Corticosteroides para la neumonía

Pregunta de la revisión

Se investigaron los efectos del tratamiento de pacientes con neumonía administrando corticosteroides (también llamados corticoides o glucocorticoides) en la cantidad de muertes, la respuesta al tratamiento, las complicaciones del tratamiento y los efectos secundarios. Se comparó el tratamiento con corticosteroides más antibióticos con placebo o ningún tratamiento.

Antecedentes

La neumonía aguda es una infección pulmonar que se trata con antibióticos que atacan a las bacterias responsables de la infección. La neumonía es bastante frecuente y, a pesar del tratamiento antibiótico adecuado, pueden surgir complicaciones e incluso la muerte.

Los corticosteroides son hormonas que se producen de manera natural en la glándula suprarrenal. Se halló que los corticosteroides son beneficiosos para el tratamiento de ciertas infecciones. Sin embargo, los efectos beneficiosos suelen ser contrapuestos por los efectos secundarios graves, sobre todo cuando se administran en dosis altas y a largo plazo. Ésta es una actualización de una revisión publicada en 2011.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta 3 marzo 2017.

Características de los estudios

Se incluyeron 17 estudios que evaluaron el tratamiento con corticosteroides sistémicos (por vía intravenosa o en comprimidos), en pacientes con neumonía (2264 participantes; 1954 adultos y 310 niños). Se incluyeron 12 nuevos estudios en esta actualización y se excluyó uno previamente incluido. Todos los estudios incluidos evaluaron a pacientes que habían padecido neumonía adquirida en la comunidad (NAC) y tratada en el hospital; ningún estudio evaluó a pacientes que habían presentado neumonía mientras estaban en el hospital o con respiradores artificiales (ventilación mecánica).

Fuentes de financiación de los estudios

Ocho ensayos no informaron las fuentes de financiación; siete fueron financiados por patrocinadores académicos; uno fue financiado por una compañía farmacéutica; y uno informó que no recibió financiamiento.

Resultados clave

Los corticosteroides redujeron las muertes en adultos con NAC grave, pero no en pacientes con NAC no grave. Es necesario tratar con corticosteroides a 18 adultos con NAC grave para prevenir una muerte.

Los pacientes con NAC tratados con corticosteroides tuvieron menores tasas de fracaso clínico (muerte, empeoramiento de los estudios de imagenología o ninguna mejoría clínica), un tiempo de curación más breve, una menor duración de la hospitalización y menos complicaciones. Se halló evidencia de calidad adecuada que demuestra que los corticosteroides reducen las tasas de fracaso clínico en niños con neumonía, aunque los datos se basaron en una cantidad pequeña de niños con diferentes tipos de neumonía.

Los pacientes tratados con corticosteroides tuvieron mayores niveles de glucemia (hiperglucemia) que los no tratados con corticosteroides. El tratamiento con corticosteroides no se asoció con mayores tasas de otros eventos adversos graves.

Los corticosteroides fueron beneficiosos para los adultos con NAC grave. Los pacientes con NAC no grave también podrían beneficiarse con el tratamiento con corticosteroides, aunque no tiene ventajas en la supervivencia.

Calidad de la evidencia

Se bajó el nivel de la calidad de la evidencia debido a problemas con el diseño del estudio, resultados poco claros o que no fueron similares entre los estudios. Respecto de los resultados de muerte y fracaso clínico en adultos, la calidad de la evidencia se calificó como moderada. Para los resultados de fracaso clínico en pacientes con NAC grave, NAC no grave y en niños, la calidad de la evidencia se calificó como alta.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento con corticosteroides redujo la morbimortalidad en adultos con NAC grave; el número necesario a tratar para lograr un resultado beneficioso adicional fue de 18 pacientes (IC del 95%: 12 a 49) para prevenir una muerte. El tratamiento con corticosteroides redujo la morbilidad, pero no la mortalidad en adultos y niños con NAC no grave. El tratamiento con corticosteroides se asoció con más eventos adversos, en especial hiperglucemia; aunque los efectos perjudiciales no parecían superar los beneficios.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La neumonía es una enfermedad frecuente y potencialmente grave. Los corticosteroides se indican para el tratamiento de diferentes tipos de infección; sin embargo, su función en el tratamiento de la neumonía sigue siendo poco clara. Ésta es una actualización de una revisión publicada en 2011.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los corticosteroides en el tratamiento de la neumonía.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias Agudas (Cochrane Acute Respiratory Infections Group's Specialised Register), CENTRAL, MEDLINE, Embase, LILACS el 3 marzo 2017 y también en actas de congresos relevantes y en las referencias de ensayos identificados. También se realizaron búsquedas de ensayos en curso y no publicados en tres registros de ensayos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaron el tratamiento con corticosteroides sistémicos, como complemento del tratamiento antibiótico, frente a placebo o ningún corticosteroide en adultos y niños con neumonía.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se calcularon cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza [IC] del 95% y se agruparon los datos con el modelo de efectos fijos Mantel–Haenszel, cuando fue posible.

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ECA con un total de 2264 participantes; trece ECA incluyeron 1954 participantes adultos, y cuatro ECA incluyeron 310 niños. Esta actualización incluyó 12 nuevos estudios, excluyó un estudio incluido previamente y excluyó cinco nuevos ensayos. Un ensayo está a la espera de clasificación.

Todos los ensayos restringieron la inclusión a pacientes con neumonía adquirida en la comunidad (NAC), con o sin neumonía asociada con la atención sanitaria (NAAS). El riesgo de sesgo de selección y de desgaste en general se consideró bajo y poco claro. El riesgo de sesgo de realización se consideró bajo en nueve ensayos, poco claro en un ensayo y alto en siete ensayos. El riesgo de sesgo de publicación se consideró bajo en tres ensayos y alto en los 14 ensayos restantes.

Los corticosteroides redujeron de manera significativa la mortalidad en adultos con neumonía grave (CR 0,58; IC del 95%: 0,40 a 0,84; evidencia de calidad moderada), pero no en adultos con neumonía no grave (CR 0,95; IC del 95%: 0,45 a 2,00). Las tasas de fracaso clínico precoz (definidas como mortalidad por todas las causas, progresión radiográfica o inestabilidad clínica entre los días 5 y 8) se redujeron de manera significativa con corticosteroides en pacientes con neumonía grave y no grave (CR 0,32; IC del 95%: 0,15 a 0,7; y CR 0,68; IC del 95%: 0,56 a 0,83; respectivamente, evidencia de alta calidad). Los corticosteroides redujeron el tiempo de curación clínica, las duraciones de la hospitalización y la estancia en la unidad de cuidados intensivos, el desarrollo de insuficiencia respiratoria o de choque no presentes en el comienzo de la neumonía y las tasas de complicaciones por neumonía.

Entre los niños con neumonía bacteriana, los corticosteroides redujeron las tasas de fracaso clínico precoz (definidas en función de los adultos, CR 0,41; IC del 95%: 0,24 a 0,70; evidencia de alta calidad) basada en dos ensayos pequeños y clínicamente heterogéneos, y redujeron el tiempo hasta la curación clínica.

La hiperglucemia fue significativamente más frecuente en los adultos tratados con corticosteroides (CR 1,72; IC del 95%: 1,38 a 2,14). No hubo diferencias significativas entre los pacientes tratados con corticosteroides y los controles respecto de otros eventos adversos o de infecciones secundarias (CR 1,19; IC del 95%: 0,73 a 1,93).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save