Efectos de la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN sobre conductas para reducir riesgos

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

En la actualidad, se pueden realizar pruebas en que se analiza el ADN para estimar el riesgo de enfermedades, como cardiopatía o cáncer de pulmón en los fumadores. Se consideró que las estimaciones del riesgo derivadas de las pruebas genéticas pueden motivar a las personas a cambiar su conducta para reducir los riesgos identificados. En la revisión actual, se evaluó el efecto de la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad de pruebas genéticas en las conductas para reducir riesgos y la motivación de dichas conductas.

Una búsqueda sistemática encontró 14 artículos que informaron los resultados de 13 estudios elegibles: siete estudios clínicos y seis estudios análogos (estudios en los que los se les solicita a los participantes en situaciones hipotéticas que imaginen haber recibido estimaciones del riesgo de enfermedad basado en la prueba genética).

Cinco estudios clínicos evaluaron el abandono del hábito de fumar, y la combinación estadística de los resultados no reveló ningún efecto estadísticamente significativo en el abandono del hábito a corto plazo ( seis meses). Dos estudios clínicos evaluaron la conducta dietética y revelaron que la comunicación de las estimaciones de riesgo basadas en pruebas genéticas modificó la conducta de los participantes.Los dos estudios que evaluaron la actividad física y el único estudio que evaluó el uso de medicamentos o de vitaminas para reducir los riesgos de enfermedad no mostraron que la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN tuvieron un efecto en la conducta.

Para los seis estudios análogos, la combinación estadística de los resultados reveló un efecto estadísticamente significativo en las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en la prueba genética en la intención de cambiar la conducta solamente. No hubo pruebas de ningún efecto adverso imprevisto en la motivación o el estado de ánimo.

En resumen, la cantidad y la calidad limitadas de pruebas actualmente disponibles sugiere que la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en la prueba genética pueden tener un efecto pequeño o ningún efecto en la conducta, pero puede tener un efecto pequeño en las intenciones de modificar la conducta. Se necesitan ensayos más amplios y de más calidad.

Conclusiones de los autores: 

Si se tienen en cuenta las pruebas débiles basadas en un número pequeño de estudios de calidad limitada, los resultados de esta revisión sugieren que la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN tiene un efecto pequeño o no tiene efecto en el hábito de fumar y la actividad física. Puede tener un efecto pequeño en la dieta autoinformada y en las intenciones de cambiar la conducta. Las afirmaciones acerca de que el hecho de recibir resultados de pruebas basadas en el ADN motiva a las personas a que cambien su conducta no son respaldadas por las pruebas. Se necesitan ECA más amplios y de más calidad.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Hay grandes expectativas con respecto al potencial que tiene la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN de motivar el cambio en la conducta.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN en las conductas para reducir riesgos y la motivación para incurrir en dichas conductas.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos mediante términos de búsqueda y títulos de búsqueda médicos: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, The Cochrane Library, número 4, 2010), MEDLINE (1950 hasta abril 2010), EMBASE (1980 hasta abril 2010), PsycINFO (1985 hasta abril 2010), utilizando OVID SP y CINAHL (EBSCO) (1982 hasta abril 2010). También se realizaron búsquedas en las listas de referencias, se realizaron búsquedas de referencias de los artículos potencialmente elegibles y se estableció contacto con los autores de estudios relevantes para obtener sugerencias. No hubo restricciones de idioma. Los artículos no publicados o en prensa fueron elegibles para la inclusión.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios con adultos (18 años o más) en los que un grupo recibió estimaciones del riesgo de enfermedad de enfermedad basado en el ADN personalizadas reales (estudios clínicos) o imaginarias (estudios análogos) para enfermedades cuyo riesgo podría reducirse posiblemente con un cambio en la conducta. Los estudios elegibles debían incluir una medida de resultado primaria de conductas para reducir riesgos o motivación (es decir, intención) para modificar dichas conductas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión buscaron los estudios y extrajeron los datos de forma independiente. Se evaluó el riesgo de sesgo según el Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de Intervenciones. Para obtener las medidas de resultado continuas, se informan los tamaños del efecto como diferencias de medias estandarizadas (DME). Para obtener las medidas de resultado dicotómicas, se informa el tamaño del efecto como odds ratios (OR). Se obtuvieron los tamaños del efecto agrupado con intervalos de confianza (IC) del 95%, con el modelo de efectos aleatorios aplicado en la escala de diferencias estandarizadas y los odds ratios logarítmicos.

Resultados principales: 

Se examinaron 5384 resúmenes y se identificaron 21 estudios como potencialmente eligibles. Después de un análisis total del texto, se incluyeron 14 artículos que informaron los resultados de siete estudios clínicos (dos informes de artículos sobre el mismo ensayo) y seis estudios análogos.

De los siete estudios clínicos, cinco evaluaron el abandono del hábito de fumar. Los metanálisis no revelaron ningún efecto estadísticamente significativo en el abandono del hábito de fumar a corto plazo (menos de seis meses) (OR 1,35; IC del 95%: 0,76 a 2,39; p = 0,31; n = tres estudios) o abandono del hábito de fumar después de seis meses (OR 1,07; IC del 95%: 0,64 a 1,78; p = 0,80; n = cuatro estudios). Dos estudios clínicos evaluaron la dieta y encontraron efectos que favorecieron significativamente las estimaciones del riesgo basado en el ADN (OR 2,24; IC del 95%: 1,17 a 4,27; p = 0,01). No se encontraron efectos estadísticamente significativos en los dos estudios que evaluaron la actividad física (OR 1,03; IC del 95%: 0,59 a 1,80; p = 0,92) o el único estudio que evaluó el uso de medicamentos o vitaminas para reducir los riesgos de enfermedad (OR 1,26; IC del 95%: 0,58 a 2,72; p = 0,56).

Para los seis estudios análogos no clínicos, el metanálisis reveló un efecto estadísticamente significativo del riesgo basado en el ADN en la intención de cambiar las conductas (DME 0,16; IC del 95%: 0,04 a 0,29; p = 0,01).

No hubo pruebas acerca de que la comunicación de las estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN tuviera efectos adversos. Sin embargo, dos estudios que evaluaron la sensación de temor inmediatamente después de presentar la información del riesgo informaron una sensación más intensa del temor en los grupos de estimaciones del riesgo de enfermedad basado en el ADN en comparación con los grupos de comparación.

En general, la calidad de los estudios incluidos fue deficiente. Se consideró que ninguno de los estudios clínicos o análogos tuvo un bajo riesgo de sesgo, debido a la falta de claridad en el informe o, cuando se aportaron detalles, pruebas de que no se pudo proteger satisfactoriamente contra el riesgo de sesgo.

Compartir/Guardar