Tratamiento de la ambliopía (ojo perezoso) con parche o tratamiento farmacológico

Tratamiento de la ambliopía (ojo perezoso) con parche o tratamiento farmacológico

La ambliopía (ojo perezoso) es un trastorno frecuente en la niñez, y puede definirse como un defecto de la agudeza visual en uno o en ambos ojos, presente sin anomalía demostrable de la vía visual, y que no se resuelve inmediatamente con el uso de lentes. El tratamiento de la ambliopía comienza generalmente con la prescripción de los lentes necesarios para corregir los defectos de refracción visualmente importantes, seguido de la promoción del uso del ojo ambliópico. Esta revisión sistemática procuró sintetizar las mejores pruebas disponibles sobre la efectividad y la seguridad de dos opciones diferentes de tratamiento usadas para promover el uso del ojo ambliópico: la oclusión convencional (el parche) y el control con atropina (gotas). La oclusión convencional consiste en poner un parche opaco en el ojo no ambliópico durante un número fijo de horas por día. El control con atropina consiste en la instilación de sulfato de atropina para empañar la visión del ojo que ve mejor.

Se incluyeron tres ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios con un total de 525 ojos ambliópicos. Las pruebas proporcionadas por tres ensayos (uno de buena calidad metodológica) indican que la oclusión convencional y el control con atropina mejoran la agudeza visual a corto plazo (seis meses) y a largo plazo (24 meses) del ojo ambliópico, después del inicio del tratamiento. Los resultados de esta revisión muestran que el control con atropina es tan efectivo como la oclusión convencional, aunque la magnitud de la mejoría lograda varió entre los tres ensayos. Aunque ambos tratamientos se toleraron bien, el cumplimiento fue mejor con el control con atropina. El control con atropina se puede usar como tratamiento de primera línea de la ambliopía.

Conclusiones de los autores: 

Tanto la oclusión convencional como el control con atropina producen mejoría de la agudeza visual del ojo ambliópico. El control con atropina parece ser tan efectivo como la oclusión convencional, aunque la magnitud de la mejoría varió entre los tres ensayos. El control con atropina puede usarse como tratamiento de primera línea de la ambliopía.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La ambliopía se puede definir como un defecto de la agudeza visual de uno o ambos ojos, sin una anomalía demostrable de la vía visual, y que no se resuelve de forma inmediata con el uso de lentes.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de la oclusión convencional versus el control con atropina para la ambliopía.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, LILACS, the WHO International Clinical Trials Registry Platform, listas de referencias, science citation index y ensayos en curso hasta junio 2009.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que comparaban la oclusión convencional con el control con atropina para la ambliopía.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores seleccionaron de forma independiente los resúmenes y los textos completos de los artículos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos con un total de 525 ojos ambliópicos. De los tres ensayos se evaluó uno como en bajo riesgo de sesgo, y uno con alto riesgo de sesgo.

Las pruebas proporcionadas por los tres ensayos indican que el control con atropina es tan efectivo como la oclusión convencional. Un ensayo encontró mejoría similar de la visión a los seis y a los 24 meses. A los seis meses, la agudeza visual del ojo ambliópico mejoró 3,16 líneas con relación al inicio, en el grupo con la oclusión y 2,84 líneas en el grupo con atropina (diferencia de medias 0,034 logMAR; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,005 a 0,064 logMAR). A los 24 meses se observó una mejoría adicional en ambos grupos; pero continuó sin diferencias significativas (diferencia de medias 0,01 logMAR; IC del 95%: -0,02 a 0,04 logMAR). El segundo ensayo informó que la atropina era más efectiva que la oclusión. A los seis meses, la agudeza visual mejoró 1,8 líneas en el grupo con parche y 3,4 líneas en el grupo con control con atropina, a favor de la atropina (diferencia de medias -0,16 logMAR; IC del 95%: -0,23 a -0,09 logMAR). En estos dos ensayos se usaron diferentes modalidades de oclusión. El tercer ensayo tuvo fallas metodológicas inherentes y la inferencia que pudo realizarse fue limitada.

No se encontraron diferencias de la alineación ocular, la agudeza de ambos ojos y la agudeza visual del ojo sano entre la oclusión y el control con atropina. Aunque ambos tratamientos se toleraron bien, el cumplimiento fue mejor con la atropina. El control con atropina cuesta menos que la oclusión convencional. Los resultados indican que el control con atropina es tan efectivo como la oclusión convencional.

Tools
Information
Compartir/Guardar