Gafas para prevenir la desalineación ocular en niños con hipermetropía

Pregunta de la revisión
Se compararon los efectos beneficiosos y perjudiciales del uso de gafas con otras intervenciones en niños con hipermetropía para prevenir el desarrollo de desalineación ocular.

Antecedentes
Los lactantes habitualmente nacen con hiperopía o hipermetropía, y a medida que crecen, sus ojos habitualmente se desarrollan hasta que pueden ver claramente. Algunos niños, sin embargo, siguen presentando un nivel alto de hipermetropía. La hipermetropía significa que para enfocar las cosas de cerca el niño debe realizar mucho esfuerzo (lo que se conoce como acomodación). Este esfuerzo prolongado y repetido puede causar síntomas, como cefaleas, visión doble, y cansancio ocular, y también causa dificultades para realizar tareas que necesitan la visión cercana, como leer. Los niños que siguen presentando hipermetropía tienen mayores probabilidades que los niños con visión normal de desarrollar desalineación ocular (denominado estrabismo), comúnmente conocido como ojos cruzados. El estrabismo dificulta que los ojos trabajen en colaboración para enfocarse. Entonces, en los niños que desarrollan estrabismo es más probable la ambliopía que en los niños sin estrabismo. La ambliopía, comúnmente conocida como ojo perezoso, es un trastorno en el que el niño no puede lograr una agudeza visual normal (visión clara). La ambliopía requiere tratamiento para prevenir la pérdida de visión a largo plazo; sin embargo, incluso el uso de gafas puede no permitirle al niño con ambliopía tener una visión de 20/20. Los médicos a menudo prescriben gafas para prevenir el desarrollo de estrabismo en los niños con hipermetropía, aunque se ha realizado muy poca investigación sobre la efectividad de este tratamiento.

Características de los estudios
Se identificaron los resultados de tres ensayos controlados aleatorios (ECA; estudios clínicos en los que los pacientes son asignados al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento) para determinar el éxito de las gafas en cuanto a la reducción del desarrollo de estrabismo en lactantes con hipermetropía. Los ensayos incluyeron a lactantes hasta los 12 meses de edad y midieron resultados entre las edades de tres y cuatro años. Los tres ensayos incluyeron 855 lactantes y cerca de un 79% de los lactantes en los análisis finales de diferentes resultados. Estos ensayos se realizaron todos en el Reino Unido con períodos de seguimiento de entre uno y 3,5 años. Las pruebas están actualizadas hasta abril de 2014.

Resultados clave
Mediante la combinación de los resultados de los tres ensayos, se encontró que no se conoce el riesgo de estrabismo al usar gafas. Se identificaron varios sesgos potenciales en la forma en que se realizaron los tres ensayos. Debido al riesgo alto de sesgo y la cantidad de datos faltantes, es posible que la disminución observada en el riesgo de desarrollar estrabismo pueda ser una sobrestimación del efecto verdadero. Actualmente las pruebas no apoyan la conclusión de que las gafas previenen el estrabismo en los niños con hipermetropía. Se requiere más investigación para responder a la pregunta. Además, la prescripción de gafas, en particular las que corrigen toda la prescripción (corrección total), puede impedir que los ojos se desarrollen naturalmente y que se normalicen hasta lograr una agudeza visual clara. La emetropización (normalización de la visión que generalmente ocurre durante el proceso de crecimiento natural) se informó en dos ensayos: un ensayo indicó que las gafas impiden la emetropización, y el segundo ensayo no informó ninguna diferencia en la tasa de cambio en el defecto refractivo.

Calidad de la evidencia
La calidad general de las pruebas fue muy baja, en particular debido al diseño inadecuado de los ensayos, los datos de resultado incompletos y la ausencia de poder estadístico para proporcionar un cálculo exacto del efecto general del tratamiento de corrección con gafas para prevenir el estrabismo.

