Reinicio de la alimentación temprano versus tardío para niños con diarrea aguda

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Un gran número de niños que residen en países en vías de desarrollo mueren a causa de la diarrea aguda. Aunque es generalmente causada por virus infecciosos o bacterias, rara vez se conoce el organismo exacto, ya que es poco práctico realizar pruebas para el organismo. El tratamiento de la diarrea es, por lo tanto, el tratamiento estándar, con la política recomendada de utilizar el tratamiento de rehidratación oral y los suplementos dietéticos. Dado que los intestinos pueden sufrir lesiones por la infección, muchos médicos recomiendan un período de ayuno seguido de la reintroducción gradual de los alimentos, aunque faltan pruebas sobre cuándo exactamente debe reintroducirse una dieta "normal". Los autores aquí analizaron a los niños que recibían reinicio de la alimentación "temprano" (dentro de las 12 horas del comienzo de la rehidratación) o reinicio de la alimentación "tardío" (después de 12 horas del comienzo de la rehidratación). Los autores identificaron 12 ensayos que cumplían con los criterios de inclusión, con un total de 1283 niños menores de cinco años; de éstos, 1226 se utilizaron en el análisis (724 recibieron reinicio de la alimentación temprano; 502 recibieron reinicio de la alimentación tardío). No hubo diferencias significativas entre los dos grupos de reinicio de la alimentación en el número de participantes que necesitaron líquidos intravenosos no programados (813 participantes, seis ensayos), que presentaron episodios de vómitos (466 participantes, cinco ensayos) y diarrea persistente, es decir, con una duración mayor a 14 días (522 participantes, cuatro ensayos). La duración media de la estancia hospitalaria también fue similar (246 participantes, dos ensayos). Por lo tanto, no existen pruebas para sugerir que el reinicio de la alimentación temprano aumenta el riesgo de complicaciones después de la diarrea aguda, como la necesidad de líquidos intravenosos, o aumenta el riesgo de desarrollar diarrea persistente. Se necesitan más estudios para examinar completamente otros parámetros como la duración de la diarrea y el efecto sobre el aumento de peso.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas de que el reinicio de la alimentación temprano aumente el riesgo del uso de líquido intravenoso no programado, episodios de vómitos y diarrea persistente. No fue posible establecer conclusiones con respecto a la duración de la diarrea.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La diarrea aguda se encuentra entre las principales causas de morbilidad y mortalidad en los niños en los países de bajos ingresos. La base del tratamiento es la rehidratación oral y la dieta. Sin embargo, faltan datos y estudios sobre el momento adecuado y el tipo de alimentación que debe adoptarse durante el curso de la enfermedad.

Objetivos: 

Comparar la eficacia y la seguridad del reinicio de la alimentación temprano versus tardío en niños con diarrea aguda.

Estrategia de búsqueda: 

En mayo 2011, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL (The Cochrane Library 2011, número 1), MEDLINE, EMBASE, LILACS y mRCT. También se estableció contacto con investigadores y organizaciones, y se realizaron búsquedas en las listas de referencias.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios sobre el reinicio de la alimentación temprano versus tardío en niños menores de diez años de edad con diarrea aguda. El reinicio de la alimentación temprano se definió como dentro de las 12 horas del comienzo de la rehidratación y el reinicio de la alimentación tardío se definió como más de 12 horas después del comienzo de la rehidratación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente los resultados de la búsqueda, el riesgo de sesgo, y extrajeron los datos. Se presentan los cocientes de riesgos para los resultados dicotómicos y las diferencias de medias para los resultados continuos. Se combinaron los resultados de los ensayos mediante el metanálisis cuando la heterogeneidad no era significativa.

Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos con 1283 participantes. En el análisis, se utilizaron 1226 participantes (724 en el grupo de reinicio de la alimentación temprano y 502 en el grupo de reinicio de la alimentación tardío).Nueve ensayos describieron la secuencia de asignación, pero sólo dos utilizaron asignación oculta. Un ensayo informó cegamiento simple, pero no identificó claramente a la persona cegada. El reinicio de la alimentación temprano significó la ingesta durante o inmediatamente después del comienzo de la rehidratación, mientras que el reinicio de la alimentación tardío significó la ingesta sólo entre 20 horas y 48 horas después del comienzo de la rehidratación.Se observó heterogeneidad significativa en los datos para la duración de la diarrea. No hubo diferencias significativas entre los dos grupos de reinicio de la alimentación en el número de participantes que necesitaron líquidos intravenosos no programados (seis ensayos con 813 participantes), que presentaron episodios de vómitos (cinco ensayos con 466 participantes) y diarrea persistente (cuatro ensayos con 522 participantes). La duración media de la estancia hospitalaria también fue similar (dos ensayos con 246 participantes).

Compartir/Guardar