Ivermectina versus benzimidazoles para el tratamiento de la infección por Strongyloides stercoralis

¿Qué es la infección por Strongyloides y cómo funciona la ivermectina?

Strongyloides stercoralis es un parásito que vive en los intestinos de los pacientes infectados. La infección no es grave en la mayoría de los pacientes, pero puede ser mortal en los pacientes con deficiencia inmunológica. Las personas contraen la infección cuando entran en contacto con el suelo o el agua contaminada con nematodos infecciosos. La infección crónica generalmente causa erupción cutánea, vómitos, diarrea, estreñimiento y problemas respiratorios, como una enfermedad similar al asma. Esta enfermedad se puede tratar con ivermectina o albendazol o tiabendazol. Se deseaba saber si la ivermectina era mejor o peor que los otros tratamientos alternativos.

Lo que dice la investigación

Se revisaron las pruebas acerca del efecto de la ivermectina en comparación con el albendazol y el tiabendazol. Después de la búsqueda de los ensayos relevantes hasta agosto de 2015, se incluyeron siete ensayos controlados aleatorios que reclutaron 1147 adultos con infección crónica por Strongyloides, realizados entre 1994 y 2011 en diferentes contextos (África, el sudeste de Asia, América y Europa). Cuatro ensayos evaluaron la efectividad de la ivermectina en comparación con el albendazol y tres ensayos evaluaron la efectividad de la ivermectina en comparación con el tiabendazol.

Comparación ivermectina versus albendazol

El tratamiento con ivermectina probablemente cura a más pacientes que el albendazol (pruebas de calidad moderada) y puede ser igual o mejor tolerado (pruebas de calidad baja). Los ensayos incluidos no informaron eventos adversos grave o muertes.

Comparación ivermectina versus tiabendazol

Los tratamientos con ivermectina y tiabendazol pueden curar a un número similar de pacientes con infección por Strongyloides (pruebas de calidad baja), pero la ivermectina es probablemente mejor tolerada (pruebas de calidad moderada). Los ensayos incluidos no informaron eventos adversos grave o muertes.

Conclusiones de los autores: 

La ivermectina da lugar a más pacientes curados que el albendazol y es al menos igual de tolerada. En los ensayos de ivermectina con tiabendazol, la curación parasitológica es similar pero hay más eventos adversos con tiabendazol.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La estrongiloidiasis es una infección del intestino por Strongyloides stercoralis que es frecuente en el mundo. La infección crónica generalmente causa erupción cutánea, vómitos, diarrea o estreñimiento, así como problemas respiratorios, y puede ser mortal en los pacientes con deficiencia inmunológica. Se puede tratar con ivermectina, albendazol o tiabendazol.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la ivermectina versus benzimidazoles (albendazol y tiabendazol) para el tratamiento de la infección crónica por Strongyloides.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group (24 agosto 2015); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), publicado en The Cochrane Library; MEDLINE (enero 1966 hasta agosto 2015); EMBASE (enero 1980 hasta agosto 2015); LILACS (agosto 2015); y en las listas de referencias de los artículos. También se hicieron búsquedas en el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) utilizando 'strongyloid*' como término de búsqueda, listas de referencias, y resúmenes de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de ivermectina versus albendazol o tiabendazol para el tratamiento de la infección crónica por Strongyloides.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los ensayos incluidos. Se utilizaron los cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95% y los modelos de efectos fijos o aleatorios. Cuando los ensayos fueron suficientemente similares en sus definiciones de eventos adversos, se agruparon los datos de dichos eventos.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos, que reclutaron a 1147 participantes, realizados entre 1994 y 2011 en diferentes lugares (África, el sudeste de Asia, América y Europa).

En los ensayos que compararon ivermectina con albendazol, la curación parasitológica fue mayor con ivermectina (CR 1,79; IC del 95%: 1,55 a 2,08; 478 participantes, cuatro ensayos, pruebas de calidad moderada). No hubo diferencias estadísticamente significativas en los eventos adversos (CR 0,80; IC del 95%: 0,59 a 1,09; 518 participantes, cuatro ensayos, pruebas de baja calidad).

En los ensayos que compararon ivermectina con tiabendazol, hubo poca o ninguna diferencia en la curación parasitológica (CR 1,07; IC del 95%: 0,96 a 1,20; 467 participantes, tres ensayos, pruebas de baja calidad). Sin embargo, los eventos adversos fueron menos frecuentes con ivermectina (CR 0,31; IC del 95%: 0,20 a 0,50; 507 participantes; tres ensayos, pruebas de calidad moderada).

En los ensayos que compararon diferentes dosis de ivermectina, tomar una segunda dosis de 200 μg/kg de ivermectina no se asoció con una mayor curación en un subgrupo pequeño de participantes (CR 1,02; IC del 95%: 0,94 a 1,11; 94 participantes, dos ensayos).

El mareo, las náuseas y la desorientación se informaron de forma habitual en todos los grupos de fármacos. No hubo informes de eventos adversos graves o muertes.

Tools
Information
Share/Save