Estatinas para el retraso del inicio y la progresión de la degeneración macular senil

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.
Estatinas para el retraso del inicio y la progresión de la degeneración macular senil

La degeneración macular senil (DMS) es un trastorno progresivo de la mácula de aparición tardía que afecta la visión central. Los estudios han mostrado que algunos de los factores que pueden causar aterosclerosis y accidentes cerebrovasculares son los mismos que los que pueden provocar DMS. Las estatinas demostraron ser muy efectivas para prevenir los accidentes cerebrovasculares, por lo que es posible que también tengan efectos protectores para la DMS. Varios estudios observacionales examinaron la relación entre la DMS y el uso de estatinas; sin embargo, los resultados fueron contradictorios.
Esta revisión sistemática identificó un ensayo controlado aleatorio finalizado y otro en curso. Del ensayo finalizado en el cual 30 pacientes recibieron 20 mg diarios de simvastatina o placebo durante un período de tres meses, los análisis no mostraron una diferencia estadísticamente significativa con respecto a la agudeza visual al finalizar el tratamiento de estudio ni 45 días después de completar dicho tratamiento. Del ensayo en curso los análisis preliminares luego de 12 meses de tratamiento no mostraron una diferencia estadísticamente significativa entre 40 mg diarios de simvastatina y placebo con respecto a la agudeza visual, la puntuación de las drusas o la función visual. Debido al pequeño tamaño del ensayo finalizado y a la corta duración del tratamiento y del período de seguimiento no es posible establecer conclusiones en este momento con respecto a los efectos de las estatinas al inicio o en la progresión de la DMS. Se actualizará esta revisión cuando los datos del ensayo en curso estén disponibles.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de los ECA actualmente disponibles no fueron suficientes para establecer la conclusión de que las estatinas tienen una función en la prevención o el retraso del inicio o la progresión de la DMS.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La degeneración macular senil (DMS) es un trastorno progresivo de la mácula de aparición tardía que afecta la visión central. Esta afección es la causa principal de ceguera en personas mayores de 65 años en los países industrializados (Congdon 2003)). Pruebas epidemiológicas, genéticas y patológicas recientes mostraron que la DMS comparte algunos factores de riesgo con la aterosclerosis, por lo que las estatinas pudieran ejercer efectos protectores en la DMS.

Objetivos: 

Examinar la efectividad de las estatinas en comparación con otros tratamientos, ningún tratamiento o placebo para retrasar la aparición y la progresión de la DMS.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE y LILACS el 30 abril 2009 y en WHO International Clinical Trials Registry Platform el 11 mayo 2009. Se hicieron búsquedas en listas de referencias y en Science Citation Index. No hubo restricciones de idioma o de fecha en la búsqueda de ensayos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon las estatinas con otros tratamientos, ningún tratamiento o placebo en participantes susceptibles o a los que se les diagnosticó algún estadio inicial de DMS.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los resultados de la búsqueda según los criterios de selección. Dos colegas de habla italiana extrajeron los datos. Un revisor ingresó los datos. No fue posible un metanálisis porque sólo se identificó un ECA finalizado.

Resultados principales: 

Dos estudios cumplieron los criterios de selección. Un ensayo informó insuficientes detalles para evaluar el riesgo de sesgo; el otro ensayo está en curso.

Del ensayo finalizado los análisis de 30 participantes no mostraron una diferencia estadísticamente significativa entre el brazo de simvastatina y el brazo placebo en la agudeza visual a los tres meses de tratamiento (agudeza visual decimal 0,21± 0,56 en el brazo de simvastatina y 0,19± 0,40 en el brazo placebo) o a los 45 días después de la finalización del tratamiento (agudeza visual decimal 0,20± 0,50 en el brazo de simvastatina y 0,19± 0,48 en el brazo placebo). La lente y el estado de la retina no tuvieron cambios durante y después del período de tratamiento en ambos grupos.

Del ensayo en curso los análisis preliminares de 42 participantes que completaron 12 meses de seguimiento no mostraron una diferencia estadísticamente significativa entre el brazo de simvastatina y el brazo placebo con respecto a la agudeza visual, la puntuación de las drusas ni la función visual (las estimaciones del efecto y los intervalos de confianza no estaban disponibles). Se estableció contactó con los investigadores y se actualizará la revisión cuando los datos estén disponibles.

Compartir/Guardar