensibilización durante el próximo embarazo. Las vías de administración actuales para este producto incluyen la vía intramuscular e intravenosa. Esta revisión procuró comparar la eficacia y la efectividad de la inmunoglobulina anti-D intramuscular versus intravenosa para prevenir la aloinmunización Rhesus en embarazadas RhD negativas.

Se identificaron dos estudios controlados aleatorios finalizados, que incluían a 447 mujeres RhD negativas. Los hallazgos indican que la inmunoglobulina anti-D intramuscular e intravenosa en la semana 28 de embarazo presenta la misma eficacia para prevenir la formación de anticuerpos RhD (aloinmunización) durante el embarazo. Ninguna de las mujeres desarrolló anticuerpos contra el antígeno RhD. El número pequeño de estudios, el número reducido de participantes y las limitaciones metodológicas implican que no se tiene información suficiente para guiar la práctica. La elección de la vía de administración intramuscular o intravenosa dependerá de los preparados disponibles, la dosis a administrar y la preferencia de la mujer.

Conclusiones de los autores: 

Parece que la administración IM e IV de inmunoglobulina anti-D presenta una eficacia similar. El número de estudios incluidos y el número de participantes no son suficientes para evaluar si existen diferencias. La inmunoglobulina anti-D puede ser administrada con inyección IM o IV. La elección de la vía de administración IM o IV dependerá de los preparados disponibles, la dosis a administrar y también de las preferencias de las pacientes. Esta revisión no encontró información suficiente sobre la cual guiar la práctica debido al número limitado de estudios incluidos, los tamaños de la muestra pequeños y las limitaciones metodológicas.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los anticuerpos contra el antígeno de glóbulos rojos Rhesus D (RhD) pueden producirse durante el embarazo en una madre RhD negativa que lleva un feto RhD positivo, en particular después de una hemorragia feto-materna en el momento del parto o después de cualquier procedimiento que pueda causar hemorragia feto-materna. Aunque el primer recién nacido generalmente no presenta daños, estos anticuerpos pueden causar enfermedades hemolíticas del feto/neonato (EHFN) en los recién nacidos RhD positivo posteriores. La incompatibilidad RhD es una causa principal de EHFN.

Para reducir el riesgo de EHFN, se administra inmunoglobulina anti-D a las madres RhD negativas a las 28 o 30 semanas de embarazo y dentro de las 72 horas de la exposición materna potencial a los glóbulos rojos del feto. La inmunoglobulina anti-D actualmente está disponible en preparaciones tanto intramusculares (IM) como intravenosas (IV).

Objetivos: 

Comparar la eficacia y la efectividad de la IgG anti-D IM versus IV en cuanto a la prevención de la aloinmunización RhD en embarazadas RhD negativas.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (el 30 de septiembre de 2012).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios, ensayos cuasialeatorios y ensayos aleatorios grupales que compararan la inmunoglobulina anti-D IM e IV para prevenir la aloinmunización RhD en embarazadas RhD negativas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la inclusión y la calidad de los ensayos de forma independiente. Dos autores de la revisión extrajeron los datos. Ambos autores comprobaron la consistencia de los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos estudios con 447 mujeres RhD negativas (con tamaños de la muestra de 14 y 432). Los estudios compararon la administración IM e IV de la profilaxis con inmunoglobulina anti-D. En ambos estudios las mujeres recibieron una dosis de 1500 UI (300 microgramos) de Rhophylac durante la semana 28 de gestación. No hubo ninguna incidencia de aloinmunización RhD en ninguno de los estudios, debido a que el tamaño de la muestra fue insuficiente para realizar una comparación significativa de este resultado poco común. Uno de los estudios encontró que las concentraciones medias de IgG anti-D después de la administración IV e IM difirieron en hasta siete días (36,1 [2,6] ng/mL IV; 19,8 [8,7] ng/mL IM en el día siete). Sin embargo, dos a tres semanas después de la administración, las concentraciones fueron similares para ambas vías de administración. Ninguna de las mujeres de los estudios desarrolló anticuerpos contra el antígeno RhD.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save