Conclusiones de los autores: 

Aunque en los niños que fueron asignados al grupo de gafas fue menos probable que presentaran estrabismo y tuvieran una agudeza visual peor que 20/30 en comparación con los niños asignados a ninguna corrección con gafas, estos efectos pueden haber sido resultado del azar o haberse debido al sesgo. Debido al riesgo alto de sesgo y al informe deficiente de los ensayos incluidos, aún no se conoce el efecto verdadero de la corrección con gafas para la hiperopía sobre el estrabismo.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La hiperopía (hipermetropía) en la lactancia requiere un esfuerzo acomodativo para enfocar las imágenes. El esfuerzo acomodaticio prolongado se ha asociado con un mayor riesgo de estrabismo (desalineación ocular). El estrabismo dificulta la posibilidad de que los ojos trabajen juntos y puede dar lugar a síntomas de astenopía (cansancio ocular) y diplopía intermitente (visión doble), y dificulta la realización de tareas en las que se emplea la visión cercana. El estrabismo no tratado puede dar lugar al desarrollo de ambliopía (ojo perezoso). Se cree que la prescripción de gafas para corregir el defecto de refracción de la hiperopía previene el desarrollo de estrabismo.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las gafas prescritas comparadas con ninguna intervención para la prevención del estrabismo en lactantes y niños con hiperopía.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en: CENTRAL (que contiene el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (2014, número 4), Ovid MEDLINE,Ovid MEDLINE In-Process and Other Non-Indexed Citations, Ovid MEDLINE Daily,Ovid OLDMEDLINE (enero 1946 hasta abril 2014), EMBASE (enero 1980 hasta abril 2014), PubMed (1966 hasta abril 2014), el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) (www.controlled-trials.com), ClinicalTrials.gov (www.clinicaltrials.gov) y la World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en). No se aplicó ninguna restricción de fecha o idioma en las búsquedas electrónicas de ensayos. La última búsqueda en bases de datos electrónicas se realizó el 3 de abril de 2014. También se buscó en la base de datos Science Citation Index en septiembre de 2013.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que investigaban la asignación a la intervención con gafas o ningún tratamiento para los niños con hiperopía. La definición de hiperopía sigue siendo subjetiva, aunque se requiere que sea al menos mayor que +2,00 dioptrías (D) de hiperopía.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron de forma independiente los datos utilizando los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Un autor de la revisión introdujo los datos en Review Manager y un segundo autor verificó los datos introducidos. Los dos autores de la revisión resolvieron las discrepancias en todas las etapas del proceso de revisión.

Resultados principales: 

Se identificaron tres ensayos controlados aleatorios (855 niños incluidos) en esta revisión. Estos ensayos fueron realizados en el Reino Unido con períodos de seguimiento de entre uno y 3,5 años. Los estudios incluidos se consideraron en riesgo alto de sesgo, debido al uso de métodos cuasialeatorios para asignar a los niños al tratamiento, la falta de enmascaramiento de los evaluadores de resultados y al alto porcentaje de abandonos. Ninguno de los tres ensayos representó los datos faltantes y los análisis estuvieron limitados a los datos de los casos disponibles (674 [79%] de 855 niños incluidos para el resultado primario). Estos factores afectan la posibilidad de evaluar la efectividad del tratamiento.

Los análisis que incorporan los tres ensayos identificados en esta revisión (674 niños) indicaron que el efecto de la corrección con gafas iniciada antes de la edad de un año en los niños con hiperopía entre tres y cuatro años de edad es incierto en lo que se refiere a la prevención del estrabismo (cociente de riesgos [CR] 0,71; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,44 a 1,15; pruebas de muy baja calidad). Sobre la base de un metanálisis de tres ensayos (664 niños), el riesgo de presentar una agudeza visual peor que 20/30 a los tres años de edad también fue incierto para los niños con gafas en comparación con los niños sin corrección con gafas, de forma independiente del cumplimiento (CR 0,87; IC del 95%: 0,60 a 1,26; pruebas de muy baja calidad).

Se informó emetropización en dos ensayos: un ensayo indicó que las gafas impiden la emetropización, y el segundo ensayo no informó ninguna diferencia en la tasa de cambio en el defecto refractivo.

Tools
Information
Compartir/Guardar