Cuidado familiar para la seguridad, permanencia y bienestar de los niños que son retirados de su hogar a causa de maltrato.

El abandono y el maltrato infantil son problemas frecuentes en todo el mundo que resultan en consecuencias negativas para los niños, las familias y la comunidad.Los niños que fueron maltratados o abandonados en general son apartados de su hogar y asignados a residencias de atención institucional o a otras familias, incluidas las familias adoptivas. Tradicionalmente, el cuidado tutelar lo proporcionan por personas que son reclutadas por trabajadores sociales de la comunidad específicamente para proporcionar cuidado a los niños cuyos padres no pueden hacerlo.Habitualmente, no tienen parentesco con los niños que les asignan y no los conocían antes de esta asignación.En los últimos años, muchas sociedades han introducido políticas que favorecen la asignación de niños que no pueden vivir en sus hogares a otros integrantes de la familia o a amigos.Esto se conoce como "cuidado familiar" o "cuidado de familiares y amigos". Se desconoce qué tipo de cuidado fuera del hogar (asignación a residencias) es mejor para los niños.

Esta revisión fue diseñada para ayudar a esclarecer si los estudios de investigación pueden determinar qué asignación a residencias es mejor. Se encontraron 102 estudios con 666 615 niños que cumplieron con los estándares metodológicos que se consideran aceptables. Cuando fue posible, se combinaron los datos de los estudios que evaluaron el mismo resultado para los niños, con el fin de aumentar la confianza en las investigaciones.Las mejores pruebas actuales indican que los niños en acogida familiar pueden tener mejores resultados que los niños acogida tradicional en cuanto a su desarrollo conductual, salud mental y estabilidad de la asignación a residencias.Los niños asignados a residencias de acogida tradicionales posiblemente alcancen mejores resultados en cuanto a lograr la adopción y el acceso a los servicios que necesiten. No hubo ningún efecto negativo experimentado por los niños en residencias de cuidado familiar. La limitación principal de esta revisión sistemática es que la calidad de la investigación sobre el cuidado familiar se ve afectada por los métodos deficientes de los estudios incluidos. Se debaten las implicaciones para la práctica y la investigación futura.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión apoya la práctica del tratamiento de cuidado familiar como una opción de asignación a una residencia fuera del hogar viable para los niños que son apartados de su hogar a causa de maltrato. Sin embargo, esta conclusión se ve limitada por las debilidades metodológicas y de diseño enunciadas en los estudios incluidos.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Todos los años un gran número de niños de todo el mundo son apartados de su hogar a causa de maltrato. Los organismos de bienestar infantil son responsables de asignar a estos niños a residencias fuera del hogar donde se velará por su seguridad, permanencia y bienestar. Sin embargo, los niños asignados a residencias fuera del hogar presentan más problemas educativos, conductuales y psicológicos que sus pares, aunque no está claro si este hecho se debe a la asignación a residencias en sí, el maltrato que la precipita o las imprecisiones en el sistema de bienestar infantil.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de la asignación a residencias de cuidado familiar en comparación con el cuidado tutelar en la seguridad, la permanencia y el bienestar de los niños que son apartados de su hogar a causa de maltrato.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos para esta revisión actualizada el 14 de marzo 2011: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, PsycINFO, CINAHL, Sociological Abstracts, Social Science Citation Index, ERIC, Conference Proceedings Citation Index-Social Science and Humanities, ASSIA y Dissertation Express. Se realizaron búsquedas manuales en revistas de trabajo social y listas de referencias relevantes de revisiones bibliográficas publicadas y se contactó con los autores.

Criterios de selección: 

Estudios controlados experimentales y cuasiexperimentales en que los niños retirados de su hogar a causa de maltrato (que posteriormente fueron asignados a residencias de cuidado tutelar familiar) se compararon con niños asignados a residencias de cuidado tutelar no familiar en cuanto a los resultados de bienestar infantil en los dominios de bienestar, permanencia o seguridad.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión leyeron de forma independiente los títulos y los resúmenes identificados en las búsquedas y seleccionaron los estudios adecuados. Dos autores de la revisión evaluaron la elegibilidad de cada estudio para la base de pruebas y luego evaluaron la calidad metodológica de los estudios incluidos. Finalmente, se extrajeron los datos de resultado y se introdujeron en el programa Review Manager 5 (RevMan) para el metanálisis con los resultados presentados en forma escrita y gráfica.

Resultados principales: 

Se incluyó en la revisión un total de 102 estudios cuasiexperimentales, con 666 615 niños. El análisis de “riesgo de sesgo” indica que la base de pruebas contiene estudios con riesgo poco claro para el sesgo de selección, el sesgo de realización, el sesgo de detección, el sesgo de información y el sesgo de desgaste; y el riesgo más alto se asoció con el de selección y el más bajo con el de información. Los datos de resultado indican que los niños en acogida familiar experimentan menos problemas de conducta (tamaño del efecto de la diferencia de medias estandarizada -0,33; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,49 a -0,17), menos trastornos de salud mental (odds ratio [OR] 0,51; IC del 95%: 0,42 a 0,62), mayor bienestar (OR 0,50; IC del 95%: 0,38 a 0,64) y menos interrupción de colocación (OR 0,52; IC del 95%: 0,40 a 0,69) que los niños en acogida no familiar. En cuanto a la permanencia, no hubo diferencias en las tasas de reunificación, aunque los niños en acogida no familiar presentaron mayor probabilidad de ser adoptados (OR 2,52; IC del 95%: 1,42 a 4,49), mientras que los niños en acogida familiar tuvieron mayor probabilidad de seguir en dichas residencias (OR 0,26; IC del 95%: 0,17 a 0,40). Finalmente, los niños en acogida no familiar tuvieron mayor probabilidad de utilizar los servicios de salud mental (OR 1,79; IC del 95%: 1,35 a 2,37).

Tools
Information
Compartir/Guardar